MEDIOS OPINIONES A FAVOR Y EN CONTRA


Figuras influyentes analizan a PERFIL

A propósito del número especial mil, un amplio abanico de políticos, empresarios, analistas, economistas explican qué les gusta del diario.

Stolbizer, Rottemberg, Sarlo, Vila, Durán Barba, O’donnell.
Stolbizer, Rottemberg, Sarlo, Vila, Durán Barba, O’donnell.
Foto:Cedoc

Margarita Stolbizer
Diputada nacional FAP

El diario PERFIL es un espacio de expresión inclusivo,  contempla diferentes estilos de periodistas  con amplias perspectivas. Abunda el debate de ideas, notas de opinión, editoriales y columnas, los reportajes bien extensos de Magdalena o Jorge Fontevecchia, justamente por lo exhaustivos, al entrevistado lo llevan a definirse en todos los temas, destacándose también la diversidad y pertinencia de dichos protagonistas.
El diario comprendió la velocidad del momento con Perfil.com, mientras que con la edición papel busca lo que los demás no vieron sobre el mismo tema, encontrando verdaderas perlas de la información. A veces, tal vez (aunque pocas) buscando la diferencia, se tienta en detalles de color, no significativos en términos de debate político. Me refiero a registrar a algún dirigente político en una situación cotidiana, corriente, yendo a comprar al supermercado en ojotas. La existencia de  “ombudsman del lector” también ha sido una herramienta muy interesante, un espacio destinado a la autocrítica y a oír a los lectores
“Periodismo puro” tal como se define, en tanto cuestionador y crítico, ha sido un valor central, al punto de sufrir perjuicios económicos notables. Tal es el caso con la pauta publicitaria oficial. Que de hecho, por  decisión de Néstor y Cristina Kirchner, los perjudicó y fue la Corte Suprema de Justicia de la Nación quien consideró una arbitrariedad la decisión del Gobierno y una violación a la libertad de expresión.
La independencia de opinión favorece y respeta al lector en su derecho de acceso a la información y del ejercicio de su libertad. ¡Feliz aniversario!

 

Carlos Rottemberg
Productor teatral

Ante esta celebración por las mil ediciones del diario PERFIL, se me ocurre puntualizar tres razones por las cuales adherirme.
La primera: valoro el hecho de haberse animado “a barajar y dar de nuevo”, después de un primer revés, lo que hoy permite celebrar este número de entregas.
La segunda: el encontrar una similitud (permítaseme paradójico pensamiento) entre el diario y lo que ocurre con el gobierno nacional: a ambos, cuando quieren pegarles, lo hacen por derecha y por izquierda, lo que equivaldría a suponer que mantienen una posición equidistante a ciertas presiones.
La tercera: el resultarme amigable en su lectura hasta en temas álgidos, y el haber experimentado la libertad de expresarme en algunas columnas de opinión cuando me las han pedido, incluso en una muy extensa y ponderativa de mi parte hacia el ex presidente Kirchner en ocasión de su fallecimiento, sin objetar palabra alguna a mi escritura.
Entiendo que quienes defendemos la libertad de expresión tenemos motivo para festejar.


Julián Domínguez
Diputado nacional FPV
 
Lo que más me gusta de PERFIL es el mismo hecho de que haya llegado a las mil ediciones y se haya consolidado como una voz respetada en el debate ciudadano, porque creo firmemente que cuantas más voces haya, más sólida será nuestra democracia. Y es particularmente relevante el hecho de haber superado el boicot del grupo mediático más poderoso de la Argentina y, después de aquella frustrada experiencia de fines de los 90, resurgir en 2005 y mantenerse como una empresa pujante y en crecimiento. Todo un símbolo de algunas cosas que pasaron en nuestro país en estos últimos años.
Como lector me gusta el diseño moderno y ágil que les da atractivo visual a los artículos sin que ello implique una drástica reducción del espacio dedicado a los textos, como sucede en otras publicaciones. Me gusta la parte “blanda” del diario, en especial una pequeña sección a la que considero un gran logro semanal de ingenio y calidad en la realización: La Metamorfosis.
Lo que no me gusta es su rasgo excesivamente opositor. Respeto y valoro el espíritu crítico que anima la línea editorial del medio, pero creo que a veces el contenido periodístico se ha desbalanceado y ha conducido a un ataque desproporcionado, desmedido, hacia la figura de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.


Beatriz Sarlo
Escritora / ensayista

PERFIL tiene como principio la libertad de opinión irrestricta. En ese sentido, responde al decálogo de grandes diarios. Pero la diferencia perceptible es que en PERFIL no hay ninguna zona tabú. No tiene posición editorial sobre el Papa, las religiones o el aborto. Eventualmente, su director podría pronunciarse, pero sería bien visto que se le contestara en la edición siguiente.
No existe dirección ideológica ni espíritu empresarial que planee como sombría advertencia sobre la conciencia de quienes escribimos. Claramente, el diario no es kirchnerista (y el Gobierno lo ha penalizado con la distribución de la pauta publicitaria). Tampoco favorece a los candidatos presidenciales que los encuestadores consideran  aspirantes firmes. Estoy segura de que, si yo fuera kirchnerista, no sería excepcional que publicara en PERFIL. A diferencia de Página/12, que pone alambre de púa para detener a los indeseables según su clara línea editorial, publican en PERFIL Artemio López, José Pablo Feinmann, Horacio González.
Fue el diario donde colaboró Eliseo Verón en sus  últimos años: había escrito en La Nación y en Clarín, pero terminó escribiendo en PERFIL (sólo eso da para pensar sobre un estilo hospitalario que necesitan incluso los más consagrados). Imposible olvidar la cólera intelectual, bien investigada, razonada con efervescencia, de Pepe Eliaschev. PERFIL es un producto peculiar del periodismo argentino. Espero, imploro, que se entienda que estoy hablando de PERFIL como producto periodístico, no como patronal.
No conozco otro medio dispuesto a soportar todas las semanas las columnas de Guillermo Piro: eruditas, originales, divertidas, pendencieras. Tan inteligentes como la impecable escritura de Daniel Link, que, con originalidad temática y desparpajo, ha creado un ícono gay que no cansa con los piadosos lugares comunes. Agrego las intervenciones de Fabián Casas, críticas y, al mismo tiempo, de una benevolencia difícil. Tomás Abraham siempre escribió cuanto quiso en la longitud que le pareció necesaria. La longitud: otro rasgo que se reduce como si sufriera un maleficio, y que PERFIL maneja con mayor flexibilidad por la combinación de la web y el papel, del cuerpo central y de los suplementos. PERFIL, como todas las publicaciones impresas, sabe que su futuro está en alcanzar la convergencia más astuta de plataformas digitales y materiales. Su futuro es un juego de estrategia con grandes obstáculos.
Me disgusta profundamente el amarillismo, y PERFIL ofrece porciones fuertes de ese color populista, al que sucumbe incluso estropeando lo mejor de la cobertura de una noticia. De todos modos, vivo en un mundo periodístico concreto. La objetividad periodística es una suma de noticias, de escrituras, de géneros y de gráfica (notablemente innovadora en este caso). Hay que ver qué resultado da esa suma en el tiempo. PERFIL presenta un resultado con sus primeros mil números. Un cínico podría decir: “El negocio de PERFIL es la libertad de opinión”. Podría responderse: es buena esa mercancía.


Sergio Berensztein
Politólogo

Expresión de pluralismo, de espíritu crítico, de diversidad de ideas y visiones: una vívida y necesaria bocanada de aire fresco que nos hace mantener la esperanza de que una mejor democracia es posible a pesar de los pavorosos problemas que venimos arrastrando desde hace tantas décadas. Tal vez desde siempre.
Que son tanto de índole institucional (hiperpresidencialismo, hiperestatismo, centralismo fiscal y administrativo extremo, fragmentación de la sociedad civil, atomización del sistema de partidos) como de cultura política (autoritaria, corporativa, confrontativa, personalista y cortoplacista). Eso ha sido en mi opinión PERFIL en estas primeras mil ediciones.
Me encantaría encontrar pronto en sus páginas más y mejores debates justamente sobre estos temas estructurales, estratégicos, imprescindibles para mejorar el arsenal conceptual que necesitamos para pensar más y mejor el país. Mirando al mundo como laboratorio, con curiosidad y sin prejuicios, aprendiendo de experiencias comparadas, no para copiar acríticamente sino para enriquecer nuestra capacidad analítica. PERFIL puede ser una plataforma fabulosa para imaginar un país mejor, para esbozar las nuevas bases de una Argentina más justa, libre, estable, integrada y sustentable.


