INTERNACIONAL ROBERT SHAPIRO, POLITOLOGO DE COLUMBIA


“Trump persuadió de que era el mejor con un estilo autoritario”

PERFIL COMPLETO

Robert Shapiro investiga la polarización partidista y la política ideológica en Estados Unidos. Filósofo, politólogo y profesor de la Universidad de Columbia, explica el tsunami del fervor que provoca Donald Trump y los 18 millones de agujeritos en el techo que perforó Hillary al convertirse en la primera candidata mujer a la presidencia. Fue varias veces premiado y escribió varios libros; sus últimos: El manual de Oxford sobre la opinión pública americana y medios de comunicación y Vendiendo miedo: contraterrorismo, medios de comunicación y opinión pública.
—Con cuarenta años de carrera, Hillary termina enfrentando a Trump, un inexperto que sueña cambiarlo todo. ¿Tiene chances de ganar?
—Trump es un suceso independiente a Hillary y es producto de varios factores. Apartó a potenciales candidatos, conquistando ese 35% que es su base electoral. Puso foco en las quejas y reclamos sobre el libre comercio, los acuerdos y los tratados que desprotegen a los trabajadores norteamericanos. Declaró: “No estamos ganando. El país está perdiendo”. Atacó a la inmigración mexicana y prometió no dejar entrar a ningún musulmán; criticó el Obama Care y defendió a ultranza los derechos de portación de armas. Con dureza se plantó en la lucha contra Estado Islámico, en lidiar mejor con Putin en Rusia, con los chinos. Trump persuadió a propios y extraños de que era el mejor, atrajo con su estilo autoritario y conquistó a los medios prometiéndoles “mucho dinero y mucha audiencia”.
—Hillary representa al político tradicional, la candidata del establishment, mientras Trump se muestra como antisistema, un fenómeno que se repite en otros lugares del mundo.
—Así piensan los que se inclinan por Trump, pero también por el candidato demócrata socialista Sanders. En el mundo aparecen líderes populistas autoritarios que apoyan políticas de gobierno que benefician a la población tradicional, clase media y trabajadora.
—Susan Sarandon dijo: “Lo siento pero no puedo votar por Hillary”, y agregó: “Algunos creen que Trump traerá inmediatamente una revolución porque si él gana las cosas explotarán”.
—Es más un desprecio a Hillary que un atractivo por Trump. Ella apoya a Sanders, que, como Trump, no tiene relación con Wall Street. Igualmente habría que ver qué dice Sarandon ahora que Trump acusó de parcial a un juez de ascendencia mexicana por su ataque a la inmigración ilegal, que lleva la causa de fraude contra Trump University.
—La candidata demócrata no alcanza a seducir a la juventud…
—Los jóvenes no se sorprenden de la lucha que ella encaró para llegar al podio. Ya vieron a un negro en el poder y tampoco presienten que sea un cambio.
—Algunos aseguran que EE.UU. es un gran paraíso fiscal y Trump lo protegería a costa de contradecir futuros apremios de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).
—Hay muchas especulaciones al respecto, aunque ninguno de los dos se definió. Trump cambiaría el régimen tributario para que vuelvan las empresas que se trasladaron al exterior. En el caso de Obama y Hillary, son la diplomacia andando, intentando cumplir con los acuerdos. Trump no respetaría reglas ni regulaciones, primero el interés nacional.
—¿Bernie Sanders depondrá su candidatura?
—El insiste en continuar hasta la votación de sus delegados en la Convención. Luego apoyaría a Hillary. Con Obama en la campaña, podría llegar a ser la mujer presidente que tanto sueña.

Gloria Lopez Lecube