INTERNACIONAL BRUSCO CAMBIO

Trump desiste de su acercamiento a Rusia, acosado por los escándalos

.

Protesta. Ayer, ante la Casa Blanca, hubo quejas por los vínculos con el presidente Vladimir Putin.
Protesta. Ayer, ante la Casa Blanca, hubo quejas por los vínculos con el presidente Vladimir Putin.
En medio de una nueva ola de cuestionamientos sobre sus vínculos con Rusia, Donald Trump les dijo a asesores y aliados que podría archivar, al menos por ahora, su plan para buscar un acuerdo con Moscú en torno al grupo Estado Islámico y otros asuntos de seguridad nacional, según funcionarios del gobierno y diplomáticos occidentales.
Los asesores estiman que este giro también se debe a las provocaciones recientes del Kremlin. Pero el hecho de que una parte central de la política exterior del presidente esté siendo reconsiderada pone de relieve los crecientes riesgos políticos que conlleva forjar relaciones más cercanas con Rusia, mientras el FBI investiga la relación entre la campaña de Trump con Moscú y las comisiones del Congreso incrementan su pesquisa en torno al entrometimiento del Kremlin en las elecciones.
La controversia ya derivó en el despido del asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, que engañó a funcionarios acerca de sus contactos con el embajador ruso, y en el pedido de los demócratas para que el secretario de Justicia, Jeff Sessions, renuncie después de que no reveló sus propias reuniones con el embajador de Rusia.
Luego de que Sessions dijera bajo juramento en el Senado que “no tuvo comunicaciones con los rusos”, periodistas reportaron que de hecho se reunió con el embajador de Moscú en Washington, Serguei Kisliak, en dos oportunidades en los meses previos a las elecciones.
Trump, que elogió a Vladimir Putin durante toda la campaña, ha mostrado interés en lograr un amplio acuerdo con Rusia, que incluya  la cooperación en el combate a EI, los acuerdos de control de armas nucleares y la crisis en Ucrania. Pero en los últimos días el gobierno ha enviado señales de que éste podría no ser el momento para un acuerdo así.

Influencia. El nuevo escepticismo de Trump en torno a promover un acuerdo con Moscú también deja entrever la creciente influencia de una nueva serie de asesores que han adoptado una posición más enérgica frente a Rusia, incluido el secretario de Defensa, Jim Mattis, y el nuevo asesor de seguridad nacional, Herbert McMaster.
Michael McFaul, que fue embajador ante Rusia durante el gobierno del presidente Barack Obama, dijo que aunque Trump ha hablado abiertamente de que quiere tener relaciones más cálidas con Moscú, “hasta donde yo tengo entendido no ha elegido a gente en altos puestos que comparta ese punto de vista”.
Durante su primera reunión con personal del Consejo de Seguridad Nacional, McMaster describió a Rusia –al igual que a China– como un país que desea cambiar drásticamente el actual orden mundial, según una fuente del gobierno que asistió a dicho encuentro.

Agencias