Daniel Vila
Empresario televisivo

Desde que salió PERFIL es un diario de avanzada y lo sigue siendo hoy. Por empezar, hay que decir que es un periódico, no un diario. Al salir los sábados y domingos revolucionó el mercado gráfico, fue un verdadero hallazgo. Soy admirador de la tipografía y del contenido fotográfico. Las infografías son excelentes también.
PERFIL combina muy bien el contenido de un diario más el que tiene una revista. Es un periódico arrevistado. Esto es lo que lo hace más entretenido, encontrás de todo: notas color, de fondo y de análisis. Por eso nunca te podés aburrir.
 El lector que lo va a comprar se encuentra siempre con una cosa nueva el fin de semana. Lo siento además como un buen termómetro de lo que sucede en la realidad del país. Son muy pocas cosas las que no me gustan. La sección Humor es una de ellas. No me termina de cerrar. Le pondría más ingenio y producción.


Juliana Awada
Empresaria

Me gusta el diario. Lo leo los sábados y los domingos. Lo que más me gusta es el contenido de editorialistas que tiene. Es variado e interesante. Me agrada además el formato de diseño que tiene. Suelo verlo todo en general y, cuando hay una nota que me interesa más, la leo en su totalidad.
Lo que le cambiaría es que no sea bisemanal, sino que salga todos los días. Me gustaría ver el mismo producto siguiendo la información del día a día.


Pacho O’Donnell
Escritor/ historiador
 
A PERFIL no le cambiaría nada, lo leo religiosamente todos los fines de semana. Se ha consolidado no como un segundo diario sino como un primero de fin de semana. Excelentes periodistas, excelentes director y jefes de sección, excelentes colaboradores.
Me atrae su virtud pluralista, no comprometida, lo que lo diferencia claramente de los demás diarios de la mañana. Aunque no me parece reprochable que alguno elija hacer ostensible su orientación polítco-económica, siempre y cuando no la contrabandee.
No ignoro que durante su trayectoria PERFIL ha debido superar graves dificultades y que lo hizo con pasión y obsecación periodísticas y, por qué no, patrióticas.
Además, a título personal, le agradezco que haya sido generoso con la publicación de mis colaboraciones. Felicitaciones por los primeros mil.


Jaime Durán Barba
Asesor político
 
PERFIL es uno de los periódicos latinoamericanos que encarnan la libertad de expresión. Se puede discrepar claramente con el pensamiento de quienes lo dirigen sin problemas. Su riqueza está en la diversidad de quienes opinan en sus páginas, desde intelectuales de la talla de Eliseo Verón o Manuel Mora y Araujo hasta barrabravas del mundo político que incluso insultan a sus colegas. Eso hace más interesante su lectura. Después de todo, es mejor tomar la vida como comedia que como tragedia.
Los medios escritos nacieron para incitar a pensar, a polemizar, la radio y la TV para divertir e informar.  En la sociedad actual las primicias viajan por la Internet los medios escritos permanecen como el medio el espacio que permite reflexionar. Perfil cumple esa tarea yendo más allá del dato superficial, informando con profundidad, inquietando al lector.  Debemos seguir en esa línea, profundizarla, intensificar la polémica sin límites.
Hay un diálogo de sordos entre algunos de los que escribimos regularmente en el periódico, que podría subsanarse con reuniones periódicas, no para que llegar a unanimidades que ensombrecen el progreso, sino no para enriquecer las discrepancias.

