INTERNACIONAL NUEVOS VAJES A LA REGION

Salida al mar de Bolivia y conflicto mapuche, los retos del Papa en Chile

En enero de 2018 Francisco recorrerá Temuco, capital de la Araucanía. Bachelet pidió el jueves perdón a los indígenas. Dudan que Bergoglio hable sobre el diferendo con La Paz.

Gesto. Días después de que la Santa Sede confirmara la visita de Francisco, la presidenta chilena anunció un plan para los indígenas.
Gesto. Días después de que la Santa Sede confirmara la visita de Francisco, la presidenta chilena anunció un plan para los indígenas. Foto:Cedoc Perfil
El papa Francisco anunció esta semana que en los próximos meses visitará tres países de América del Sur, entre los cuales no incluirá a la Argentina. Viajará a Colombia en septiembre e irá a Chile y Perú en enero de 2018. Su estadía en Santiago, donde llegará en el tramo final del segundo gobierno de Michelle Bachelet, estará marcada por dos fuertes eventos políticos: la disputa con Bolivia por la salida al mar y el conflicto mapuche en la Araucanía.
Con respecto al primero, Jorge Bergoglio ya se expresó a favor de la negociación, en momentos en que Bolivia demanda a Chile en la Corte Internacional de Justicia de La Haya. “El desarrollo de la diplomacia con los países del entorno, que evite los conflictos entre pueblos hermanos y contribuya al diálogo franco y abierto de los problemas, hoy es indispensable. Y estoy pensando acá en el mar... el diálogo es indispensable”, afirmó en 2015 durante una misa que celebró en la Catedral de La Paz, en una gira que incluyó a Bolivia, Ecuador y Paraguay.
Pero en Chile creen que el Sumo Pontífice no volverá a mencionar el asunto. “No veo al Papa diciéndoles a los chilenos en público que deben dialogar con Bolivia. Si llegara a decir eso, lo más probable es que el público expresase su molestia. Desde la perspectiva de Chile, no hay nada que discutir”, explicó a PERFIL Patricio Navia, profesor de la Universidad Diego Portales y de la New York University.
En su demanda, La Paz reclama un diálogo bilateral con Santiago para negociar una salida al mar soberana. En septiembre próximo el gobierno chileno presentará su dúplica –respuesta del demandado– ante La Haya y se prevé que el tribunal falle a finales de 2018, meses después de la visita de Francisco.

Mapuches. “El mensaje del Papa tendrá más que ver con la causa mapuche que con la de Bolivia”, opinó Navia, al referirse a su agenda, que incluirá a Santiago de Chile, Temuco –capital de la Araucanía– e Iquique. Las comunidades originarias, que reclaman la restitución de tierras, denunciaron la criminalización del conflicto, luego de que la Justicia aplicara la ley antiterrorista a mapuches que incendiaron una casa y mataron a un matrimonio.
Cuatro días después de que la Iglesia Católica anunciara la gira del religioso argentino, Bachelet pidió perdón en nombre del Estado chileno por los “errores” y los “horrores” cometidos o tolerados por las autoridades, en un esfuerzo por bajar la tensión del conflicto. Además, anunció el Plan de Reconocimiento y Desarrollo para la región de La Araucanía, mediante el cual planea invertir más de 63 millones de dólares anuales para el desarrollo de infraestructura.
La iniciativa, que deberá ser aprobada por ley, pretende reconocer los derechos de los mapuches, garantizar su representación política e impulsar el crecimiento económico de la región. “Faltaba este gesto alentador”, se congratuló el obispo de Temuco, Héctor Vargas, tras el anuncio en el Palacio de la Moneda.
Al abordar el conflicto mapuche y la disputa con Bolivia, Francisco se inmiscuirá en un terreno álgido y espinoso.