INTERNACIONAL ELECCIONES PRESIDENCIALES


Xiomara Castro habla de un “monstruoso” fraude en Honduras


Foto:AFP

ansa/ap/dpa desde Tegucigalpa

La candidata presidencial del partido Libertad y Refundación (Libre) de Honduras, Xiomara Castro, anunció ayer que desconocerá los resultados de las elecciones del domingo pasado, emitidos por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), si no se corrige el “monstruoso” fraude del oficialismo. Castro, esposa del derrocado ex presidente Manuel Zelaya, presentó ante la prensa un documento con  pruebas “contundentes” sobre las supuestas maniobras a favor del candidato oficialista Juan Orlando Hernández. “Hemos  encontrado innumerables pruebas de la asquerosa monstruosidad con la cual le están robando a nuestro pueblo hondureño la Presidencia de la República”, disparó la candidata del izquierdista partido Libre, y aseveró que la posición de su partido es “inclaudicable e irrenunciable”. “Mientras no se nos permita ingresar al sistema del TSE, no vamos aceptar los resultados emitidos por ese tribunal electoral y desconoceremos la legitimidad de cualquier gobierno que sea producto de este bochornoso asalto”, bramó Castro. Denunció que los árbitros del proceso electoral aceptaron el “triste papel de falsificadores del oficialismo” al “cometer el delito de falsificación de documentos públicos y actas de votación y adulteración de los resultados”.

La esposa de Zelaya exigió que se permita la revisión de 1.613 actas originales y reclamó que aquellas urnas que presenten “inconsistencias” sean escrutadas públicamente. “Demostraremos que el triunfo de Libre fue la voluntad del pueblo hondureño con sus votos el 24 de noviembre, y este triunfo está siendo robado por quienes llevaron a cabo un fraude de proporciones incalculables, del cual se aprovecha el oficialismo para hacer su trampa y cometer sus fechorías”, insistió. En los comicios presidenciales participaron ocho candidatos de nueve partidos políticos, pero la contienda se libró entre Hernández y Castro. Según encuestas previas a la elección, había un empate técnico. Pero en su último informe parcial sobre el escrutinio de los votos, el TSE atribuyó a Hernández, del gobernante Partido Nacional, el 36,56% de los votos, y el 28,85 % a su rival.

Libre y el tradicional Partido Liberal exigen el recuento de votos y afirman que hay pruebas contundentes sobre la manipulación del censo electoral: traslado de personas a otros lugares para que no votaran o se les dificultara votar, ciudadanos desde hace muchos años fallecidos habilitados para votar e individuos vivos dados como muertos.

Además, denunciaron que el candidato oficialista compró  credenciales otorgadas por el TSE a los partidos pequeños, y emitió una tarjeta con descuentos de precios en los supermercados a cambio del voto. La jugada de Castro provocará mayor inestabilidad en un país que intenta recuperar la normalidad institucional tras el golpe a Zelaya en 2009.



Redacción de Perfil.com