INTERNACIONAL DETALLES SECRETOS


Qué hablaron en privado el Papa Francisco y el juez Casanello

Según publicó Vatican Insider, Francisco lo felicitó el jueves pasado “por su coraje” y reconoció su "honestidad".


Foto:Gentileza Vatican Insider

De la enorme comitiva con decenas de autoridades judiciales argentinas que visitaron días atrás al Papa Francisco, únicamente concedió tres citas privadas: con el titular de la Corte Ricardo Lorenzetti, con la jueza María Servini de Cubría y con el juez Sebastián Casanello. El Papa dedicó a su encuentro privado con Casanello casi el triple de tiempo del que le había brindado a Mauricio Macri en febrero pasado. Se dieron a conocer en las últimas horas los detalles secretos respecto de qué conversaron y del fuerte apoyo que recibió el magistrado por parte del Pontífice.

Según publicó el reconocido medio especializado en cuestiones de la Santa Sede, Vatican Insider, Francisco lo felicitó el jueves pasado “por su coraje”, reconoció su "honestidad".

Si bien Casanello se negó a puntualizar los temas tratados, altas fuentes confidenciales narraron parte de lo conversado al sitio web vaticanista.  En la conversación se habló de las "fuertes operaciones de prensa" que el magistrado acusa padecer. Entre el Papa y Casanello criticaron las "maniobras conducidas por los servicios de inteligencia desde las sombras” contra el juez de las causas Panamá Papers, Time Warp y la Ruta del Dinero K.

Desde Roma aseguraron al medio que saben que "quien está detrás" de esa estrategia "es el exjefe de la SIDE Antonio 'Jaime' Stiuso", quien espiara en el pasado al propio Bergoglio. En su charla con Francisco, Casanello se mostró "preparado" para resistir las presiones, pero confesó "estar personalmente dolido porque en los últimos tiempos le inventaron pedidos de coima”. Se mostró convencido que "ciertos elementos de inteligencia no le perdonan que haya investigado a Stiuso" por enriquecimiento ilícito y lo haya llevado al borde de la indagatoria.

Vatican Insider describió que Casanello habló sereno, sentado un sillón de color verde. A unos pasos Francisco escuchó atento. Luego lo felicitó por su “coraje” y lo animó "a seguir adelante", con prudencia "pero a fondo".  Antes de despedirse, Bergoglio insistió en animar al magistrado, lo impulsó a continuar con su tarea y le aseguró que rezaría por él.

Por último, Casanello accedió a tomarse una foto, con la certeza de que “seguiría siendo calumniado desde las usinas de los servicios de inteligencia para apartarlo de las causas que preocupan al poder”. Las fuentes vaticanas consultadas reconocieron que Francisco se quedó con una “muy buena impresión” del juez, a quien le reconoció un “buen corazón”, “una actitud recta y transparente”.



Redacción de Perfil.com