INTERNACIONAL AL MENOS 17 MUERTOS


Turquía: el gobierno asegura haber sofocado un golpe militar

Soldados coparon varias ciudades, pero enfrentaron la resistencia de civiles. Los servicios de inteligencia dijeron que el intento fracasó.


Foto:AFP y AP

Agencias
Tanques rodeando el parlamento, soldados disparando contra civiles que salieron a respaldar al gobierno y combates aéreos entre aviones y helicópteros de facciones enfrentadas: Turquía vivió ayer una confusa situación que comenzó cuando el primer ministro, Binali Yildirim, denunció un “intento ilegal” de tomar el poder por parte de un grupo del Ejército.
Para ese momento, los dos puentes que cruzan el estrecho del Bósforo en Estambul estaban cerrados, en tanto aviones militares sobrevolaban Ankara y se oían disparos en la capital.
Pese a que militares tomaron las calles y la televisión pública, las autoridades llamaron a resistir en las calles y la situación era confusa. En la madrugada, un F-16 derribó un helicóptero utilizado por los golpistas.
“Se trata de un grupo dentro del Ejército que se ha alzado”, dijo el jefe de Gobierno, quien admitió que esos militares habían “rodeado algunos edificios importantes”. La agencia progubernamental Anatolia informó que durante la madrugada el parlamento turco fue bombardeo desde el aire en Ankara.
La televisión mostró tanques fuera del aeropuerto internacional Ataturk de Estambul. Los medios turcos hacían referencia a “un intento de golpe de Estado” y la cadena CNN-Türk informó de una movilización “extraordinaria” delante de la sede del Estado Mayor del Ejército.
En tanto, una agencia progubernamental informó que el jefe del Estado Mayor era “rehén” de los golpistas, que mataron a 17 policías. “Quienes formen parte de estos actos ilegales van a pagar el más alto precio”, dijo Yildirim.
Los avisos sobre una posible asonada comenzaron sobre las nueve de la noche. La Gendarmería, que depende del Ministerio del Interior, cerró al tráfico los puentes Bósforo y Fatih Sultan, que comunican Europa y Asia. Aviones y helicópteros militares sobrevolaron las ciudades turcas de Ankara y Estambul, como parte de un operativo de seguridad.

El fin. Horas después del anuncio del premier Yildririm, el Servicio de Inteligencia de Turquía (MIT) dio por fracasada la intentona golpista que ha vivido el país, aunque indicó que aún quedaban algunas bolsones de resistencia por parte de los militares rebeldes, que serán juzgados por traición.
La televisión privada turca NTV emitió imágenes de soldados golpistas desarmados y arrestados por la policía. En varias imágenes, aparentemente grabadas con teléfono móvil, se ven policías que llevan detenidos a militares supuestamente tras haberse rendido éstos.
En algunos casos se ven grupos de ciudadanos que saludan a la policía celebrando lo que interpretan como el fin del golpe.
El jefe de prensa de los servicios secretos, Nuh Yilmaz, declaró que el golpe había sido rechazado y los militares alzados están siendo vencidos. La policía ya se ha apoderado de los puntos estratégicos, añadió, y la situación está volviendo lentamente a la normalidad.
“Mañana, el asunto habrá acabado”, aseguró Yilmaz

Respaldo de Obama
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó ayer  a todas las partes en Turquía a apoyar al gobierno “democráticamente electo” del presidente Recep Tayyip Erdogan. Obama instó también -tras una conversación telefónica con su secretario de Estado John Kerry- a “dar muestras de contención y evitar violencia y derramamiento de sangre” en Turquía.
Kerry de su lado conversó con su homólogo turco, Mevlut Cavusoglu, y le aseguró “apoyo absoluto” de Estados Unidos a las “instituciones democráticas y al gobierno democráticamente electo de Turquía”, según un comunicado del Departamento de Estado. Kerry llamó a los estadounidenses que se encuentren Turquía a permanecer en sus casas.
Los militares estadounidenses continúan sus operaciones aéreas contra EI desde la base turca de Incirlik, pese al intento de golpe de Estado en curso en el país, aseguró el viernes un responsable de defensa de Estados Unidos.
Por su parte, el canciller ruso, Serguei Lavrov, pidió “evitar un baño de sangre. Los problemas de Turquía tienen que ser resueltos respetando la Constitución”.



Redacción de Perfil.com