INTERNACIONAL PROGRAMA CRECER


Temer apura un megaplán privatizador para reactivar la economía

Es la piedra angular del proyecto del gobierno interino. Lanzará un road show para atraer inversores. Venta de activos estatales y jugosas concesiones.


Foto:AFP y Cedoc Perfil

En las próximas semanas, el gobierno interino de Brasil lanzará un road show en los principales centros financieros internacionales para presentar la piedra angular de su proyecto económico: el Programa Crecer, un multimillonario plan de privatizaciones y concesiones con el que el presidente provisorio Michel Temer aspira a dar el primer envión para salir de la recesión. Según la prensa brasileña, el mandatario pretende que ese programa sea la marca distintiva de su gobierno, como el Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC) lo fue de las gestiones del PT.

El mismo día en que asumió, Temer promulgó una medida provisoria –cuyo estatuto legal es similar al de un decreto de necesidad y urgencia– en la que modificó las reglas de tres instrumentos a disposición del gobierno para ceder a empresas privadas los derechos de explotación sobre emprendimientos de interés público y para vender activos estatales: la asociación público-privada, la concesión y la privatización. La reforma, que deberá ser aprobada por el Congreso antes de noviembre, procura acelerar los plazos para otorgar licencias y centralizar las decisiones sobre infraestructura. Al mismo tiempo, trastoca el antiguo criterio por el que las concesiones se entregaban a las compañías que garantizaran la menor tarifa para el usuario, por ejemplo, el peaje más barato en una autopista. Ahora se impondrá el concepto de “tarifa adecuada”, que considera otros factores, como la calidad de las propuestas, y que hará que las oportunidades resulten más atractivas para los inversores en términos de rentabilidad.

Los aeropuertos de Fortaleza, Salvador, Florianópolis y Porto Alegre, tramos ferroviarios, autopistas y terminales portuarias, podrían quedar alcanzados por la iniciativa. A su vez, el plan de Temer retoma la esencia del Programa Nacional de Desestatización del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, que definió reglas para vender activos estatales. El programa del gobierno interino podría abarcar a subsidiarias de Petrobras, como sus distribuidoras de gas, y a segmentos de otras empresas públicas estratégicas como Eletrobras.

El proyecto está a cargo de la Secretaría del Programa de Asociaciones de Inversión, dirigida por el ex gobernador de Río de Janeiro Wellington Moreira Franco (PMDB). El funcionario confirmó esta semana que el gobierno lanzará pronto un road show internacional para presentar el megaplán a eventuales inversores. De acuerdo con la agencia Reuters, el canciller José Serra viajaría a partir de junio a Nueva York, Londres y otros centros financieros en busca de firmas interesadas. La atracción de constructoras extranjeras resulta crucial en un momento en que las principales empresas brasileñas del rubro están involucradas en el escándalo de corrupción del Lava Jato.

Según Estado de S. Paulo, el espíritu del Programa Crecer se explicita en el documento “A Travessia Social”, de la Fundación Ulysses Guimarães, del PMDB: “El Estado debe transferir al sector privado todo lo que sea posible en materia de infraestructura”. Los críticos de la iniciativa advierten que ésta no formó parte de la agenda en las últimas elecciones ni fue discutida ante la sociedad civil. Además, cuestionan la flexibilización de las reglas para las concesiones, que podría priorizar la tasa de retorno de los privados por encima de las tarifas para los usuarios.



Facundo F. Barrio