INTERNACIONAL CATáSTROFE

Terremoto en México | Son "varios" los argentinos buscados tras el sismo

El cónsul argentino en ese país transmitió tranquilidad ante la situación, al advertir que las comunicaciones están colapsadas.

Franco Ezequiel Ayala.
Franco Ezequiel Ayala. Foto:Facebook

El cónsul argentino en México, Gabriel Servetto, advirtió que hay varios compatriotas con los que aún no se ha podido restablecer el contacto tras el terremoto de 7,2 grados ocurrido en ese país, que dejó hasta el momento más de 200 fallecidos, aunque aclaró que es algo "natural" por las dificultades en las comunicaciones.

"Hay distintas personas trabajando ahora, y hay varios (argentinos) sobre los que estamos trabajando para restablecer el contacto. Es natural y no es para preocuparse en principio. Lo que tenemos que hacer es transmitir tranquilidad. Hay servicios básicos afectados y poco a poco se van a restablecer", aseguró.

En declaraciones a radio Rivadavia, el funcionario confirmó además que Franco Ezequiel Ayala, uno de los argentinos reportado como desaparecido, ya se contactó con un amigo a través de Facebook. 

El sismo, de 7,1 grados en la escala de Richter, tuvo su epicentro en los estados de Puebla y Morelos, aunque también causó graves daños en el Distrito Federal, y hasta el momento se han reportado oficialmente 119 muertos, aunque la lista extraoficial asciende a 248 fallecidos

El cónsul contó que desde el momento del terremoto han recibido "centenares de llamados" de personas que quieren contactarse con sus familiares, pero explicó que las dificultades son muchas por colapsaron varios de los servicios y se están restableciendo paulatinamente. "En la mayoría de los casos se han ido resolviendo pero en otros casos es más difícil por diferentes motivos. Se requiere de paciencia, de que vuelva la luz del día también. Seguramente la mayoría de los familiares van a ir apareciendo. Por ahora, no hay reporte de ningún ciudadano argentino afectado y eso es una gran noticia", añadió.

Servetto resaltó que el sismo "fue una experiencia humana inolvidable" y "extrema", que fue "largo y sumamente intenso" y que en el consulado no pudieron salir y que solo atinaron a evacuar al público que se encontraba presente.