INTERNACIONAL CHINA Y LA CORRUPCION

Un empresario chino condenado a muerte por ocho asesinatos

afp/ap desde Beijing

“Por sus intenciones malefícas, actos atroces y crímenes, cuyas consecuencias fueron muy graves, deben ser severamente castigados de acuerdo a la ley”. Cuando el multimillonario chino Liu Han y su hermano Liu Wei escucharon ayer el final del fallo del tribunal que los juzgaba, ya no tuvieron dudas sobre la condena que recibirían: la pena de muerte.

Liu Han es uno de los más notorios millonarios chinos. En 2012 figuraba en el lugar 148 en la lista de Forbes de los empresarios más ricos de China, con una fortuna calculada en 855 millones de dólares. En 2010 le había dicho a The Wall Street Journal que un inversionista le había baleado su coche porque había tenido pérdidas en un negocio. Fue presidente del conglomerado energético Grupo Sichuan Hanlong, con oficinas en la provincia suroccidental de Sichuan. El grupo tiene participación en minas en Australia y Estados Unidos y en el pasado había llegado a ofertar mil millones de dólares para hacerse del control de una competidora australiana.

El y su hermano, y otros tres cómplices, fueron acusados de “organizar y dirigir un grupo de estilo mafioso”, que asesinaba a sus rivales, y condenados a muerte por el Tribunal Popular de Xianning, en el sur del país.

El grupo de los hermanos Liu, con sede en Sichuan, asesinó a ocho personas e hirió a muchas otras en sus actividades delictivas durante casi veinte años. Otros 31 acusados por este caso recibieron condenas que van desde tres años de prisión hasta penas de muerte en suspenso, que por lo general son conmutadas por cadena perpetua, según medios de prensa oficiales. Los fiscales dijeron que las actividades delictivas de ambos hermanos se remontan a 1993 y con éstas lograron amasar 40 mil millones de yuanes (6.400 millones de dólares) en activos en negocios en los sectores financiero, de la energía, bienes raíces y minería. Se cree que muchos de los casos en Sichuan están vinculados con Zhou Yongkang, ex miembro del Comité Permanente del Partido Comunista, el círculo interior de gobierno del país. Se cree que Zhou figura entre los objetivos de la pesquisa anticorrupción de gran alcance en el país. El presidente chino, Xi Jinping, ha emprendido una campaña anticorrupción que ha puesto nerviosos a políticos de alto rango y empresarios influyentes.



Redacción de Perfil.com