INTERNACIONAL FALLO EN ESTADOS UNIDOS


Un juez sostuvo que el espionaje es un arma legal contra el terrorismo

William Pauley justificó el accionar de la NSA. También dijo que la agencia de escuchas podría haber evitado los atentados del 11S.


Foto:AFP

afp/ap/dpa Desde Nueva York Un juez federal en Nueva York sostuvo ayer que el enorme programa de espionaje telefónico federal de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA por sus siglas en inglés) es legal y representa una parte valiosa del arsenal con el que el país enfrenta al terrorismo “y sólo funciona porque recoge todo” tipo de información. El juez federal de distrito William Pauley dijo en su fallo que el programa “representa el contragolpe del gobierno” para eliminar a la red terrorista de Al Qaeda al unir comunicaciones fragmentadas y fugaces. “Esta herramienta directa solo funciona porque recoge todo”, dijo Pauley. “La recopilación es amplia pero el espectro de la investigación de contraterrorismo no tiene precedentes”, agregó. En su fallo el juez destacó los ataques terroristas del 11 de septiembre y cómo la información recolectada de los teléfonos podría haber ayudado a los investigadores a unir las diferentes pistas antes de que ocurrieran. Pauley sostuvo que el gobierno aprendió de su error y “se adaptó para enfrentar a un nuevo enemigo: una red terrorista capaz de orquestar ataques en todo el mundo”. Agregó que el programa de espionaje fue parte de esos ajustes. Agregó que la enorme cantidad de datos obtenidos del espionaje a comunicaciones telefónicas “aumenta significativamente la capacidad de la NSA para detectar los patrones de los individuos afiliados a organizaciones terroristas extranjeras. Apoyada en estos datos la NSA la agencia puede trazar conexiones que de otra manera estaría imposibilitada de lograr”. El juez señaló que si el programa no es supervisado “pone en peligro las libertades de cada ciudadano” y subrayó el encendido debate que se ha generado por este tema en todo el país, el Congreso y la Casa Blanca. “La pregunta a esta corte es si el enorme programa de recolección de datos es legal. Esta corte cree que lo es. Pero la pregunta de cómo debe conducirse el programa deben responderla los otros dos poderes del gobierno en forma coordinada”, dijo. La decisión del juez Pauley contrasta con otra emitida a principios de este mes por el juez federal de distrito Richard Leon, quien respaldó una petición para que se ordenara al gobierno no recolectar datos de dos personas que impugnaron el programa. WL jurista de Washington dijo que al parecer el programa viola los dictados de la constitución de Estados Unidos sobre investigaciones no razonables. Con su fallo el juez desestimó una demanda presentada por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés). La organización dijo estar decepcionada de la decisión del juez. El abogado Brett Max Kaufman dijo que la ACLU apelará la orden del juez. El vocero del Departamento de Justicia, Peter Carr, dijo “estamos complacidos con la decisión”. En los argumentos presentados ante el juez un abogado de la ACLU sostuvo que la interpretación de la autoridad del gobierno de acuerdo con la “ley antiterrorista Patriot Act” es un peligro para la democracia de los Estados Unidos.



Redacción de Perfil.com