INTERNACIONAL

Una ola de protestas, represión y detenciones sacuden a Venezuela

Estudiantes sometidos a la justicia militar, grupos parapoliciales y la convocatoria a un #12F mantienen en vilo al país. 

PERFIL COMPLETO

Foto:Twitter @Claro_Dluna

Las temidas conjunción de las tres crisis -económica, política y social- parece llegar a Venezuela. En un clima de extrema tensión, miles de ciudadanos venezolanos se preparan para salir a las calles en la jornada de mañana, el #12F

La crisis económica que atraviesa Venezuela, y a la que el gobierno de Nicolás Maduro parece no encontrarle una solución lógica ni efectiva, se ha profundizado a niveles tales que la carencia de insumos básicos ya es moneda corriente y afecta, incluso, a los medios de prensa gráfica, al no haber papel para la impresión de periódicos

Precisamente por ello, en el día de hoy hubo una movilización de trabajadores de prensa y agrupaciones sindicales que desbordó los intentos de la Policía Nacional Bolivariana

Desde hace ya varias semanas, las protestas descentralizadas se van multiplicando en el territorio venezolano y en la actualidad hay quienes afirman que existen unas 3 mil acciones diarias de protesta.

Por otro lado, las asambleas opositoras -abiertas y en plena calle- se multiplican a nivel nacional. En un clima enrarecido, los opositores denuncian que el gobierno de Nicolás Maduro intenta frenar el avance opositor con acciones poco ortodoxas. Al menos eso es lo que se desprende de las declaraciones de Leopoldo López, líder opositor que se prestaba a viajar a la ciudad de Táchira para participar de una asamblea, cuando Conviasa -la empresa aeroestatal venezolana- canceló el vuelo por "fallas técnicas". Según López, las fallas no existieron y se trató de una maniobra del gobierno para impedir que pudiera llegar a la asamblea. 

Detención de estudiantes y juicios militares. Los hechos que desencadenaron la oleada de protestas estudiantiles -a las que se sumaron los otros sectores de la ciudadanía- se originaron el jueves 6 de febrero, cuando un grupo nutrido de estudiantes protestaban en las calles de la ciudad de Táchira y fueron detenidos por las fuerzas de seguridad y, según denunciaron varios de ellos en las redes sociales, por grupos parapoliciales. Según el gobierno, los detenidos son los autores del ataque a la residencia del gobernador chavista José Gregorio Vielma Mora. 

“Yo le he ordenado a los cuerpos de investigación y de Policía que actuemos con la máxima severidad, con la ley en la mano y se castigue a los culpables de este ataque fascista, no va a haber perdón”, dijo Maduro el jueves pasado en la televisión pública venezolana, para luego añadir que los culpables “van a ser capturados, uno por uno, donde estén, como estén”. Horas más tarde, los hermanos Leonardo y Reinaldo Manrique fueron detenidos junto a Jesús Gómez, Gerad Rosales y Patricia Sarmiento.

La familia de Patricia Sarmiento denunció que la misma se disponía a irse a su casa cuando la detuvieron cerca de la Universidad Católica, donde la familia posee un comercio, y se la llevaron en un auto. "Le imputaron cinco casos penales, la tienen detenida. Nos dijeron que tienen que esperar 45 días con ella detenida hasta que sepamos el veredicto del juicio”, contó el esposo de Sarmiento al diario venezolano El Universal. El hombre manifestó que su esposa “no es estudiante, ni pertenece a ningún partido político”.

Según informan los medios locales, los detenidos fueron trasladados en helicóptero hasta la Comunidad Penitenciaria de Coro (CPC), ubicada en el kilómetro 8 de la ruta Falcón-Zulia. Los padres de los jóvenes afirman que no han podido comunicarse con los detenidos, a quienes tienen completamente incomunicados, desconociéndose en qué situación se encuentran. Sin embargo, una fuente interna del penal informó a la prensa venezolana que los estudiantes visten el uniforme utilizado por todos los presos y carecen de todo tipo de contacto, estando aislados, incluso, del resto de la población carcelaria. 

Por si faltaba algún ingrediente a la situación, los familiares de los detenidos también denunciaron que las audiencias se celebraron en una instancia militar, a pesar de ser civiles.

Protestas para todos los gustos. Los venezolanos que tienen previsto sumarse a las protestas del 12 de febrero lo hacen por distintos motivos. Si bien tienen un único lema -"La calle es la salida"- los reclamos que incluyen la escasez de productos básicos y el auge delictivo se suman al motivo original, que no es otro que la liberación de estudiantes detenidos.

“En este momento no nos unen las corrientes ideológicas, los partidos políticos ni los líderes nacionales sino Venezuela", sostuvo el presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad de Zulia, Yorman Barillas. El dirigente estudiantil afirmó que quieren enviarle a Maduro el mensaje de que "la juventud bicentenaria sale a la calle para exigir el cese a la represión, la liberación de todos los estudiantes detenidos en la cárcel de Coro y la implementación de un nuevo sistema económico que levante el aparato productivo del país”.

En idéntico sentido, Juan Requesens, dirigente estudiantil de la Universidad Central de Venezuela, llamó a todos los trabajadores de la prensa, de la sociedad civil y de las organizaciones no gubernamentales, a acompañar a la juventud en la marcha del #12F. Para Requesens es necesaria "la construcción de un movimiento social que tenga la fuerza necesaria para generar un cambio".

Los estudiantes no eligieron la fecha al azar: este 12 de febrero se cumplen 200 años de la batalla de La Victoria, un suceso de la guerra por la independencia venezolana en la que la ciudad de La Victoria resistió el ataque del ejército realista al organizar una resistencia compuesta en su mayoría por estudiantes, quienes lograron contener a los realistas en las calles hasta que llegó el ejército bolivariano. 



Nicolás Lucca