 

Sergio Massa
Diputado nacional FR

El aniversario de un medio de comunicación siempre es una fiesta. Yo tuve la suerte de crecer en la Argentina de la democracia y, durante todo este tiempo, aprendí que a las instituciones y a la libertad de expresión sólo se las sostiene respetándolas. Además, tenemos que entender que cuando los medios públicos y privados garantizan la pluralidad, se convierten en la piedra angular del sistema democrático y sus instituciones.
Por eso, los medios plurales suelen convertirse también en un obstáculo para el poder de turno. Diario PERFIL lo sabe. Lo ha sufrido y lo sufre en carne propia.
Afortunadamente, vienen nuevos tiempos en la Argentina. Tiempos en los que el poder político ya no podrá tener más miradas sesgadas hacia la prensa. Ya no hay espacio para esto. La sociedad argentina aprendió que si el poder político mira de manera sesgada a los medios de comunicación, está mirando de manera sesgada a esta democracia que tanto nos costó recuperar.


Tomás Abraham
Filósofo

Seré breve. Me gusta la calidad de sus columnistas. Me gusta la diversidad de opiniones. Me gusta el trato y la confianza recíproca con los editores. Y lo que no me gusta no me acuerdo. Abrazo y felicitaciones.


Darío Lopérfido
Director del Teatro Colón

Celebro que un medio independiente cumpla mil números. La verdad es que en los últimos años he visto una distorsión como no había visto en la cuestión de los medios en la Argentina, en relación con los medios y en relación con el poder, donde se premia a algunos y se castiga a los otros. En ese sentido, más allá de que pudieron en algún momento, como corresponde, haber sido críticos conmigo o con alguna cosa con la que yo estaba involucrado, yo soy un defensor furioso de la libertad de expresión y creo que los medios contribuyen muchas veces a que la política se entienda mejor. Con sus investigaciones en la Argentina en los últimos años se descubrieron muchas cuestiones vinculadas al mal uso de la política.
Sé que los medios de Editorial Perfil han sido castigados con la pauta oficial y que lleguen a mil números lo celebro como una cosa buena de la democracia: que existan este tipo de medios.


José Miguel Onaindia
Ex director del Incaa

PERFIL es un medio donde me entusiasma colaborar porque cumple con uno de los valores más destacados de la democracia contemporánea: la diversidad. En sus páginas se encuentran opiniones de periodistas y colaboradores de orígenes distintos, tanto en lo político como en sus formaciones, así el diario no es un monolítico bloque de opiniones, sino un mosaico donde un lector sagaz puede sacar sus propias conclusiones. Leer en un mismo medio opiniones divergentes sobre la realidad enriquece el debate y colabora con la pacífica práctica del disenso.
Es muy interesante que se les haya dado posibilidad de comunicación masiva a escritores y artistas representativos de las principales corrientes culturales de la actualidad y que todas las semanas puedan tener contacto con un público más amplio que el que accede a sus obras.
La edición gráfica tiene un diseño que hace muy fácil su lectura. A mí no me pasa lo mismo con la edición online, pero asumo que mis habilidades informáticas son limitadas y que la dificultad para encontrar artículos tenga origen en esa limitación.


Sebastián Casanello
Juez federal

Pienso que PERFIL ha logrado construir una identidad. Ha podido escaparle a los lugares comunes y, por fortuna, todavía no se ha hecho predecible: no asquea ni empalaga.
Creo que eso le ha permitido ampliar sus fronteras a la hora de escoger y trabajar las noticias. Un incentivo para los lectores es encontrar coberturas y materiales que no suelen aparecer en otros medios, algo que posiciona a PERFIL por encima de ciertas agendas muy rígidas y sospechosamente controladas.
En cuanto al trabajo de sus periodistas, es grato encontrar que todavía respetan algunos protocolos, lo que demuestra una responsabilidad que lamentablemente no abunda. Esperemos que no la pierda y que, de igual modo, termine de consolidar aquello que lo ubica dentro de los medios que uno considera serios.


Pablo Micheli
Titular CTA opositora

Es destacable el tratamiento de la información a través de la opinión desarrollada por el grupo de columnistas de vasta trayectoria que integran el diario. Con cada profesional han logrado cubrir aspectos de la actualidad a través de voces autorizadas. A esto, se le suma la cantidad de suplementos que tiene el diario que hacen de cada sección, su mundo.
Sin dudas PERFIL nació siendo un diario con características singulares: frecuencia bisemanal, primer diario digital. Pero, en esta etapa de resignificaciones, discusiones y disputas que atravesamos, la iniciativa de incluir un tratamiento especial y permanente de temáticas actualmente relegadas, podría distinguirlo aun más. Tal es el caso de la lucha de los pueblos originarios, la presencia cada vez más fuerte de los movimientos sociales en Argentina y América Latina, el rol del trabajador en la producción de la riqueza del país y decenas de razones que día a día construyen nuestra CTA-A y que hoy son postergados por la mayoría de los medios masivos de comunicación.


Daniel Scioli
Gobernador bonaerense

Saludo en las mil ediciones al diario PERFIL. Durante estos años crecimos como nunca. Llegó el tiempo de escribir entre todos la próxima agenda del desarrollo. Mi compromiso es con el trabajo argentino, la industria nacional, la defensa de los derechos humanos y el desendeudamiento. Es seguir incluyendo, industrializando la ruralidad y federalizando la industria nacional, aumentando aún más la productividad y la competitividad para seguir atrayendo la inversión. Es vincular la producción, la ciencia y la tecnología con la educación.  Es seguir luchando contra la mortalidad materno infantil, a partir de políticas sanitarias inclusivas.
Mi compromiso es crear Unidades de Pronta Atención UPA 24 horas en las principales ciudades. Mi compromiso es con la seguridad democrática. Luchando contra el narcotráfico, la trata y toda forma de violencia contra las mujeres.  Creo en construir sobre lo construido. No en volver a empezar. Lo importante no es cambiar por cambiar, sino hacerlo mejor.


María O’Donnell
Periodista

Como lectora ávida de diarios, siento que el aporte de PERFIL a los sábados y domingos enriquece el fin de semana. Desde sus comienzos, valoré que tuviera un espacio para la autocrítica con una doble página a cargo de un “defensor del lector” que, por más antipático que su rol pueda resultar en la redacción, señala errores propios. Si hablamos de transparencia, debo decir que al comienzo me desorientaba la mezcla de noticias duras con notas más “arrevistadas” que el diario propone desde su portada. Me perdía un poco: sentía que era más revista que diario. Con el tiempo –que presumo necesario para que madure un proyecto tan alocado como el de sostener un diario que sale dos veces por semana– encuentro en PERFIL cada vez más textos que me invitan a la lectura. Aprecio las crónicas con opinión, los puntos de vista originales, el desconcierto que genera el periodismo que no se somete a la lógica binaria de estos tiempos y los debates cruzados. No es un diario fácil de encasillar, y puede que allí resida su mérito: feliz aniversario.


Gustavo Grobocopatel
Empresario

Los domingos compro –¡¡¡y leo!!!– PERFIL. Quiero tener una mirada diferente, algo que me sorprenda. Recorro sus numerosas notas de opinión, me pierdo en las ideas de muchos “originales” que las escriben, me leo las interesantes y hondas entrevistas de Jorge Fontevecchia, las de la joven Madgalena y las numerosas notas de actualidad que destilan periodismo.
PERFIL no sólo me sorprende, me divierte, me interesa, a veces me duele, a veces me desafía. Desde hace mil veces, imprescindible.


Mauricio Macri
Jefe de gobierno porteño

En primer lugar, felicitarlos por las 1000 ediciones, con lo que significa hoy alcanzar esa cifra en la Argentina, especialmente por la discrecionalidad en la distribución de la pauta oficial que ha permitido la subsistencia de medios aparecidos en los últimos años pero que ha marcado la caída de otros.
Por tal motivo, celebro la independencia y autonomía con la que PERFIL se ha venido manejando estos años, a pesar de las enormes injusticias que sigue soportando por parte del gobierno nacional.
Hace tiempo que dejé de leer los diarios y me informo a través de otros medios. Pero de PERFIL destacaba sus notas editoriales, al tiempo que consideraba en las notas referidas a mi persona o al espacio del PRO, que faltaba una mayor profundidad en el chequeo de la información.


