INTERNACIONAL SIMPATIZANTE DE EI

Suecia cree que el uzbeko detenido es el autor del ataque de Estocolmo

“Nuestras sospechas se han reforzado”, dijo el jefe de la policía. Los investigadores hallaron un artefacto explosivo en la cabina del camión que provocó la tragedia.

Escena. Peritos trabajan en el lugar del ataque. La imagen del sospecho apresado el viernes.
Escena. Peritos trabajan en el lugar del ataque. La imagen del sospecho apresado el viernes.

El presunto autor del atentado con camión que dejó cuatro muertos el viernes en Estocolmo es un uzbeko de 39 años, conocido por los servicios secretos, que se encontraba ayer en detención preventiva.

Durante una conferencia de prensa, la policía anunció el hallazgo de un artefacto sospechoso en la cabina del camión que embistió la víspera a los peatones de una de las calles peatonales más frecuentadas del centro de la capital sueca.

“No podemos decir por ahora si es una bomba o un dispositivo inflamable”, declaró el director de la policía sueca, Dan Eliasson.

Conocido. El presunto conductor del camión, detenido el viernes por la tarde en una localidad del norte de Estocolmo, “es un hombre de 39 años de Uzbekistán”, indicó Eliasson.

Su nombre “apareció en nuestra recopilación de informaciones del pasado”, precisó el jefe de los servicios secretos (Säpo), Anders Thornberg, sin indicar por qué hechos estaba en los ficheros policiales.

Aunque los investigadores no mencionaron su motivación, ni se conoce una reivindicación del ataque, la forma de proceder recuerda a la de los atentados de Niza, Berlín y Londres, reivindicados por el grupo Estado Islámico (EI).

El atentado causó cuatro muertos y 15 heridos, de los cuales diez seguían ayer internados, cuatro de gravedad. Fue el tercer ataque en Europa en poco más de 15 días después de los de Londres y San Petersburgo.

La identidad de las víctimas todavía no ha sido develada, pero el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rumania indicó que entre los heridos hay un rumano.

Hasta el momento se ha filtrado poca información sobre el detenido, sobre quien recae el grado de sospecha más alto del Código Penal sueco.

“Nada indica que tengamos al hombre equivocado. Al contrario, nuestras sospechas se han reforzado”, estimó Eliasson, el jefe de la policía.

Arrestado el viernes por la tarde en Märsta, pequeña ciudad del norte de Estocolmo, el hombre es el único sospechoso, aunque la policía investiga sobre posibles cómplices.

Las autoridades están investigando el teléfono celular del sospechoso y sus perfiles en las redes sociales.

“Su página de Facebook revela una simpatía por  EI”, dijo el director de Investigación del Centro de Estudios de las Amenazas Asimétricas del Colegio de la Defensa Nacional Sueca (CATS), Magnus Ranstorp.

Una conocida del sospechoso afirmó que era un “trabajador totalmente normal” y no era “ningún fanático religioso”.

El hombre trabajaba en la construcción. Su esposa y sus hijos no vivían en Suecia. “No puedo entender que alguien quiera matar a inocentes”, dijo la mujer. “Nunca vi ninguna señal de que fuera un extremista o le interesara la religión. Al contrario, como muchos uzbekos en Suecia, celebraba y bebía alcohol”.


Uzbekistán, centro del yihadismo en Asia central

Uzbekistán, de donde es oriundo el hombre detenido tras el atentado con un camión en Estocolmo, vio nacer en los años 1990 un movimiento islamista radical que persiste en la actualidad, con varios uzbekos implicados en atentados en todo el mundo. Antigua república soviética, laica y de mayoría musulmana, Uzbekistán estuvo dirigida con mano dura por el autoritario Islam Karimov desde 1989 hasta su muerte, el pasado septiembre. Fue su otrora primer ministro, Chavkat Mirzioiev, quien tomó las riendas del país, siguiendo la estela de su predecesor. El Movimiento Islámico de Uzbekistán (MIU) se gestó en Uzbekistán desde 1991, año de la independencia del país. La organización intentó introducir la ley islámica e incluso lanzó una ofensiva en la década de 2000 en el sur de Uzbekistán. Tras la dura represión que lanzó Karimov a partir de 1998, el MIU se alió a los talibanes en Afganistán y en 2015 juró lealtad al grupo yihadista Estado Islámico (EI).



afp