INTERNACIONAL A UN MES DEL BALLOTTAGE

Una interna entre Vázquez y Mujica amenaza el futuro del Frente Amplio

Los líderes de la izquierda uruguaya se cruzaron en el final de la campaña de la primera vuelta. Hace un mes y medio que no hablan. No es la primera vez que discuten en público.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

José “Pepe” Mujica y Tabaré Vázquez siempre se miraron con recelo, como si desconfiaran uno del otro. Son los líderes más importantes del Frente Amplio, que necesita de su unión para confirmar su victoria en la segunda vuelta del 30 de noviembre y mantenerse en el poder. Sin embargo, en las últimas semanas agitaron el avispero con acusaciones y entredichos públicos que blanquearon su mala relación personal.
Al igual que en la campaña presidencial de 2009, que llevó al ex tupamaro al poder, los dos dirigentes se lanzaron dardos envenenados. En esta ocasión, el que encendió la mecha fue Vázquez, quien sostuvo que en su eventual gobierno habría un solo equipo económico, comandado por Danilo Astori –y no dos, como en la actual gestión–. Además, el candidato dijo que estaba en contra de que las farmacias vendiesen marihuana. Mujica no tardó en contestarle: “Está equivocado Vázquez. En el mío tampoco hubo dos equipos económicos, lo que pasa es que somos abiertos, somos libres, la gente discute, tiene ideas y las plantea”.

Desde el Frente Amplio, le negaron a PERFIL la pelea. “Estamos más ocupados en la campaña de noviembre que en esas nimiedades”, confió una alta fuente partidaria. Sin embargo, la interna, ventilada por los propios protagonistas, sorprendió a propios y extraños. Según el diario uruguayo El País, desde hace un mes y medio no se hablan. En los festejos por el triunfo en primera vuelta, el presidente mantuvo distancia y ni siquiera lo llamó por teléfono. “Los dos son líderes de peso con diferentes personalidades, que se precisan mutuamente. No son amigos, sino aliados en el proyecto del Frente Amplio. La lucha ideológica en la izquierda uruguaya es parte de la tradición política”, explicó Alfredo García, autor del libro Pepe Coloquios, donde Mujica dijo que el socialismo de Vázquez era “una máquina de conseguir puestos” en el Estado.
Pese a la agria disputa, los analistas creen que la interna no afectará al próximo Ejecutivo. “No me imagino a Mujica creándole problemas al gobierno de Vázquez. Todo lo contrario. Buscará ayudar en todo lo que pueda. La política uruguaya es muy institucionalista y en el gobierno el pragmatismo y la moderación casi siempre se imponen”, afirmó el historiador y politólogo de la Universidad de la República, Gerardo Caetano, quien admitió que el choque se produjo en un momento “muy inconveniente”.

A un mes del ballottage, Mujica y Tabaré tienen un objetivo en común: limar asperezas para que el Frente Amplio gobierne quince años el país.

 

Sanguinetti, con Lacalle Pou

Luis Lacalle Pou tiene una misión que parece imposible de cara al ballottage. El ex presidente Tabaré Vázquez obtuvo el 47,9% de los votos, mientras que el candidato del Partido Nacional cosechó tan sólo el 30,9%. Para contrarrestar esos guarismos, el dirigente de 41 años logró el respaldo del Partido Colorado. Entre otros, recibió el respaldo del ex presidente colorado Julio María Sanguinetti, quien ayer pidió que votaran al postulante opositor para vencer al Frente Amplio.

En una columna, el ex mandatario detalló cinco “poderosas razones” para que el electorado se incline por Lacalle. Entre ellas, argumentó que la política exterior debe “abandonar la presunta camaradería ideológica y procurar una defensa inteligente de los intereses nacionales, que empieza con buscar flexibilidad en el encierro del Mercosur, lograr que Argentina termine con sus agresivas medidas y no seguir atados al carro anacrónico del ‘socialismo del siglo XXI’ que ha arruinado a Venezuela”.
Además, alabó las propuestas de seguridad y educación del Partido Nacional.



Leandro Dario