INTERNACIONAL

Una corona de 500 euros para Felipe VI

La joya fue fabricada en plata. No ha sido usada nunca desde su confección, en el siglo XVIII.

PERFIL COMPLETO

Foto:eldiario.es

En España los reyes no son coronados, sino proclamados. La ceremonia religiosa en las que se imponía al rey la corona quedó abolida hace 700 años, por lo que la Corona, símbolo del poder de la monarquía española, reposará sobre un almohadón en el acto de jura y proclamación del nuevo rey, Felipe VI.

Por tratarse de una joya de valor simbólico, no tiene precio, pero la corona, de un kilo de peso, es de plata, metal cuyo valor en el mercado español no llega a los 500 euros. Nunca fue usada desde su confección en el siglo XVIII, y desde 1975 permanece guardada en una cámara acorazada del Palacio Real de Madrid, al resguardo de los elementos.

Realizada en Madrid en 1775 por un platero al servicio de Carlos III, debido a sus proporciones, muchísimo mayores que las de una corona normal (18 cm de base, 39 de altura y 40 de diámetro), no fue hecha para ser ceñida. Es de plata dorada y terciopelo rojo, y fue concebida para utilizar en los funerales de los reyes españoles. Fue exhibida por última vez en 1980, con motivo del traslado a España de los restos de Alfonso XIII para su enterramiento definitivo.

En la misma cámara acorazada del Palacio, junto con manuscritos, relicarios y joyas especialmente valiosas, como las de la virgen de Atocha y otros de los pocos “tesoros” que sobrevivieron a los vaivenes de la historia española, se guarda el Cetro, que también estará presente en la proclamación de Felipe VI. Se trata de un bastón de mando, símbolo del Capitán General de los Ejércitos, de 68 cms. de largo, que data del reinado de Carlos II y con el tiempo pasó a ser considerado el cetro de los reyes españoles.

 

(*) Especial para Perfil.com



Darío Silva D'Andrea (*)