INTERNACIONAL GOBIERNO EN ESTADO CRITICO

Temer, acorralado: lo investigarán por obstruir a la Justicia

La fiscalía también lo acusó por indicios de corrupción pasiva y asociación ilícita, en base a la delación de un empresario que lo grabó avalando coimas. La Corte ya autorizó pesquisas que podrían costarle la presidencia.

Bajo fuego. Michel Temer abandona ayer junto a su custodia la residencia oficial en el Palacio de Jaburú, en Brasilia.
Bajo fuego. Michel Temer abandona ayer junto a su custodia la residencia oficial en el Palacio de Jaburú, en Brasilia. Foto:AFP
La Fiscalía General de Brasil acusó al presidente Michel Temer por los presuntos delitos de asociación ilícita, corrupción pasiva y obstrucción a la Justicia en el caso Lava Jato, luego de que el empresario Joesley Batista, del gigante cárnico JBS, entregara a los fiscales una grabación en la que se oye a Temer avalando el pago de coimas para comprar el silencio de Eduardo Cunha, ex presidente de la Cámara de Diputados, preso por corrupción. El fiscal general de la República, Rodrigo Janot, consideró que existen “indicios” de que el mandatario estuvo involucrado en esos tres crímenes, por lo que solicitó al Supremo Tribunal Federal (STF) que autorizara una investigación sobre Temer. La apertura de las pesquisas ya fue habilitada por el juez Edson Fachin, relator para el Lava Jato del máximo tribuna. Dicha investigación penal podría convertirse en el factor que acelere la caída del gobierno de Temer.

Aunque la autorización del STF para investigar al presidente se cursó el 2 de mayo, recién se hizo pública anteayer, casi en simultáneo a la difusión del audio provisto por el “delator” Batista que dejó al gobierno en estado crítico. Las gestiones de la Fiscalía ante el STF para avanzar sobre Temer habían comenzado en abril, pero el contenido de la acusación de Janot no se conoció hasta ayer. El hecho de que Temer aparezca mencionado como posible partícipe de una “asociación ilícita” eleva aún más la presión sobre el mandatario, cuya renuncia es exigida por dirigentes políticos propios y ajenos, manifestantes en las calles y medios masivos de comunicación.

Janot basó sus acusaciones en la grabación hecha secretamente por Batista el pasado 7 de marzo, cuando se reunió con Temer en la residencia presidencial. En el diálogo, el mandatario sugiere mantener los pagos de dinero al preso Cunha para que no revele información sobre la red de sobornos en el seno de la empresa estatal Petrobras. “Joesley (Batista) afirma que ha intentado mantener una buena relación con el diputado (Cunha), incluso después de su detención –señaló Janot en su escrito–. Temer confirma la necesidad de esa buena relación: ‘Tiene que mantener eso, vio’. Joesley también habla del pago de sobornos ‘cada mes’ a Eduardo Cunha, acerca del cual hay aval del presidente”. En su acusación, el fiscal general también describió cómo Batista ingresó a las escondidas al Palacio de Jaburu, y llamó la atención sobre el trato íntimo entre el empresario y el presidente.

La Fiscalía también puso el ojo sobre otro fragmento del diálogo en el que Temer menciona al diputado Rodrigo Rocha Loures (PMDB-PR) como “persona de su extrema confianza para tratar los temas de interés de Joesley”, según el escrito de Janot. El dato resulta sugestivo si se tiene en cuenta que la Policía Federal luego fotografió y filmó escenas de una reunión en la que un emisario de Batista pagó 500 mil reales a Loures como primera cuota de sobornos acordados.

Janot también aludió a un presunto acuerdo espurio entre Temer y el ex candidato presidencial Aécio Neves (PSDB), quien acaba de ser apartado de su cargo de senador, para aprobar una ley de amnistía general para políticos acusados de tener “cajas paralelas” y para desplazar a comisarios de la Policía Federal a cargo de las pesquisas contra parlamentarios y ministros involucrados en el Lava Jato. “De esta forma, se ve también la posible práctica del delito de obstrucción a la Justicia”, advirtió el fiscal general. “Se verifica que Aécio Neves, en articulación, entre otros, con el presidente Michel Temer, buscó impedir que las investigaciones del Lava Jato avanzaran”, agregó.

En otro tramo de su presentación, Janot sostuvo que los elementos de prueba revelan que “algunos políticos” utilizan estructuras partidarias y cargos para “cometer crímenes en perjuicio del Estado y de la sociedad” y “obtener ventajas ilícitas”, lo que daría “indicios de práctica del delito de asociación ilícita”. Sin embargo, ayer no estaba claro si la investigación sobre Temer versaría también sobre esa figura penal. En cualquier caso, el avance judicial de las acusaciones que pesan en su contra amenaza con activar mecanismos jurídico-políticos que, tarde o temprano, podrían eyectarlo del sillón presidencial (ver nota aparte).


Globo le soltó la mano
La cadena mediática Globo, señalada por los simpatizantes del Partido de los Trabajadores (PT) como uno de los artífices de la destitución de Dilma Rousseff y del ascenso de Michel Temer, le soltó la mano al actual presidente. En un durísimo editorial publicado ayer, titulado “La renuncia del presidente”, el diario O Globo, perteneciente a Globo, reclamó la dimisión del mandatario: “La renuncia es una decisión unilateral del presidente. Si desea, no lo que es mejor para él sino para el país, esa terminaría siendo la decisión que Michel Temer tomará. Es lo que los ciudadanos de bien esperan de él. Si no lo hace, arrastrará a Brasil a una crisis política todavía más profunda que, nadie se engañe, llegará al mismo resultado, sea a través de un impeachment, sea por una denuncia recibida por el Supremo Tribunal Federal”. O Globo fue, además, el medio de comunicación que obtuvo la primicia sobre la delación del empresario Joesley Batista, quien grabó un diálogo con Temer en el que éste avaló el pago de coimas a un ex funcionario preso por corrupción.


Temas: