INTERNACIONAL TORMENTA TRAGICA


Ya son 45 las muertes provocadas en Brasil por las inundaciones


Foto:AFP

afp/dpa/ansa desde San Pablo

Los órganos de Defensa Civil de los estados de Minas Gerais y Espíritu Santo, en Brasil, notificaron ayer la muerte de cuatro víctimas en diferentes accidentes ocurridos entre el jueves y el viernes a consecuencia de las precipitaciones. En ese sentido, las autoridades elevaron a 45 el número de muertos causados por las lluvias en las últimas semanas en el sureste del país y fijaron en siete la cifra de personas desaparecidas.

Dos de las víctimas, identificadas como Emilson Pereira Lourenço, de 36 años, y Luiz Gonçalves de Almeida, de 66, murieron ahogadas al ser arrastradas por una riada en la localidad de Virgolandia (Minas Gerais), una de las más afectadas y que fue visitada este viernes por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, que interrumpió sus vacaciones.

En tanto, Allison Pablo da Silva Rocha, de 17 años, murió este viernes cuando chocó con su moto contra un árbol derribado por un vendaval en el municipio de Buritizeiro, también en Minas Gerais. En Espíritu Santo, las autoridades informaron de la muerte de una persona, no identificada, en la localidad de Pancas a raíz de las inundaciones que afectaron la zona.

Seis personas están en paradero desconocido en el municipio de Baixo Guandú y una más en la región de Minas Gerais, mientras que setenta mil personas han tenido que dejar sus hogares, según los diferentes balances oficiales. Si bien ayer no se registraban precipitaciones en Espíritu Santo, sucedieron nuevas inundaciones en la localidad de Pontal do Ipiranga por la crecida del río Doce, de acuerdo un comunicado.

Ante la catástrofe, el Gobierno brasileño ha ordenado el envío inmediato de ayuda a la zona y ha retirado trabas burocráticas para canalizar el envío de fondos. “Es impactante”, declaró la jefa de Estado a la prensa este viernes, al tiempo que alertó sobre los pronósticos meteorológicos que dicen que las lluvias continuarán en la región en los próximos días, aunque con menor intensidad.

“La primera tarea es salvar vidas. Después de rescatar a todos, una vez que pasen las lluvias, será el momento de reconstruir lo que la lluvia destruyó”, declaró Rousseff, que esta semana estableció el envío de la ayuda del Ejército a partir de un decreto. Un total de 79 municipios de Minas Gerais, el estado natal de la mandataria, fronterizo con Río de Janeiro, han sido afectados por las lluvias y 26 de ellos han sido declarados en situación de emergencia.

En Espirito Santo, otro estado del sureste que ha sufrido sus peores lluvias en 90 años y que Rousseff visitó el día de Nochebuena, la cifra de muertos ha sido revisada a la baja, de 27 a 23. Pero la tragedia no parece terminar.



Redacción de Perfil.com