INTERNACIONAL TENSIÓN EN CRIMEA

Rusia recibiría sanciones económicas y crecen versiones de "ultimátum"

El británico Cameron sostuvo que "aislarán" a Moscú si no desiste de su avanzada militar. La supuesta advertencia de guerra que recibió Ucrania.

Foto:AFP

Mientras Ucrania dice haber recibido un ultimátum por parte del ejército ruso, de hacer uso de fuego en la península ucraniana de Crimea si no se rinden y reconocen su autoridad, líderes de la Unión Europea advirtieron que Rusia sufrirá represalias económicas y diplomáticas por violar la soberanía de Ucrania.

El primero en levantar la voz fue el primer ministro británico, David Cameron, quien manifestó que hay "un retroceso más que un avance en el camino que ha tomado el gobierno ruso". Por eso, el mandatario aseguró: “Vamos a tener que poner en marcha medidas de presión diplomáticas, políticas, económicas y otras para hacernos entender".

Luego, Cameron instó a las demás autoridades de la Unión Europea -que se reunirán el jueves en una sesión extraordinaria- a acompañar su decisión de presionar económicamente a Moscú para que ceda en su avance militar en Crimea, donde tiene una flota estratégicamente ubicada en el Mar Negro. "Ese es el claro mensaje que todo el mundo tiene que enviar al gobierno ruso", afirmó el británico y advirtió: "De Crimea están llegando noticias profundamente inquietantes".

Sus declaraciones llegan en un momento de extrema tensión: luego del desembarco de las tropas Rusia en Crimea, el ejército de Ucrania dice haber recibido un ultimátum para aceptar a las autoridades pro rusas y rendirse o avanzarían sobre la región. Sin embargo, la flota rusa del mar Negro desmintió esta versión.

El ministro de Relaciones Exteriores británico, William Hague, estuvo en Kiev este lunes y dijo que el conflicto en Ucrania "es la mayor crisis en Europa en el siglo XXI". En declaraciones a la BBC radio, Hauge sostuvo que "es ciertamente la mayor crisis en Europa en el siglo XXI y exigirá todos nuestros esfuerzos diplomáticos".

Rusia, Estados Unidos y Gran Bretaña firmaron el 5 de diciembre de 1994 con Ucrania un acuerdo según el cual los tres países garantizaban la unidad territorial de esta exrepública soviética a cambio de que ésta renunciase a las armas nucleares.

Según consignó la agencia AFP, la exprimera ministra ucraniana Yulia Timoshenko dijo que la "ocupación" de Crimea, de mayoría rusófona, no sólo era una declaración de guerra contra el país sino también contra Estados Unidos y Gran Bretaña.

La crisis entre ambos países se desata luego de la caída del presidente ucraniano prorruso Viktor Yanukóvich, a causa de una revuelta popular.

Ante este panorama, los jefes de Estado y de gobierno de los 28 países miembros de la Unión Europea (UE) se reunirán el jueves en una "cumbre extraordinaria" para "contribuir a frenar la escalada" de Rusia en Ucrania.

Los ministros de Relaciones Exteriores de la UE se reunieron hoy en Bruselas y pidieron que Moscú "retire inmediatamente" las tropas hacia sus "posiciones permanentes" de acuerdo a los tratados firmados por Ucrania y Rusia relativos a la flota del Mar Negro.

"Si no hay medidas rápidas y concretas para frenar la escalada, se interrumpirán toda una serie de contactos", indicó al término de la reunión el canciller francés Laurent Fabius, mientras que su homólogo alemán, Frank-Walter Steinmeier, sostuvo que "si Rusia no decide contribuir de manera creíble y rápida para frenar la escalada, deberemos tomar decisiones que afectarán nuestras relaciones con Rusia".

En tanto la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, a quien los ministros le pidieron que continúe sus contactos para "alcanzar una solución pacífica a la crisis", se reunirá el martes en Madrid con el canciller ruso, Serguei Lavrov.



Redacción de Perfil.com