INTERNACIONAL

Una perspectiva técnica del MH17

La hipótesis del error de los separatistas. Cuál habría sido el misil utilizado.

PERFIL COMPLETO

Lo más probable es el avión haya sido alcanzado por un BUK o algún otro misil similar de guiado por radar activo o semi-activo.
Lo más probable es el avión haya sido alcanzado por un BUK o algún otro misil similar de guiado por radar activo o semi-activo. Foto:AFP.

Para entender la actual situación entorno al MH17 debemos tomar en consideración algunos elementos más técnicos que nos pueden proveer de información clave para el análisis del incidente. Entre estos elementos están las características únicas del combate aéreo moderno, cómo los sistemas de armas son operados y empleados en zonas de conflicto, cuáles son sus limitaciones técnicas y cuáles son sus parámetros doctrinales.

El combate aéreo moderno se parece en muchas formas a niños jugando a las escondidas con linternas a la noche. Prender un radar te permite detectar otras aeronaves, pero a su vez emite señales que pueden ser detectadas por los otros. De la misma manera que prender la linterna te puede permitir ver tus amigos, ellos pueden ver de dónde viene la luz.

El MH17 habría sido derribado por un misil, lo más probable es que este haya sido un BUK o algún otro misil similar de guiado por radar activo o semi-activo que son los que están en capacidad de atacar blancos a mediana y gran altura. Aunque el BUK M1 es el único en manos de Ucrania, Rusia y desde hace dos semanas, de los separatistas prorrusos.

Para el derribo, tanto el radar de la batería antiaérea como del misil, habrían “prendido sus linternas” para realizar el disparo ya que estos deben detectar y después “iluminar” el blanco para poder disparar el misil y que el misil se guíe hasta impactar contra el objetivo. Al hacer esto, emitieron señales de radar que son únicas e identificables al tipo de radar -son dos radares: uno en tierra y otro en el misil, los dos con emisiones con características propias-, como si cada linterna tuviese un filtro de color diferente. Esto significa que aviones de combate en la zona, radares militares, otras baterías antiaéreas y unidades de guerra electrónica habrían podido captar estas señales y tener conocimiento tanto de la presencia de la batería anti-aérea en tierra como del lanzamiento del misil.

Rusia durante décadas desarrolló un avanzado complejo de defensa antiaérea en sus fronteras que disponía de estos sistemas previamente mencionados así como otros. Ucrania por su parte también dispone de capacidades similares aunque más modestas. Esto implica que tanto Rusia como Ucrania disponen de los medios necesarios para detectar la actividad del radar en tierra y el lanzamiento de los misiles.

Esto explicaría por qué Ucrania anunció casi de forma inmediata que fue un derribo, pero siembra dudas sobre por qué Rusia esperó para declarar el incidente como un derribo siendo que sus radares habrían detectado el lanzamiento. ¿Puede que Rusia haya estado encubriendo el error de los separatistas? Después de todo, no debemos olvidar que en horas cercanas al derribo, los separatistas anunciaron por redes sociales el derribo de un avión de transporte ucraniano: "En el sector de Torez, un AN-26 (Antonov) fue derribado. Cayó sobre la mina Progreso. Nosotros les advertimos, no vuelen en nuestro cielo". Ante el anuncio de la caída del vuelo MH17, borraron el mensaje. Las posibilidades de un error en la identificación del objetivo son altas, en especial si las tripulaciones de la batería no están plenamente capacitadas. Sin identificación visual del objetivo, y operando un radar de los años 70, hay altas probabilidades de que realmente se haya confundido un avión comercial con un avión de transporte militar.

En horas recientes los servicios de inteligencia de Ucrania han revelado conversaciones supuestamente interceptadas a separatistas en las que informan a sus superiores del error en el derribo señalando que no habría sido un An-26, sino un avión comercial. Por su parte, Ministro de Interior ucraniano acusó a los separatistas de haber trasladado a Rusia la batería BUK que fue utilizada en el derribo para su destrucción.

Las cajas negras del MH17 no contendrán información vinculada a la identificación de un misil porque los aviones civiles por lo general no operan MAWS (Missile Warning Approach System o Sistema de Aviso de Acercamiento de Misil) que es un aparato que avisa a la tripulación cuando el avión está siendo “iluminado” por un misil, pero si contienen datos cruciales para apoyar o descartar la hipótesis de posibles desperfectos técnicos. El BUK M1, siendo un sistema más antiguo, es poco probable que tenga un registro propio de “data de misión” como es estándar en todos los equipos más modernos. Pero definitivamente en el área, por ser una “zona caliente”, debe haber radares modernos tanto rusos como ucranianos con registros detallados de lo ocurrido. El acceso a esta información permitiría esclarecer rápidamente el incidente y de cruzarse las informaciones provenientes de múltiples sistemas se podrían hasta triangular la ubicación aproximada de la batería que realizo el lanzamiento.

 

(*) Analista internacional especializado en política exterior, defensa, seguridad y derechos humanos. Especial para Perfil.com



Andrei Serbin Pont (*)