INTERNACIONAL RAUL SENDIC

Renunció el vice de Uruguay en medio de una feroz interna en el Frente Amplio

La coalición gobernante forzó su salida tras un escándalo por gastos personales que hizo con una tarjeta estatal. Se perfilaba como candidato renovador en 2019. ¿Vuelve Mujica?

En desgracia. Hijo del fundador de Tupamaros, Sendic era un apadrinado del Pepe, quien ahora parece haberle soltado la mano.
En desgracia. Hijo del fundador de Tupamaros, Sendic era un apadrinado del Pepe, quien ahora parece haberle soltado la mano. Foto:DPA
El vicepresidente de Uruguay, Raúl Sendic, presentó ayer la “renuncia indeclinable” a su cargo en medio de un escándalo que lo tiene como protagonista desde hace meses. Una investigación periodística reveló que Sendic, hijo del fundador de la guerrilla Tupamaros, utilizó la tarjeta de crédito corporativa de la petrolera estatal Ancap, de la que fue director entre 2010 y 2013, para gastos personales en tiendas de ropa, electrónica, librerías y otros comercios dentro y fuera de su país.

Aunque no fue sorpresiva, la noticia cayó como una bomba política en el seno del Frente Amplio. Sendic había llegado a la vicepresidencia como candidato potable para las elecciones presidenciales de 2019. Hijo pródigo de la izquierda uruguaya, se perfilaba como cara de la renovación generacional del progresismo uruguayo. Pero varios pasos errados –primero un falso título universitario, ahora las acusaciones de malversación de fondos públicos– dañaron su popularidad y terminaron marginándolo dentro del gobierno del presidente Tabaré Vázquez, quien nunca tuvo predilección por Sendic.

“Raúl fue víctima de una interna; cualquiera con sentido común ve que las acusaciones son ridículas –dijeron fuentes frenteamplistas a PERFIL–. Lo marginaron porque había construido por fuera de los sectores tradicionales del Frente. La gente de (Danilo) Astori cree que se beneficia con esto. Y ni el Pepe ni Tabaré se gastaron en defenderlo. Le soltaron la mano”.

El vacío que deja su caída en desgracia renovó las especulaciones hacia 2019. Hay quienes dicen que, a sus 82 años, el propio Mujica quiere volver. Consultado ayer por la prensa, el Pepe respondió con una evasiva: “Yo estoy semijubilado. Por ahora soy esclavo de mis años. Tengo muchos abriles encima y espero que haya gente más fresca que se ponga el sayo”. También aprovechó para minimizar las denuncias contra Sendic y, de paso, para tirar un tiro por elevación a la Argentina: “Enfrente hay monjitas con bolsones de plata, nosotros discutimos por unos calzoncillos”.

Los problemas para Sendic empezaron el pasado 8 de junio, cuando el semanario Búsqueda informó, sobre la base de un pedido de acceso a la información pública, que Sendic había utilizado la tarjeta corporativa en free shops y tiendas comerciales de distintos países durante sus giras oficiales. Al principio, el funcionario dijo que las compras habían sido hechas en situaciones de extrema necesidad. Pero la investigación periodística demostró que Sendic utilizó la tarjeta en escalas de vuelos, en el aeropuerto de Carrasco en Montevideo e incluso al regreso de sus viajes.

El Frente Amplio derivó el tema a su Tribunal de Conducta Política, que el pasado lunes dio a conocer un fallo durísimo sobre la conducta de Sendic. Para el órgano de ética del partido, el funcionario tuvo “un modo de proceder inaceptable en la utilización de dineros públicos” y comprometió “su responsabilidad ética y política con incumplimiento reiterado de normas de control”. La coalición de gobierno había decidido que el Plenario del Frente Amplio tratara ayer las conclusiones del Tribunal y tomara una decisión al respecto. Para evitar un escarmiento aún mayor, Sendic acudió al encuentro, dejó su renuncia y se retiró en menos de diez minutos.