INTERNACIONAL CAMPAÑA EN VENEZUELA

Tras 14 años, la primera elección sin Chávez deja a Maduro muy cerca del poder

La mayoría de los sondeos vaticina un amplio triunfo del oficialismo. También se evidencia un crecimiento del opositor Capriles en los últimos días. El valor del legado del ex presidente.

PERFIL COMPLETO

Con la figura omnipresente del ex presidente Hugo Chávez, fallecido hace tan sólo cuarenta días, 19 millones de venezolanos acudirán hoy a las urnas para elegir quién será el jefe de Estado durante los próximos seis años. En un clima de extrema polarización, todas las encuestas, salvo una, dan ganador al candidato oficialista, Nicolás Maduro, ex canciller y sucesor designado por el propio Chávez antes de su última operación contra el cáncer. Del otro lado, el líder opositor Henrique Capriles Radonski tendrá el reto de superar el efecto emocional que produjo la muerte del ex mandatario y de sumar más de los 6 millones y medio de votos que cosechó en octubre pasado.

Según los principales sondeos, el presidente encargado tiene una ventaja que oscila entre los 10 y los 19 puntos porcentuales. Ese rango está dentro de la diferencia que Chávez le sacó a Capriles, cuando obtuvo el 55% de las preferencias electorales, frente al 44% del candidato de la Mesa de Unidad Democrática (MUD).

“En esta elección, el ex presidente va a ser la figura preponderante porque lo que está en juego es la vigencia o la pérdida de su legado”, señaló a la prensa Jesse Chacón, ex funcionario chavista y director de la consultora GIS XXI, que acertó el resultado de las últimas presidenciales. Según el nuevo sondeo de su firma, el chavismo tendría el 55% de los votos, frente al 45% del antichavismo.

Maduro, ex dirigente sindical de 50 años, competirá por primera vez por la presidencia de Venezuela. De aceitados vínculos con Fidel y Raúl Castro, es considerado el colaborador más cercano y fiel de Chávez. Junto a su esposa, Cilia Flores, procuradora general de la República, lidera el ala civil del movimiento bolivariano. En los últimos días, el ex canciller hizo campaña con un pajarito en su cabeza, tras sostener que Chávez había reencarnado en el ave y le había pedido una victoria el 14 de abril.

En esta campaña, sin embargo, no todas son rosas para Maduro, que tendrá que movilizar a las más de 8 millones de personas que votaron en octubre por Chávez.

Por su parte, Capriles creció en los sondeos en los últimos días. “Al inicio de la campaña, la mayoría de la oposición creía que su candidato no podía ganar. Esa opinión cambió ahora. La diferencia más relevante es la reducción en la brecha entre los candidatos”, consideró ayer Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanálisis.

Capriles llevó adelante una campaña mucho más agresiva que en octubre pasado. “A ti no te votó nadie, Nicolás”, repitió a lo largo y a lo ancho del país, al tiempo que cuestionó el liderazgo de su contrincante y lo contrapuso con la amplia experiencia de Chávez. Además, prometió terminar con los “regalos” que, según su entender, hace Venezuela a gobiernos aliados –entre ellos la Argentina–, a los que les vende petróleo y fueloil a precio subsidiado. Y entusiasmó a sus seguidores con repetir el domingo sus victorias sobre Diosdado Cabello y Elías Jaua, las otras dos figuras con más poder del chavismo.

Los dos candidatos también tuvieron coincidencias. Ambos buscaron apropiarse de la figura del líder bolivariano. Para eso, Maduro conformó el comando de campaña Hugo Chávez, que en todo momento realzó la figura del “nuevo Libertador” venezolano. En cambio, la oposición bautizó con el nombre de Simón Bolívar su búnker electoral, enviando una señal a los “rojos rojitos” desencantados.

Ante la delicada situación económica, política y social generada tras el vacío de Chávez, el candidato que sea electo hoy deberá enfrentar grandes desafíos. Entre ellos, está la elevada tasa de inflación, superior al 20% anual, el desdoblamiento cambiario, los apagones crónicos, la escasez y el desabastecimiento de alimentos y medicinas y los preocupantes índices delictivos, que convirtieron Caracas en una de las ciudades con más homicidios y secuestros de todo el mundo.

Con Venezuela dividida en dos grandes bloques, las dudas sobre el desempeño de los comicios volvió a concitar la atención internacional. Así, más de 170 veedores y acompañantes presenciarán la jornada electoral. Entre las misiones internacionales, la principal es la de la Unasur, que está encabezada por el ex vicepresidente argentino Carlos Chacho Alvarez, secretario general de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi).

Un amplio dispositivo de seguridad, bautizado Plan República y conformado por 141 mil efectivos militares, custodiará las más de 46 mil máquinas electorales que se usarán durante el proceso. Los uniformados, uno de los sectores más vinculados al chavismo, afirmaron ayer que “respetarán los resultados”.



Leandro Dario