INTERNACIONAL ESPAÑA

Recaudan casi un millón de dólares por su hija enferma, no la trataron y los detienen

Tras realizar una campaña nacional, los padres de Nadia fueron acusados de estafa.

Nadia
Nadia Foto: La Vanguardia
Los padres de una niña que sufre una enfermedad rara, que lanzaron una amplia campaña para reunir fondos para cubrir su tratamiento, incurrieron en un presunto delito de estafa, según concluye una investigación llevada a cabo por las fuerzas de seguridad de Cataluña, en el este de España.

La investigación concluye "que los padres de la menor serían presuntos autores de un delito de estafa, como se desprende de los estudios de los movimientos bancarios y de diversos testimonios del caso", señalan en un comunicado los Mossos d'Esquadra, la policía regional catalana, que no pudo determinar por el momento el nombre y número de afectados.

Los padres de la menor, que padece una enfermedad rara, fueron detenidos el 7 de diciembre, después de que se iniciara una investigación por las sospechas de que el dinero recaudado por su asociación no fuera finalmente utilizado para tratar a Nadia, que tiene ahora 11 años.

La policía regional apuntó que de los 918.000 euros (968.000 dólares) que obtuvieron a través de donativos, los padres gastaron 600.000 sin que la niña fuera sometida a ninguna de las intervenciones médicas para las que estaban destinadas las donaciones.

En el registro de la vivienda familiar, los agentes encontraron "1.845 euros en efectivo, 32 relojes de alta gama valorados en 50.000 euros, una estilográfica, un ordenador, tres tabletas electrónicas y tres teléfonos móviles, todos de alta gama, además de marihuana", destaca el comunicado.

Según los Mossos d'Esquadra, el alquiler del apartamento, que alcanzaba los 9.800 euros anuales, se pagaba con los fondos de la asociación. También se descubrió un pago a una empresa de automoción de 24.500 euros.

El caso de presunta estafa salió a la luz el pasado fin de semana cuando el diario "El País" publicó una información en la que, tras una investigación propia y consultas a expertos, concluía que el relato del padre era falso. Este sostenía que la niña estaba siendo tratada en una clínica de Houston, donde se iba a someter a una serie de intervenciones.