Martín Redrado
Economista
 
En toda su trayectoria, PERFIL se ha diferenciado por establecer ese grado de independencia que le permite ser una herramienta válida a la hora de estar informado y tomar decisiones en cada uno de nuestros ámbitos de acción.
Jorge Fontevecchia, Nelson Castro, Magdalena Ruiz Guiñazú, Alfredo Leuco, Beatriz Sarlo, Roberto García, entre otros componen esa diversidad y calidad de análisis que nos permiten a nosotros los lectores, estar de acuerdo o disentir, pero siempre, y en cualquiera de los casos, con la sensación de estar juntos y comprometidos con la búsqueda de verdad. En este aspecto, profundizar en periodismo de investigación es una tarea cada vez más necesaria, en particular en una Argentina donde los gobernantes desean tapar todo.
En estos años PERFIL se ha convertido en un infaltable compañero de los desayunos de los fines de semana. Mis felicitaciones por estas primeras mil ediciones, y mi deseo que sigan muchas miles.


Alan Faena
Empresario / Faena Group

Disfruto mucho el leer PERFIL por el nivel de sus notas, por su independencia y calidad de investigación, también por su calidad de diseño e impresión.
Es muy importante tener en la Argentina un diario de opinión que refleja el trabajo y aporte de diferentes colaboradores, columnistas, expertos y periodistas en el análisis de lo que sucede en temas como la cultura, la ciencia. Es un medio con ideas.
Para las próximas mil ediciones, seguiría ahondando el mismo camino.


Roberto Lavagna
Economista

Mil ediciones de un periódico papel es, sin duda, cosa para festejar. En un mundo donde parece que el papel está destinado al cajón de los recuerdos, es bueno encontrarse sábados y domingos con el café, la medialuna y PERFIL.
Es, además, igualmente interesante el arriesgado, y por lo visto exitoso, casamiento del papel del fin de semana con el portal de internet. Quizá sea un anticipo del futuro. El goce del papel no puede ni debe desaparecer pero puede convivir con las nuevas vías de comunicación.
Ciertamente, volviendo a las mil ediciones, no hay por qué estar de acuerdo con todo lo publicado –así es la democracia, el maravilloso antídoto contra el pensamiento único– pero hay que reconocer que PERFIL aporta un plus al mundo periodístico del país. Por varias razones: el manejo de análisis y escenarios diferentes; el razonamiento sobre hipótesis alternativas; por la puesta en escena, con una luz distinta, sobre los protagonistas o por la incorporación en las noticias de nuevos actores.
Tampoco hay que olvidar las entrevistas donde el interés y la calidad de la discusión dependen tanto de las preguntas como del propio entrevistado. Nadie puede argüir la superficialidad de los temas ni la brevedad que lleva usualmente a la jibarización del pensamiento. Otro tanto cabe decir de las numerosas columnas propias o de invitados, en general reflejando posiciones e intereses distintos.
Parte del plus de PERFIL es, por último, la importancia a lo internacional, esencial para hacer tomar conciencia a una sociedad con cierta tendencia al pensamiento autocentrado y, en el extremo, autista.
Mientras terminaba esta pequeña esquela respondiendo a la invitación del diario, me preguntaba por qué PERFIL invitó a estas notas, y me acordé de algo que escribió Michel Houellebecq: “Se siente la necesidad de mostrar su trabajo al mundo, menos para recoger su juicio que para tranquilizarse a sí mismo sobre la existencia de ese trabajo, e incluso sobre su propia existencia” y para escapar a la posibilidad de que se cumpla la idea de que “en el seno de una especie social la individualidad no es más que una breve ficción” .


