MEDIOS LA QUINTA PATA


Controversia por el despido de tres periodistas de la TV Pública

La conductora Marcela Pagano y los columnistas Juan Agosto e Ignacio Olivera Doll ya no formarán parte del staff. Sus contratos vencían en diciembre. ¿Motivos ideológicos?

La quinta pata
La quinta pata
Foto:Flickr

Una serie de cambios en el programa La quinta pata de la noticia, el programa periodístico de la Televisión Pública, desató la controversia sobre la pluralidad de voces en el canal. El despido de la conductora Marcela Pagano y los columnistas Juan Agosto Ignacio Olivera Doll –quienes tenían contrato hasta el 31 de diciembre– resultó sorpresivo y puso bajo cuestionamiento sobre si la decisión de la productora, avalada por el canal, fue por un motivo ideológico.

"La TV Pública me informó que decidió rescindir el contrato que tenía hasta diciembre, por lo que no estaré más en La quinta pata", publicó en Twitter Agosto, quien primero contó que "no se comunicaron para explicar los motivos de esa decisión" pero luego agregó que lo llamaron del canal para disculparse "por la manera en que se manejó todo y darme explicaciones".

"La explicación es que el programa se reestructura y cambia de formato, y que fue una decisión de la producción avalada por el canal", sostuvo el periodista, quien consideró que "con respecto al contrato, la postura es la misma y el reclamo seguirá por la vía que ellos propusieron. Habrá que esperar".

Su colega, Olivera Doll, en diálogo con Perfil.com se diferenció del modo en que le informaron su desvinculación del ciclo y descartó que la decisión haya sido por su postura ideológica: "Me llamó Andrea Rodríguez, la productora del programa, a una reunión y me dio la noticia. Me dijeron que el panel había quedado demasiado grande para un programa de una hora en el que había entrevistas. Eramos cinco y dos conductores".

"Inicialmente cada uno llevaba un tema y se proponía un debate con los informes. Sin embargo, después comenzaron las entrevistas a los invitados y nuestro rol se limitaba a preguntar solo si es que había tiempo", sostuvo el expanelista, que, al igual que sus dos compañeros, ya no participaran del programa a partir del 22 de agosto, cuando el ciclo vuelva al aire tras los Juegos Olímpicos.

"Muchos programas tocaban temas políticos y judiciales cuando lo mío es económico y financiero", señaló el periodista, quien destacó que el programa comenzó a fallar "por el formato y lo canalizan con los cambios en el staff". "Nos convocaron para hacer un Intratables prolijo y terminamos haciendo un Desde el llano", comparó.

Oficial. Desde la Televisión Pública, sus autoridades consideraron a este medio que la desvinculación de los tres periodistas "no son despidos" sino que "fue un contrato mal hecho" ya que, según sostuvieron, "en la televisión se hacen contratos por tres meses renovables pero en este caso se lo hizo por un año con una cláusula de rescisión, que fue la que se aplicó".

"Hablamos con la producción del programa y convinimos en que teníamos algunos problema con el formato, no con los periodistas", sostuvieron y destacaron que el programa con "cinco panelistas y dos conductores sumado a tres o cuatro invitados no estaba funcionando ya que había periodistas que se quedaban sin poder preguntar o se pisaban uno a otro".

"No se trató para nada de un tema ideológico y basta ver el programa para notar que tiene todos los colores posibles para un canal público e incluso las personas que se desafectaron tienen ideologías diversas", explicaron las autoridades quienes si bien aclararon que los periodistas no están siendo considerados para otro ciclo, "no está para nada descartado" una reincorporación a futuro en otro programa.