INTERNACIONAL AL BORDE DEL DEFAULT

Venezuela convoca a sus acreedores para refinanciar la abultada deuda

Maduro anunció una reunión en Caracas el 13 de noviembre. La cifra rondaría los US$ 150 mil millones y los mercados reclaman reformas.

Retorica bolivariana. Maduro acusó a Estados Unidos por las sanciones que complicaron el financiamiento externo de Caracas.
Retorica bolivariana. Maduro acusó a Estados Unidos por las sanciones que complicaron el financiamiento externo de Caracas. Foto:AFP
Agencias
Venezuela convocó ayer a sus acreedores a una reunión en Caracas, para iniciar una renegociación de la deuda externa, estimada en unos 150 mil millones de dólares, un proceso que acrecentó los temores de default del país caribeño. “Le digo a los tenedores de la deuda venezolana: tengo moral para convocarlos el 13 de noviembre a Caracas a iniciar un proceso de refinanciamiento y renegociación”, afirmó el presidente Nicolás Maduro, al anunciar también que cumpliría con el pago de 1.169 millones de dólares de un bono de la petrolera Pdvsa.
En su discurso, el sucesor  de Hugo Chávez denunció una “persecución financiera” impulsada por Estados Unidos, que en agosto prohibió negociar nueva deuda venezolana. El vicepresidente Tareck El Aissami, que lidera la comisión renegociadora, explicó que la reunión buscará “mecanismos que garanticen el cumplimento de compromisos soberanos” vinculados a la deuda externa de Caracas. Tras el pago del bono Pdvsa 2017, Venezuela deberá cancelar en lo que resta del año entre 1.400 y 1.800 millones de dólares de intereses de otros papeles, y también tiene pendientes intereses de bonos que debió cancelar en octubre y tienen un período de gracia de 30 días.
La agencia calificadora Fitch rebajó ayer la nota crediticia de Venezuela a “C” de “CC”, en base a “faltas de pago previas”, lo cual “hace un incumplimiento de pagos altamente probable”, dijo la firma en un comunicado.

Sin liquidez. El Banco Central de Venezuela tiene 10 mil millones de dólares de reservas y en 2018 afrontará vencimientos de deuda por 8 mil millones, en un contexto de recesión económica. “El riesgo del default está allí”, dijo el analista Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, quien señaló que para renegociar la deuda se requiere un plan de reestructuración y saneamiento. “Y ese plan no está”, agregó.
“Las opciones para mantenerse al día con los pagos están disminuyendo rápidamente, principalmente porque cualquier reestructuración debe ir acompañada de un plan claro de reformas económicas creíble”, aseguró Diego Moya-Ocampos, del IHS Markit.
Los analistas no creen que Maduro cambie el modelo centralizado de la economía. El Producto Bruto Interno (PBI) se contrajo 36% en los últimos cuatro años, mientras que la inflación llegó al 50% en octubre, confirmando el inicio de una espiral hiperinflacionaria que afecta los precios de los alimentos de la canasta básica.
Según consultoras privadas, la deuda externa asciende a 45 mil millones de dólares de deuda pública, 45 mil millones en deuda de Pdvsa, 23 mil millones de dólares en deuda con China y 8 mil millones con Rusia, entre otras obligaciones.
Maduro señaló que el problema es con los “cipayos financieros y chacales”, la banca occidental estadounidense y europea, aludiendo a las sanciones financieras que prohíben que Caracas se refinancie en el mercado de Nueva York. Sin embargo, destacó que con China y Rusia las relaciones son “extraordinarias”. “Creemos que el gobierno venezolano manejará apropiadamente sus cuestiones de deuda”, opinó, por su parte, la vocera de la cancillería china, Hua Chunying.  

Advertencia. El Fondo Monetario Internacional dio seis meses a Venezuela para que proporcione estadísticas sobre su economía. Si no aporta esa información, el FMI podría decidir su expulsión.
El FMI pronosticó el mes pasado que la economía se contraerá 12% este año y otro 6% en 2018.

Ultimo número en papel del diario ‘Tal Cual’
Tal Cual, el diario fundado por el intelectual y político venezolano Teodoro Petkoff, ganador del Premio PERFIL a la Libertad de Expresión Internacional 2017, se editó el jueves por última vez en su versión impresa. Al restringir la venta de papel, el gobierno de Nicolás Maduro obligó a sus directivos a migrar todos sus contenidos a la web. El diario prometió seguir manteniendo sus críticas a la Revolución Bolivariana. “Maduro, seguiremos en la web”, rezó su última portada, en letras amarillas sobre un fondo negro. El régimen venezolano monopoliza el acceso a las divisas desde 2003 y centraliza las importaciones de insumos para los diarios a través de una empresa estatal. Según Tal Cual, el Ejecutivo aplica un trato discriminatorio contra todos los medios críticos con el gobierno. “Desde septiembre de 2016 hemos recibido cuatro bobinas de papel para imprimir la edición. Eso equivale apenas a dos números semanales”, sostuvo su jefe de redacción, Xabier Coscojuela.
Petkoff fundó Tal Cual en abril de 2000. El régimen lo multó por editoriales críticos con la familia de Chávez y aún sufre los rigores de la persecución judicial. Hasta hace algunas semanas, el directivo, de 85 años, tenía prohibido salir de Venezuela y debía presentarse periódicamente en los tribunales para responder a una querella.
Diosdado Cabello lo demandó por difamación por difundir una información del Wall Street Journal que denunciaba sus presuntos vínculos con el narcotráfico.


Agencias


Temas: