INTERNACIONAL ECHARON AL MINISTRO DEL INTERIOR

Un muerto por una violenta represión policial en Paraguay

.

Video. La muerte del joven Rodrigo Quintana. Ayer, su velorio convocó a cientos de personas.
Video. La muerte del joven Rodrigo Quintana. Ayer, su velorio convocó a cientos de personas.
El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, destituyó ayer al ministro del Interior y al jefe de la Policía Nacional por el asesinato de un joven dirigente del opositor Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) en la sede de la organización, en el marco de las violentas manifestaciones que se produjeron el viernes por la noche frente al Congreso por la polémica aprobación de una enmienda que permitiría la reelección presidencial.
Durante las protestas, la policía se dirigió a la sede del Partido Liberal, donde el joven Rodrigo Quintana, de 25 años, fue asesinado por la espalda. Su muerte quedó registrada  en un video de una cámara de seguridad del edificio que ayer se había viralizado.
   Cuatro policías permanecían ayer detenidos, entre ellos el suboficial Gustavo Florentín, que confesó a sus superiores haber sido quien efectuó el disparó que mató a Quintana.
   La investigación buscaba saber cómo Florentín, del cuerpo de antidisturbios de la policía, llevaba su escopeta cargada con balas de plomo en lugar de balines de goma, ya que la normativa obliga a este cuerpo a utilizar munición no letal.
Antes, los agentes habían reprimido y arrestado a más de 200 personas que se manifestaban fuera del Congreso tras conocer la aprobación de la enmienda.
“El presidente Horacio Cartes está detrás de la represión violenta que busca desmovilizar a la gente. Lo de ayer fue la represión más violenta desde que estamos en democracia”, dijo a PERFIL el senador del PLRA, Luis Alberto Wagner.
Quintana era presidente de la dirigencia juvenil del Partido Liberal de la ciudad de La Colmena. Su velorio, ayer, convocó a una multitud.

La enmienda. Las protestas estallaron luego de que 25 de los 45 senadores –del Partido Colorado que responde a Cartes, del Frente Guasú, del ex presidente Fernando Lugo, y parte del Partido Liberal– aprobaran ayer, en una reunión en una oficina del Congreso, la enmienda para posibilitar la reelección presidencial.
“Fue algo totalmente fuera de las normas reglamentarias, legales y constitucionales porque ellos se reunieron en un recinto privado en el subsuelo del Congreso. No se había aprobado la sesión extraordinaria, ni hubo grabaciones, ni presencia del presidente del Senado”, explicó el legislador Wagner.
Con la enmienda, los senadores del Partido Colorado buscan la reelección de Cartes, mientras que el Frente Guasú pretende hacer lo mismo con Lugo, destituido por el Congreso en 2012.
La Constitución paraguaya, vigente desde 1992, establece que el presidente y el vicepresidente no pueden ser reelegidos “en ningún caso”.
Así, Paraguay buscaba evitar una nueva dictadura como la del general Alfredo Stroessner, quien gobernó con mano dura durante 35 años (1954-1989).
Los opositores dicen que sólo una asamblea constituyente puede cambiar esta norma, no una enmienda del Congreso.
El presidente del Senado, el opositor Roberto Acevedo, denunció ante la Corte a los oficialistas a los que acusó de “usurpación” y “atentado contra la Constitución” y el titular de Diputados, Hugo Velázquez, suspendió la plenaria de la cámara prevista para ayer ante la furia opositora.