INTERNACIONAL EN TEXAS

Ultimo debate de los republicanos: todos contra Donald Trump

El millonario, que ganó las tres primarias hechas hasta ahora, fue atacado sin piedad por sus principales rivales, Rubio y Cruz.

PERFIL COMPLETO

agencias
Washington

El último debate entre aspirantes republicanos en medio de la campaña electoral para la presidencia de Estados Unidos se le fue de las manos al moderador de la CNN, Wolf Blitzer. En el escenario de la Universidad of Houston se vivió el jueves por la noche una verdadera batalla retórica. Marco Rubio y Ted Cruz lanzaron una andanada de ataques contra el favorito, Donald Trump, apuntando a detener la marcha triunfal del millonario, en un rudo y estridente debate previo a las cruciales primarias del martes.

Inmigración. La inmigración generó los intercambios más vivaces, con los dos senadores acusando al magnate inmobiliario, que propone deportar a los 11 millones de indocumentados, de contratar a extranjeros y de contradecir sus credenciales conservadoras.
Rubio, visto por muchos como el preferido de los líderes republicanos para llevarse la nominación del partido, acusó a Trump de haber apoyado una reforma migratoria antes de virar hacia la derecha en el polémico tema.
“Si construye el muro como construyó las Torres Trump, va a usar mano de obra de inmigrantes ilegales”, señaló Rubio en referencia a la muralla que Trump propone crear entre México y Estados Unidos.  Trump reafirmó que la construirá, y que se la hará pagar a México. El millonario de 69 años denunció las declaraciones del ex presidente mexicano Vicente Fox, quien llamó a los hispanos en Estados Unidos a no seguir a un “falso profeta” y advirtió que México no va a “pagar por ese muro de mierda”. “Ahora será más alto”, replicó Trump.
Cruz también lanzó sus dardos contra Trump, al que acusó de enviar “cientos de miles de dólares” a congresistas que apoyan una vía a la ciudadanía para los indocumentados.
Pese a los ataques, las encuestas muestran que el magnate neoyorquino puede marchar tranquilo hacia el llamado “supermartes” del 1º de marzo, donde podría conquistar antes de tiempo la nominación republicana.
Luego de tres victorias consecutivas en las primarias (New Hampshire, Carolina del Sur y Nevada), Trump predice que recibirá la nominación republicana mucho antes de que el partido celebre su convención en julio en Cleveland, en el estado de Ohio.

Latinos y conservadores. En el décimo debate, primero en ser transmitido por una cadena en español, Telemundo, Rubio y Cruz, hijos de inmigrantes cubanos vistos con recelo por la mayoría de los 57 millones de latinos en Estados Unidos por sus posturas sobre migración, criticaron la “falsa” imagen de la comunidad en la prensa.
Cruz acusó a los medios de propagar la idea de que “sólo puedes ser hispano si eres liberal”, y recordó que llegó al Senado con el apoyo del 40% del voto hispano “defendiendo principios conservadores”.
Rubio destacó que el “partido de la diversidad” es el Republicano. “El sentimiento más poderoso de la comunidad hispana es el deseo de que tus hijos sean más exitosos que tú. Eso defendemos. No el socialismo, como Bernie Sanders y cada vez más Hillary Clinton”, concluyó.

 

Hillary corteja a las minorías

La carrera por la candidatura del Partido Demócrata se traslada hoy a Carolina del Sur, donde Hillary Clinton espera contar con el apoyo de los electores negros para derrotar a Bernie Sanders, y tomar impulso antes del “supermartes” la semana entrante. Clinton exhibe más delegados para la convención partidaria, después de ganar dos de los primeros tres estados en que se realizaron primarias: por un pelo en Iowa, y algo más claramente en Nevada. En Carolina del Sur, donde el 55% de los electores registrados para las primarias demócratas en 2008 eran negros, se perfila como la favorita a una nueva victoria. Toda la familia de Clinton se trasladó a Carolina del Sur para no dejar ningún cabo suelto en esta parada esencial de la campaña. La esperanza es que una victoria en Carolina del Sur dará un impulso a una candidatura que hace unos pocos meses parecía imparable y que sin embargo parece titubear ante el carismático Sanders. Acompañada por Bill Clinton y su hija Chelsea, Hillary ha repetido que es la única que puede mejorar la vida de las minorías en Estados Unidos.  



Perfil.com