INTERNACIONAL PELEA ESPIRITUAL Y POLITICA

Una interna entre ortodoxos impulsó la cumbre con el Papa

El patriarca de Moscú buscó recuperar la iniciativa frente al de Constantinopla, con quien se reunirá en el Concilio Pan Ortodoxo.

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

El presidente de Cuba, Raúl Castro, recibió ayer al patriarca ortodoxo ruso, Kirill, en el Palacio de la Revolución de La Habana, horas antes del histórico encuentro con el papa Francisco en la capital cubana, el primero de los máximos líderes de las Iglesias Católica y Ortodoxa en casi mil años. El religioso llegó a la isla con un objetivo concreto: robustecer su liderazgo espiritual en el cristianismo de Oriente, erigiéndose en interlocutor del Vaticano.
El histórico encuentro precede a otro que también será inédito en la historia contempóranea. En junio se celebrará el Concilio Pan Ortodoxo, la primera reunión en 1.500 años de las Iglesias Ortodoxas del mundo. Tendrá lugar en la isla de Creta, en Grecia, y además de Kirill, participará Bartolomeo I, patriarca de Constantinopla. Este último le disputa el liderazgo espiritual a Kirill entre los cristianos ortodoxos. Ambos son los referentes de los dos más significativos patriarcados de Oriente. El de Constantinopla ocupa geográficamente tan sólo un cuarto de Estambul, pero ostenta haber sido la capital del Imperio Bizantino, hasta su caída en 1453. Si bien el cristianismo ortodoxo no tiene un papa, sino que las distintas Iglesias tienen una relación amigable, pero un funcionamiento independiente; eso no excluye la lucha por una primacía informal.  “El patriarca Bartolomeo tiene la ambición de liderar a la comunidad ortodoxa global. El Patriarcado de Moscú, por su parte, se considera como la más grande Iglesia Ortodoxa del mundo y espera ser reconocida como la más influyente de todas”, escribió el jueves el teólogo Andrei Desnitsky en el diario The Moscow Times.

En ese contexto, la cumbre de Kirill con Francisco adquiere un nuevo significado. Bartolomeo se había reunido en dos ocasiones con el Papa, una en Turquía y la otra en Jerusalén. En aquella oportunidad rezaron juntos en el Santo Sepulcro, enviando un poderoso mensaje a favor del ecumenismo y el diálogo.
Ante la inminencia del Consejo Pan Ortodoxo, Kirill no quiso ser menos que Bartolomeo y aprovechó una gira por América Latina para concertar la tan esperada cita con Francisco. “Creo que el Concilio Pan Ortodoxo tuvo que ver en la realización de este encuentro. Recientemente hubo grandes conflictos en Ucrania entre las Iglesias Ortodoxas. Esto es algo que se debe tratar con muchísimo cuidado”, explicó a PERFIL Alejandro Iwaszewich, Arcipreste de la Iglesia Ortodoxa Rusa en Buenos Aires. “Si Kirill se hubiese negado a una reunión con Francisco, Bartolomeo hubiera sido visto como el único representante legítimo de la Iglesia Ortodoxa. Para el patriarca Kirill era conveniente evitar esa situación antes del Concilio Pan Ortodoxo”, concluyó Desnitsky.



Leandro Dario