INTERNACIONAL ESTADOS UNIDOS

Hillary Clinton y Donald Trump se cruzaron en el último debate presidencial

Ambos candidatos se lanzaron acusaciones en el último encuentro antes de las elecciones del 8 de noviembre.

Hillary Clinton y Donald Trump se enfrentaron en el último debate presidencial.
Hillary Clinton y Donald Trump se enfrentaron en el último debate presidencial. Foto:AFP

Terminó la hora de hablar. Hillary Clinton y Donald Trump protagonizaron el tercer y último debate de candidatos presidenciales de Estados Unidos antes de las elecciones del próximo 8 de noviembre. Ambos debatieron sobre distintos temas e intercambiaron duras acusaciones. La nota la dio el postulante del Partido Republicano, que en los últimos días cuestionó la transparencia de los futuros comicios, y ahora puso en duda que aceptará el resultado en caso de perder.

El último debate tuvo lugar en la Universidad de Nevada, Las Vegas, y fue moderado por el periodista Chris Wallace. El equipo de campaña del magnate inmobiliario invitó Pat Smith, madre de uno de los norteamericanos muertos durante el ataque a la embajada de ese país en Bengazi, Libia, en 2012, cuando Clinton era secretaria de Estado. Sin embargo, este evento tuvo el formato de un debate tradicional, con preguntas a cargo de los conductores, a diferencia del "town hall" del debate anterior, que permitía consultas del público.

El debate comenzó con preguntas en torno a la Constitución, la tenencia de armas y el derecho al aborto, con cada candidato defendiendo la posición tradicional de su partido. Luego discutieron sobre el famoso muro que Trump prometió construir en la frontera con Mexico: "Necesitamos una frontera fuerte. Entre el público tenemos cuatro madres. Sus hijos fueron muertos por aquellos que llegaron al país ilegalmente. Las drogas llegan a montones a través de la frontera. Los gendarmes me avalaron, porque ellos saben lo que sucede. Ellos quieren una frontera fuerte", sostuvo. "Tenemos 11 millones de personas sin documentos en este país. Toda esa cantidad de personas sería deportada según Trump. Tendríamos que ponerlos en trenes o autobuses para que salgan del país. No podemos estar de acuerdo con esta idea, destrozaría a nuestro país. Mi plan de reforma fronteriza incluye la seguridad, pero hay que poner los recursos donde realmente se necesitan. Somos un país de inmigrantes. En los primeros 100 días de mi Gobierno presentaré un proyecto en este sentido", retrucó Clinton.

Luego fue el turno de la Economía: "No voy a aumentar los impuestos. No voy a agregar un centavo a la deuda. Obama heredó el desastre más grande y redujo la deuda. Trump va a hacer un ajuste tres veces más grande que Bush. Yo era Secretaria de Estado. Creo que los pasos que tomó el presidente Obama permitió salir de una terrible recesión", lanzó Hillary. "Con Obama se duplicó la deuda nacional. Cuando yo sea presidente, vamos a renegociar la deuda. Vayan a Pensilvania, a Nueva York. Todos los empleos se fueron a otros países. Voy a renegociar NAFTA, y si no puedo conseguirlo, lo vamos a eliminar, porque fue un desastre. Vamos a reducir los impuestos a las empresas. Vamos a poner en marcha el país de nuevo", dijo por su parte Donald.

Trump denunció que los últimos índices de empleo son "malísimos" y afirmó: "Hemos perdido empleos, empresas y ya no fabricamos nada. Los productos llegan de China, Vietnam, etcétera. He conocido amigos que lloran cuando ven lo que sucede. Estas personas sufrieron mucho luego de que NAFTA entró en vigor. Ahora quieren firmar el Acuerdo Transpacífico". Clinton retrucó que su rival "llora lágrimas de cocodrilo dado que él dio trabajo a trabajadores chino, sus hoteles fueron construidos con mano de obra china". "Nosotros vamos a hacer buenos acuerdos que fomenten los productos estadounidenses", sostuvo. "¿Entonces porqué no lo hicieron en los últimos años? Usted tiene experiencia, pero fueron 30 años de mala experiencia. Ustedd habla pero no logra que se haga nada, tal como cuando dirigió la Secretaría de Estado", contraatacó el republicano.

