INTERNACIONAL AMENAZA EN AMéRICA CENTRAL

Tres huracanes, un terremoto y ocho alertas de tsunami en 48 horas

Los fenómenos climáticos que causaron muertes y destrozos, generan incertidumbre en los expertos.

Imagen satelital del huracán que azotó al Caribe.
Imagen satelital del huracán que azotó al Caribe. Foto:AFP

América Central se encuentra afectada por una serie de acontecimientos climáticos que causaron decenas de víctimas fatales y destrozos materiales. Tres huracanes, un terremoto y ocho alertas de tsunamis se produjeron en menos de 48 horas. 

El huracán Irma, de categoría 5, es el más potente de la historia en formarse en mar abierto. Golpeó con mucha fuerza distintas islas del Caribe como St. Maarten y Antigua y Barbuda. También afectó a Puerto Rico y está previsto que pase por el norte de Cuba y por la Bahamas y que el domingo llegue a Miami, ciudad estadounidense que todavía sigue siendo evacuada por el temor a los destrozos que el ciclón podría provocar. 

Por otra parte está el huracán José, el cual aumentó de intensidad y alcanzó la categoría 4, la segunda más alta de la escala, según informó el Centro de Huracanes de Miami. La tormenta alcanzó vientos máximos de 240 kilómetros por hora que lo volvieron extremadamente peligroso. En estos momentos avanza a 26 kilómetros por hora en dirección oeste-noroeste y podría llegar el sábado a las inmediaciones de las Antillas Menores.

Luego fue el turno de Katia, el huracán que afecta a México, en particular, a los estados de Puebla y Veracruz. Se fortalece con la categoría 2 y sus vientos alcanzaron los 150 kilómetros por hora mientras se acerca a la costa mexicana, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.

Terremoto. El movimiento sísmico que se produjo la noche del jueves en el océano Pacífico, frente a las costas de Chiapas, en México, dejó hasta el momento 58 víctimas fatales e innumerables destrozos. Alcanzó los 8,2 grados de magnitud y se convirtió en el más fuerte de los últimos 100 años en ese país.

Como si fuera poco, a consecuencia del terremoto, se emitieron ocho alertas de tsunamis en ocho países de la región: México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Honduras y Ecuador.