Federico Delgado
Fiscal federal

Hegel decía que la lectura de los diarios era la plegaria matutina del hombre moderno. No escapo a la aseveración hegeliana. Leo con fruición todo lo que encuentro. Obvio, leo muchos diarios. Disfruto analizar los diferentes planos a través de los que se construyen las noticias.
Frecuento cada día PERFIL. Su edición digital y la escrita del fin de semana. PERFIL es parte de ese conglomerado de relaciones sociales que llamamos “sociedad argentina” que, al menos en el aspecto discursivo, está atravesada por diferentes miradas.
Los medios de comunicación,  se paran desde posiciones muy claras frente a ese fenómeno. La edición escrita de PERFIL, y esto no es un cumplido,  está envuelta en esa palabra que los griegos llamaban “parresía”. Su significado varió con el tiempo. Me interesa el socrático: una disposición a decir todo con valentía,  libremente y asumiendo la responsabilidad de esa decisión, pensando en el bien común. No es poco en tiempos habitados por un egoísmo líquido. ¡Felicitaciones!


Magdalena Ruiz Guiñazú
Periodista

Siempre me pareció interesante palpar la realidad a través de las distintas miradas de los colegas que, con su firma, analizan el mundo que nos rodea. No es cuestión de coincidir o no, sino de la posibilidad de ampliar nuestro propio espectro a través de otros pensamientos. También el formato es fundamental para poder leer con comodidad.
Del mismo modo, los suplementos traen el complemento que hace al tiempo del lector de fin de semana. Detenerse en las fotografías suele ser, a veces, tan interesante como la lectura. Muchas veces una mirada, un rictus o una sonrisa van más allá de lo que puede ser un epígrafe. Y, por suerte, nuestros colegas fotógrafos tienen un excelente nivel.
Durante estos diez años de permanencia en el diario, hemos observado la constante preocupación por el comentario de la noticia que, como señalábamos, no tiene por qué coincidir con nuestra mirada pero que, en cambio, abre el espectro personal de cada uno.


Ernesto Sanz
Senador nacional UCR

La edición número 1000 de un medio de comunicación es una oportunidad para hacer un balance, mirar el camino recorrido, observar el lugar donde uno se encuentra y proyectar el rumbo a seguir.
En la Argentina de 2015, esa observación es aún más necesaria. Comunicar con una mirada crítica y franca en nuestro país, no es fácil.
Celebro que PERFIL esté festejando su primer millar de ediciones, y festejo especialmente, que llegue a esta fecha sin haber renunciado a su esencia, que podemos compartir más o menos, pero que se ha convertido en una invariable conducta editorial.
Creo que el valor cardinal de PERFIL es la credibilidad que ha construido con su coherencia y la profundidad de los análisis periodísticos propios de un plantel humano de alto nivel profesional. Podemos tomar el diario y leer los apartados de política, deportes, ciencia o economía, que en cada uno de ellos encontrará información analizada con profundidad.
En la columna del debe, tengo dos observaciones. Primero, me gustaría que este periódico papel incorpore ediciones los días de semana. Y como sé fehacientemente, que editar un diario tiene altos costos y dificultades, vinculo esta cuestión a una decisión ajena a PERFIL. Entre las cuestiones negativas de estos años, está el pleito judicial que tuvo que iniciar contra el gobierno nacional por discriminación en la distribución de pauta publicitaria. Sin dudas, la historia de ese caso judicial, resume mucho de lo que ha sido hacer periodismo crítico en la Argentina en los últimos doce años.
Espero que esta celebración sea una más de una larga historia de periodismo de calidad, análisis y sobre todo, credibilidad.


Facundo Manes
Neurólogo

La aparición y pervivencia en el tiempo de un medio de comunicación en nuestro país siempre es una buena noticia. Y doblemente en el caso de PERFIL, además, que en todos estos años ocupó y ocupa esa necesaria voz disonante en el concierto de medios de comunicación de Argentina, al promover como militancia el discurso crítico al poder de turno, pero también al proponer temas y abordajes inexplorados porque no ocupan la agenda social y política del corto plazo.
PERFIL parece decir en los dichos lo que ejerce en los hechos: la libertad de prensa. Y ese imperativo de ser libres los lleva a ventilar y poner en cuestión elementos sumamente necesarios a partir de información veraz, pero también, debo decirlo porque lo sufrí en mi propio nombre, a veces los empuja a incurrir en equivocaciones o falsedades. También es cierto que, cuando sucedió en relación con mi persona, y quise aclararlo, tuvieron la honestidad de aceptarlo y corregirlo.
En todos los casos, siempre es mejor que exista una libertad de prensa plena, permanente y para siempre, y que los diarios de nuestro país la encarnen y lleven adelante el objetivo de alimentar nuevos debates, nuevas ideas, noticias del pasado, del presente y del futuro.


