INTERNACIONAL 50º ANIVERSARIO

Washington conmemoró el mítico discurso de Martin Luther King

“Tengo un sueño”, dijo el líder de los derechos civiles hace medio siglo. Con un presidente negro, la desigualdad racial se mantiene.

PERFIL COMPLETO

Con la presencia de una nueva generación de líderes negros y la sensación de que el viejo sueño de igualdad racial aún no se ha cumplido, miles de personas se congregaron ayer en el monumento a Abraham Lincoln, en el centro de Washington, para conmemorar el 50º aniversario que se cumplirá el miércoles del discurso en el que Martin Luther King pronunció su histórica frase “I have a dream”.

En una emotiva ceremonia, referentes de la comunidad afroamericana hicieron un balance de los progresos y las deudas pendientes en materia racial de las últimas cinco décadas. “El sueño de mi padre está lejos de ser alcanzado”, sentenció Martin Luther King III, el hijo del célebre pastor, y advirtió que “éste no es el tiempo de una conmemoración nostálgica” sino de lucha contra una realidad todavía injusta y marcada por la de-sigualdad de oportunidades.

Familias, parejas, ancianos en sillas de ruedas y niños de todo el país se reunieron en la gran explanada del National Mall con pancartas contra los prejuicios raciales en el mundo laboral y judicial. La jornada estuvo especialmente marcada por el recuerdo del adolescente negro Trayvon Martin, asesinado en 2012 por un vigilante barrial al que la Justicia absolvió. Los asistentes también expresaron unánimemente su rechazo a una resolución de la Corte Suprema que en junio invalidó una parte clave de la ley federal de 1965 que protege el derecho al voto de las minorías raciales.

Entre los manifestantes aparecieron viejas leyendas del movimiento afroamericano, como el congresista John Lewis, único sobreviviente de los laderos de Martin Luther King. Los ancianos activistas se mezclaron con promesas de la comunidad negra como Cory Booker, alcalde de Newark (New Jersey) y brillante orador. “Nuestra generación no puede permanecer sentada, disfrutando los méritos y las glorias pasadas”, arengó Booker.

Allí también estuvo Eric Holder, primer fiscal general negro de la historia de los Estados Unidos. “La marcha de hoy no es para recordar el pasado”, insistió Holder. “El país que King soñó hace cincuenta años no se ha hecho realidad, pero, a 150 años de la Emancipación, está a nuestro alcance”, completó, y recordó que aún existen problemas, como las restricciones al derecho al voto. Una de las quejas actuales de la comunidad negra se relaciona precisamente con las reformas electorales hechas en varios estados que reducen la influencia del voto de las minorías.
Figuras como Booker y Holder siguen el camino abierto por el presidente Barack Obama, quien dará un discurso el miércoles sobre el 50º aniversario de “I have a dream”.

Otro de los temas centrales de la marcha de ayer fue la necesidad de confluir en la lucha por la igualdad con otras minorías como los latinos, las mujeres, los gays y los asiáticos. En particular, los latinos que viven en Estados Unidos comparten con los jóvenes negros la sensación de que, aunque ya no son formalmente discriminados por la ley, sí sufren los prejuicios de una sociedad en la que las diferencias sociales se han agudizado.



ansa/afp/ap desde Washington