INTERNACIONAL ISLA DE CHILOÉ

Terremoto de 7,6 grados en el sur de Chile

El sismo se sintió a 1021 km al sur de Santiago. No se registraron heridos ni víctimas fatales.

Sismo de 7,7 en Chile
Sismo de 7,7 en Chile Foto:Gentileza Informador Chile

Un terremoto de 7,6 grados en la escala de Richter afectó este domingo el sur de Chile, generando una alerta de tsunami en cinco regiones del país, sin que los primeros reportes señalen personas afectadas o daños mayores, informó la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi).

El sismo se sintió a las 11.22 hora local a 67 km al noroeste de la localidad de Melinka, en la isla de Chiloé, ubicada frente a las costas de la región de Los Lagos (1.021 km al sur de Santiago), según Onemi en base a reportes del Centro Sismológico Nacional.

El terremoto generó una "alerta de tsunami para la zona costera de las regiones afectadas", mientras que la Onemi llamó a evacuar zonas costeras de la Región de Los Lagos y abandonar por precaución las playas en las regiones del Biobío, La Araucanía, Los Ríos y Aysén.

"El terremoto nos agarró cuando estábamos tomando desayuno e inmediatamente salimos de la casa por el tsunami", relató a la televisión chilena un hombre cuando escapaba junto a su familia hacia los sectores más altos.

Los primeros informes indicaron que no se registraron víctimas fatales ni heridos a consecuencia del sismo, las comunicaciones telefónicas y de internet se mantuvieron, pero hubo daños en carreteras y cortes de energía eléctrica aislados en algunas localidades, según mostró la televisión local.

El sismo sorprendió a la población en Navidad, un día en que todo el comercio se encuentra cerrado. Chile es uno de los países más sísmicos del mundo y ha puesto en marcha una estricta norma de construcción antisísmica, destinada a salvar vidas y evitar el colapso de los edificios.

En septiembre del año pasado, un terremoto de 8,4 en la escala de Richter seguido de un tsunami sacudieron la región de Coquimbo, provocando la muerte de 15 personas.

En 2010, otro sismo de 8,8, seguido también de un tsunami, azotó el centro y sur del país, dejando más de 500 muertos.