INTERNACIONAL MENSAJE PAPAL

“Ser obispo es ser un servidor, no un honor”

ansa
Ciudad del Vaticano

Francisco reafirmó ayer una vez más la idea de una Iglesia Católica austera y cercana al “pueblo de Dios” que lo guía.
Obispo es “el nombre de un servicio, no de un honor”, dijo ayer el Papa, que llamó a esas autoridades eclesiásticas a que “sean servidores de todos, de los más pequeños, de todos, pero siempre servidores, al servicio”.
   Ese fue el consejo de Jorge Bergoglio en la homilía de la misa con la cual, en la basílica de San Pedro, confirió la ordenación episcopal a monseñor Miguel Angel Ayuso Guixo, de 64 años y secretario del Consejo pontificio para el diálogo interreligioso, y a monseñor Peter Brian Wells, de 53 años, nombrado nuncio apostólico en Sudáfrica, Botswana, Lesotho y Namibia, tras años de servicio en la Secretaría de Estado.
“Cristo predica, Cristo hace a la Iglesia fecunda”, subrayó el Pontífice. “Cristo nos guía, éste es el obispo”, insistió.

Estén cerca. Francisco pidió a los obispos que “estén cercanos a los pobres, a los indefensos y a los que necesitan hospitalidad y ayuda, miren a los fieles a los ojos, no en oblicuo, para mirar el corazón, y que ese fiel –sea presbítero o diácono o laico– pueda mirar tu corazón, pero mirar siempre a los ojos”.
Tras recomendar “atención” también a los que no pertenecen al único rebaño de Cristo, el Papa auspició: “El Señor esté cerca de ustedes en este camino que hoy comienzan”.
“Detrás de todo papel, dijo Bergoglio, hay una persona, detrás de toda carta que ustedes recibirán, hay una persona, que esa persona sea conocida por ustedes, y que ustedes sean capaces de conocerla”.
“Amen, con amor de padre y de hermano, a todos los que Dios nos confía, en primer lugar los presbíteros. Hace llorar, cuando tú sientes que un presbítero pidió hablar con su obispo y la secretaria le dijo que tiene mucho que hacer y no te podrá recibir. El primer prójimo del obispo es su presbítero, si tú no amas al primero más próximo, no serás capaz de amar”, subrayó Francisco.
El Papa pidió a los obispos que no olviden que su primera tarea “es la oración, esto lo dijo Pedro el día de la elección de los siete diáconos; la segunda tarea es el anuncio de la palabra, luego veremos los otros, pero el primero es la oración, si un obispo no reza, no podrá hacer nada”. n



Redacción de Perfil.com