INTERNACIONAL CILIA FLORES

Su mujer, la carta de Maduro para ganar las elecciones

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

Con la mira en las elecciones legislativas del 6 de diciembre, el presidente Nicolás Maduro lanzó esta semana la candidatura de su esposa, Cilia Flores, a la Asamblea Nacional.
La primera dama es el ancho de espadas del mandatario para vencer a la oposición en los cruciales comicios, que renovarán las 167 bancas de la Cámara. Otra de sus cartas para neutralizar a la Mesa de Unidad Democrática (MUD) es el descabezamiento de las listas de la oposición, mediante un festival de inhabilitaciones a sus dirigentes, anunciado por la Contraloría General de la República.
Encabezando la lista a parlamentarios por el estado de Cojedes, la esposa de Maduro busca encolumnar detrás de ella al electorado chavista, incluso a aquellos desencantados con la gestión del primer mandatario, quien tiene sólo un 25% de aprobación, según la encuestadora Datanálisis.
Flores no juega un papel protocolar como primera dama, sino que es una figura con peso en el chavismo. Especialista en Derecho Penal, fue abogada de Hugo Chávez y de los militares sublevados en 1992. Ella presentó al líder bolivariano y a Maduro, en la cárcel de Yare. Artífice de la liberación de Chávez, Cilia y Maduro lo acompañaron en la campaña que lo llevó a la presidencia por primera vez. Ambos fueron electos parlamentarios en 2000. Flores dirigió la Asamblea Nacional entre 2006 y 2011. En febrero de 2012 fue designada procuradora general de la República –jefa de todos los fiscales–, cargo que aún desempeña, pese a estar casada con Maduro.

Proscriptos. En las filas opositoras, decenas de candidatos, entre ellos María Corina Machado, Enzo Scarano, Daniel Ceballos, Raúl Baduel, Pablo Pérez y Manuel Rosales, fueron excluidos de las listas por las autoridades. La inhabilitación es una práctica común desde que el chavismo llegó al poder –casi mil postulantes recibieron esa sanción desde 2000–, pero se acentuó ahora. Machado fue castigada con un año de inhabilitación por inconsistencias en su declaración jurada. En los casos de Scarano, Ceballos y Baduel el argumento es que cumplen penas en prisión o tienen procesos judiciales abiertos.
“Las inhabilitaciones forman parte del esfuerzo del gobierno por neutralizar un avance opositor. La mayoría de las encuestas serias muestran que si las elecciones se celebraran esta semana, la oposición le ganaría al gobierno con entre 20 y 12 puntos de ventaja. Este es un hecho inédito en la última década”, reveló a PERFIL el Boris Muñoz, investigador de la Nieman Foundation de la Universidad de Harvard.
Las inhabilitaciones obligaron a la MUD a modificar sus listas. La coalición convocó ayer a todos los venezolanos “que quieren un cambio en democracia” a sumarse hoy a una marcha en Caracas “contra el hambre, el hampa, por la libertad y por la unidad”.



Leandro Dario