INTERNACIONAL COMICIOS EL MARTES

Siria: hubo casi 2000 muertos en lo que va del año solo en Alepo

Son datos de una ONG. Al Assad convocó a elecciones, que los rebeldes no reconocen.

AFP
Desde Damasco
Casi  2000 civiles, entre ellos cientos de niños, murieron en lo que va del año en los ataques aéreos del ejército sirio contra la provincia de Alepo, en el norte del país, cuya capital está en poder de los rebeldes que combaten desde hace tres años contra el régimen de Bashar al Assad. Así lo informó ayer el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una ONG que asegura contar con una red de fuentes civiles, médicas y militares en todo el país.  
“Desde principios de enero y hasta el 29 de mayo, 1963 personas han muerto por los barriles de explosivos y las bombas lanzadas por el ejército del aire [...] entre ellas 567 niños y 283 mujeres”, indicó el Observatorio. Alepo, ex capital económica de este país devastado por más de tres años de guerra, está dividida desde julio de 2012 y los barrios hostiles al presidente sirio son el objetivo desde mediados de diciembre de una ofensiva del ejército con bombardeos diarios. Estos bombardeos, realizados a menudo por helicópteros que lanzan barriles de explosivos, provocaron el éxodo de miles de personas y dejaron la ciudad en ruinas. Los barriles, vaciados del aceite, el gas o el agua que contenían, se convierten en unas bombas rellenas de potentes explosivos y metralla para reforzar el efecto de fragmentación y sin una trayectoria fijada. Solo el viernes al menos catorce personas murieron y decenas resultaron heridas por distintos ataques en Alepo, la mayor del norte del país. Cinco de las víctimas murieron por un bombardeo de la aviación militar contra el distrito de Bustan al Qasr.
En los últimos meses, las fuerzas de Assad avanzaron sobre el terreno, favorecidas por la lucha interna en la oposición entre rebeldes y yihadistas, lo que permitió al ejército tomar el control de la ciudad vieja de Homs, en el centro del país,  después de un largo asedio de dos años. Pese a la sangrienta revuelta armada que estalló en marzo de 2011 –que provocó 162.000 muertos, 9 millones de refugiados y la destrucción de gran parte del país- el régimen de al Assad mantuvo firme su convocatoria a elecciones para el próximo martes, que se descuenta que ganará. La oposición califica de “farsa” a los comicios, que se desarrollarán  en las regiones bajo control de las fuerzas del régimen, que busca así reforzar la posición de Assad en esta guerra. El jefe del Ejército Sirio Libre (ESL, rebelde), general Abdelilah al Bashir, instó a los sirios a boicotear los comicios, y calificó el régimen de “criminal”.
Irán, aliado de Damasco, indicó por el contrario que la elección reforzaría la “legitimidad” de Assad.

Redacción de Perfil.com