INTERNACIONAL ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS

Trump dejó solo a Macri en la pista de baile

El resultado de las elecciones de los Estados Unidos altera inesperadamente el sistema de alianzas que se había trazado el macrismo.

PERFIL COMPLETO

Macri anunció que se postergan las bajas de retenciones a la soja
Macri anunció que se postergan las bajas de retenciones a la soja Foto:Télam
Mauricio Macri es el único presidente de América latina que hizo negocios con Donald Trump. Y también el responsable de un gobierno que se había manifestado abiertamente a favor de Hillary Clinton.
  
El resultado de las elecciones de los Estados Unidos altera inesperadamente el sistema de alianzas que se había trazado el macrismo.
  
Las promesas de tensión racial y proteccionismo de Trump conllevan el riesgo de un mundo más cerrado en sus fronteras, como ocurrió tras la crisis del '30. Y con China y los latinoamericanos convertidos en sus adversarios predilectos, el resultado de las elecciones norteamericanas encierran malos presagios para la Argentina.
  
Trump fue la expresión de un movimiento de insatisfacción, de grandes masas de trabajadores blancos que creen equivocadamente que la inmigración y la globalización son los responsables de la pérdida de un pasado ilusorio de bienestar. Es el mismo malestar que enciende a los críticos de Europa en el Reino Unido o a los partidarios de Le Pen en Francia.
  
The Economist publicó una encuesta que demuestra que un cuarto de los norteamericanos nacidos después de 1980 cree que la Democracia es una mala forma de gobierno. Un síntoma escalofriante para la cuna de la democracia moderna.
  
Los optimistas consideran que el sistema de contrapesos del sistema político norteamericano terminarán por marcar los límites a la política trumpiana. Pero el triunfo del republicano dejó crudamente al descubierto la desconfianza de amplios sectores de la población ante un establishment que consideran encerrado en sus propios privilegios y alejado del ciudadano común.
  
Como nunca antes, el sistema norteamericano se pondrá a prueba para ver si es capaz de generar sus propios anticuerpos frente a las amenazas de ruptura.
  
En los '80, Macri ensayó compartir negocios inmobiliarios con Trump, cuando buscaron asociarse para desarrollar una torre en Nueva York. El conocimiento mutuo estuvo lejos de despertar simpatías políticas: Susana Malcorra se manifestó tempranamente a favor de Clinton cuando el resultado de las elecciones era todavía un interrogante. "La visión de Clinton es más cercana”, afirmó en septiembre la canciller, aunque luego buscó equilibrar el comentario.
  
Macri apostó desde el primer día de su gobierno a estrechar los vínculos con los Estados Unidos, que se habían resquebrajado tras el acuerdo de Cristina Kirchner con Irán. Barack Obama celebró el acercamiento con gestos públicos. Hasta ahora hubo mucha mímica y pocos resultados concretos.
  
Trump dejó ahora a Macri solo en la pista de baile, porque el discurso proteccionista del norteamericano va a contrapelo de la política de apertura comercial que proclama el macrismo.
  
El mundo se abre hacia un paréntesis de incertidumbre. Ahora es el turno del pragmatismo para alejar los peores presagios.