Más tarde se debatió sobre las acusaciones de abuso sexual de Trump, uno de los temas más mencionados en las últimas dos semanas de la campaña. "Eso salió de la campaña de ella. Ella y Obama pagan para contratar personas que generen violencia. Las denuncias contra mí son falsas. Ni siquiera me disculpé ante mi esposa. Esas mujeres quieren fama, mienten. Tuvieron sus 10 minutos de fama, fue pura ficción", justificó el empresario. "Escuchamos lo que Donald hizo a las mujeres y ellas hicieron declaraciones públicas. ¿Cuál fue la respuesta de él? Dijo no pudo haber dicho eso porque no era suficientemente atractiva. ‘Esa no sería mi primera opción’, dijo sobre una de esas mujeres. Atacó la dignidad de ellas. Ahora sabemos lo que Donald piensa sobre las mujeres. Queda en nuestras manos para demostrar quiénes somos nosotros y qué queremos para nuestro país", lanzó Hillary. "Nadie tiene más respeto que yo por las mujeres. Todo esto lo comenzó su campaña. Lo que no es ficción son sus correos electrónicos. Ella borró todo. Ella ha mentido centenares de veces. De eso debería hablar en realidad, cuando alguien quiere ser famosa", replicó Trump. 

Clinton continuó con los ataques contra su rival, apuntando otro de los principales escándalos en su contra: sus impuestos. El magnate no publicó su declaración impositiva, lo cual, si bien no es obligatorio por ley, es una costumbre para candidatos de ambos partidos en los últimos 50 años. "No podemos saber nada sobre él, porque no hizo pública su declaración de impuestos. Cualquier cosa que diga no se puede probar. En los últimos debates nos enteramos que no pagó impuestos. La mitad de los inmigrantes indocumentados pagan impuestos federales y él no", lanzó. "Deberías haber cambiado las leyes cuando eras senadora. No cambiaste la ley porque recibiste mucho dinero", respondió Trump en referencia a la propia fundación de la exprimera dama. 

Uno de los momentos más polémicos de la noche fue cuando Trump puso en duda si aceptará los resultados de las elecciones. El magnate, que había llegado a un virtual empate técnico con su rival, viene cayendo en las encuestas desde el primer debate, y la crisis se profundizó desde que se revelaron sus audios con mensajes misóginos. Por eso, en las últimas semanas denunció que los medios están en su contra y habló de posible fraude en los comicios. Sobre este tema, expresó: "Examinaré los resultados en el momento propicio. Lo que he visto al menos está muy mal. Los medios de comunicación son corruptos. El New York Times no es honesto y envenenan los votantes. Si se fijan en las inscripciones de votantes, hay millones de personas que están inscriptas para votar que no deberían estar inscriptas. A ella no se le debería permitir postularse en vista de lo que hizo con los correos electrónicos". Clinton respondió: Es horroroso todo cada vez que Donald piensa que las cosas no van en la dirección que él quiere. Él dice que todo fue manipulado. Hasta cuando no le dieron un premio. Así piensa él. Así no funciona la democracia. Hemos tenido por décadas elecciones libres y justas. Él está denigrando nuestra democracia. 

Luego llegó el turno de discutir sobre política exterior, en particular sobre Medio Oriente e ISIS: Clinton opinó que no apoyaría poner en tierra soldados estadounidenses en Irak" porque "no sería inteligente". "La meta es retomar Mosul", dijo, en referencia a la avanzada de esta semana. Trump la cuestionó: "Mosul es algo tan triste. Habíamos ocupado Mosul, pero decidieron irse y la perdimos. Ahora la queremos recuperar. Leí que querían atrapar a los líderes a Mosul. ¿Y dónde está el elemento sorpresa? Ahora luchamos por Mosul, pero ya la teníamos. Ella ha cometido tantos errores, pero quería lucir bien en las elecciones". Clinton retrucó: "Quiero que la gente busque en Google a Trump e Irak y verán cómo opinaba. No dice la verdad. Mientras Trump era una celebridad en el programa The Apprentice, Obama atrapaba a Bin Laden. Esto es lo que tenemos que hacer".

Por último, cada uno dio sus mensajes finales. "Me dirijo a demócratas, republicanos e independientes. Necesitamos su compromiso. He visto el trabajo de cerca. Sé que es una buena oportunidad para mejorar la vida de todos. He luchado por los niños y las familias. Voy a luchar contra intereses poderosos asegurándome que tengan buenos trabajos. Quiero tener la oportunidad de servir como presidente", dijo Hillary. "Cuando comencé esta campaña dije que voy a convertir a este país en grande de nuevo. No atendemos a nuestros veteranos, atendemos mejor a inmigrantes indocumentados. Nuestros policías no son respetados. No hay educación ni empleos. Yo haré por negros y latinos lo que ella no hará en su vida. Vamos a fortalecer a Estados Unidos de nuevo. Tiene que comenzar ya. No podemos soportar cuatro años más de Obama y así será si la votan a ella", concluyó Trump.