INTERNACIONAL SEGURIDAD EN LOS JJ.OO.


Una bala perdida y un paquete sospechoso, sustos en Río de Janeiro

.

Playa. Copacabana, blindada durante los Juegos Olímpicos.
Playa. Copacabana, blindada durante los Juegos Olímpicos.
Los vecinos de Copacabana se llevaron ayer un susto sin mayores consecuencias después de que una brigada de explosivos de la Policía Federal brasileña hiciera explotar una mochila sospechosa mientras se disputaba la prueba de ciclismo en ruta de los Juegos Olímpicos de Río 2016.
Fue una falsa alarma, pues la mochila, abandonada sobre un contenedor situado justo detrás de la zona de la meta de la prueba, contenía ropa y otros enseres, aseguró un miembro de la policía.
Según señaló el oficial, la brigada de explosivos fue alertada por una vecina del barrio, que vio la mochila desde la ventana de su apartamento, situado enfrente de la playa de Copacabana.
La furgoneta de la brigada, dotada también de perros para detectar explosivos, hizo explotar la mochila a distancia, luego de introducir un artefacto compuesto con agua y cables detonadores.
“Es el protocolo que seguimos cuando hay un paquete de estas características que, en esta ocasión, sólo tenía ropa y otros objetos. No era una mochila bomba”, señaló el agente.
La zona, que apenas había sido acordonada con unas vallas durante la explosión controlada, recuperó enseguida la normalidad, antes incluso de que los ciclistas llegaran a la meta para definir el podio de la prueba.

Bala perdida. Poco antes, una bala atravesó el techo de lona de un centro de prensa de las pruebas de equitación de los Juegos Olímpicos, en el barrio Deodoro, una zona militar, sin causar heridos.
La bala, de pequeño calibre, fue recuperada por los organizadores que, interrogados por los periodistas, declinaron comentar el incidente.

Demoras. Los organizadores de los Juegos pidieron ayer disculpas a los expectadores que ayer debieron enfrentar grandes demoras para acceder a las sedes durante el primer día completo de competiciones por las pesadas medidas de seguridad.
El vocero de la organización, Mario Andrada, dijo que se están buscando alternativas para evitar las largas filas que se produjeron ayer ante el Parque Olímpico, donde los espectadores debieron atravesar controles de seguridad similares a los de los aeropuertos.  
“Pedimos disculpas a quienes deben formar largas filas bajo el sol. Esta mañana es la primera con el Parque Olímpico lleno, agregó el vocero, y vamos a aprovechar la experiencia”.

Agencias