INTERNACIONAL ES UN JOVEN DE 18 AÑOS

Un detenido por el ataque contra un vagón del metro de Londres

Fue apresado en el puerto de Dover, de donde salen los ferries a Francia. No se informó si fue quien colocó la bomba artesanal.

Requisa. Tras la detención, la policía allanó una casa en un barrio de las afueras de la capital.
Requisa. Tras la detención, la policía allanó una casa en un barrio de las afueras de la capital.
La policía británica detuvo ayer a un hombre de 18 años en el puerto de Dover y, poco después, allanó una casa en un suburbio de Londres, en el marco de las investigaciones del atentado en una estación del subte de Londres que provocó treinta heridos y fue reivindicado por Estado Islámico.

“Hemos hecho una detención importante en nuestra investigación esta mañana”, anunció Neil Basu, uno de los responsables de las unidades antiterroristas de la policía, al comentar el operativo en el que la policía del condado de Kent, en el sureste de Inglaterra, detuvo al sospechoso, de 18 años, “en la zona portuaria de Dover” en relación con actos “terroristas”.
Dover es la terminal de los ferries que unen Gran Bretaña con Francia a través del Canal de la Mancha.

Ayer no se sabía si el joven, que fue trasladado a Londres y alojado en una cárcel de la Policía Metropolitana, estaba por embarcarse. Tampoco si era sospechoso de ser autor del ataque o cómplice.
“Es una investigación que avanza muy rápido. Hemos realizado progresos considerables y seguiremos haciéndolos para reducir las amenazas en este país”, declaró la jefa de Scotland Yard, Cressida Dick.
Ayer, cientos de policías observaban, fotograma por fotograma, las imágenes de las cámaras del circuito cerrado en la estación del metro en cuestión para detectar los movimientos de al menos un individuo que al parecer fue identificado.

Tras una reunión de emergencia del gobierno, la ministra del Interior británica, Amber Rudd, consideró que era “demasiado pronto” para decir si el sospechoso era conocido de las autoridades británicas, como afirmó el viernes Donald Trump en Twitter. Las declaraciones del presidente estadounidense molestaron a la primera ministra británica, Theresa May, que le pidió no “especular sobre una investigación en curso”.

Allanamiento. Tras la detención en Dover, la policía allanó una casa de un barrio residencial de Sunbury-on-Thames, unos 20 kilómetros al suroeste de Londres. Durante el operativo se evacuaron el lugar y las viviendas de los alrededores, y se estableció un cordón policial en un radio de 100 metros.

El atentado –el quinto en seis meses en el Reino Unido– ocurrió el viernes en un vagón de metro a las 8.20 de la mañana, en la estación de Parsons Green. Un artefacto de fabricación casera provocó una llamarada que causó pánico y una estampida entre los pasajeros. Según el último balance, treinta heridos, ninguno de gravedad, fueron atendidos en el hospital, sobre todo por quemaduras. Sólo tres
de ellos seguían hospitalizados ayer.

AFP y ANSA