INTERNACIONAL CRISIS EN BRASIL

Temer se defiende de las denuncias de Batista: "Está en contra de mi gobierno"

Acorralado por las acusaciones en su contra, el presidente brasileño asegura que los empresarios que lo implicaron ante la Justicia provocaron una corrida monetaria.

El presidente Temer asegura que no renuncia. Sin embargo, su partido anunció que se retira del Gobierno.
El presidente Temer asegura que no renuncia. Sin embargo, su partido anunció que se retira del Gobierno. Foto:AFP.

"Lo que demuestra el audio (en que el que aparece grabado) es que estaba en contra de mi gobierno", argumentó el mandatario, a la vez que acusó a los hermanos Joesley y Wesley Batista de haberse beneficiado con la desestabilización financiera provocada por su delación, al haber comprado "un millón de dólares" antes de presentarse en la Justicia. "Todo es falso", insistió Temer, que será investigado por los presuntos delitos de asociación ilícita, corrupción pasiva y obstrucción a la Justicia.

Por segunda vez en 72 horas, el jefe de Estado se dirige al país, mientras desde varios sectores políticos y sociales exigen su renuncia. "No obstruí la Justicia", recalcó Temer, contra las acusaciones del fiscal. "Continuaré al frente del gobierno", concluyó.

El jueves, Temer avisó que resistirá en su cargo a pesar de la denuncia que lo acusó de comprar el silencio de un corrupto. Pero el mandatario debió enfrentar la renuncia de ministros, manifestaciones en la calle, falta de apoyo político y la decisión del Tribunal Supremo de reabrir una investigación. La noticia profundizó la crisis política de Brasil e hizo temblar a los mercados financieros de la región.

A Temer se lo acusa de supuesta obstrucción a la justicia, después de que una grabación revelara que intentó mantener en silencio a un aliado político a través del pago de coimas de un empresario. Tras la advertencia del mandatario de que no se alejará del cargo y la exigencia de "conocer las pruebas" que lo incriminan, los principales medios de ese país dieron a conocer una grabación que no sólo agrava su situación ante la Justicia, sino que también lo acorrala ante la estrepitosa pérdida de apoyo político incluso de su partido, el el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

Fora Temer. Ante este panorama, miles de brasileños se volcaron a las calles para pedir la renuncia de Temer, como lo hicieron cuando asumió la primera magistratura tras la destitución de Rousseff. Además, reclamaron el adelantamiento de las elecciones generales, programadas para octubre de 2018.

Las protestas más importantes se registraron en Brasilia, Río de Janeiro, Recife, Belo Horizonte y San Pablo. La movilización fue convocada referentes de izquierda, pero también participan los grupos de derecha que el año pasado respaldaron la asunción de Temer, según reportó la prensa local.

Temer había sido el principal impulsor del impeachment contra Dilma Rousseff. La decisión judicial de avanzar demuestran que, a pesar de los esfuerzos del presidente, las consecuencias del caso todavía están lejos de encontrar su fin.