Julio Cobos
Diputado nacional  UCR

A la hora de encontrar atributos en PERFIL, y en cuanto a la estética, sin dudas las fotografías y el color toman la vanguardia, seguidos por las infografías. El tamaño es cómodo y facilita la lectura. En cuanto al contenido, siempre cuenta con buenas notas de coyuntura y columnas de opinión.
Creo que el elemento distintivo son los reportajes profundos y extensos, característicos de PERFIL, que permiten conocer mejor al entrevistado. En cuanto a su contenido, PERFIL a veces divulga cosas del ámbito privado de las personas. Creo que en ocasiones esto desdibuja el límite entre lo público y lo privado. Si bien pueden ser notas que invitan a la compra de más ejemplares, creo que la intimidad debe ser preservada; no es objeto de información.


Carlos Ares
Periodista

Según los manuales clásicos del periodismo, una noticia bien escrita y presentada con todos los detalles de la información debe responder a seis preguntas: qué, quién, dónde, cuándo, cómo, por qué. Con los años de experiencia en el oficio comprendí que, si le añadimos por ejemplo un “con quién”, en realidad esas preguntas corresponden a las que en definitiva nos estamos haciendo constantemente sobre nuestras vidas.
De tal modo, suelo leer el diario como si me mirara en un espejo que, a la vez, me da respuestas y me hace preguntas. Como se sabe, los fines de semana el tiempo transcurre a otra velocidad y el diario PERFIL, que aparece sólo esos dos días, sábado y domingo, logra convertir el espejo en un holograma donde podemos vernos completos y hasta dialogar, discutir, intercambiar ideas con nosotros mismos.
Es un fenómeno extraño. Las noticias alcanzan otra profundidad. Tocan ahí donde, por una razón o por otra, nos duele la sociedad que compartimos, ese país que somos. Así es que, creo, hojeamos el diario como si pasáramos página a lo que, tal vez, pensamos que no podemos cambiar. Sin embargo, cada fin de semana insistimos en leer, en querer saber, qué se dice, qué se sabe, qué se piensa, qué se opina. Porque, aun sin entender demasiado por qué, sabemos que en eso nos va la vida.
Y el fin de semana pasa. Y el lunes, y el martes, y así, y se extraña el diario como a un amigo que acompaña, que se sienta, toma café con nosotros y pregunta cómo va tu vida. Será que el diario es aquel “con quien”, la pregunta que completa la noticia bien escrita.


Jorge Altamira
Dirigente del Partido Obrero

Todo diario o bisemanario tiene sus puntos fuertes y puntos débiles. En la sección Ideas se desarrollan  temas políticos, filosóficos, históricos, económicos, que en general expresan posiciones convencionales, o sea que están ausentes los desarrollos antagónicos; el carácter empresarial de los medios pone límites insalvables al periodismo.
La sección El Observador suele tener investigaciones de temas y dramas sociales que aportan datos importantes de la realidad.
Los títulos, especialmente los de tapa, a veces no se condicen con el contenido de las notas. Los títulos son la parte más difícil de una edición, pues se trata de evitar la vaguedad o el sensacionalismo. Los trabajadores de los medios deberían expresarse por medio de editoriales propios.


Ana Rosenfeld
Abogada

Me encanta la dinámica que tiene el diario. Es de fácil lectura, la forma en que se da la información es muy interesante y amena. Está muy clara la redacción, algo que no pasa en todos los diarios. Otra cosa que me gusta es que tiene buena impresión. Es muy interesante el enfoque en general de todas las notas.
Me gusta el lugar que se les da a las fotos y soy fan de la revista de los domingos.
Si tuviera que cambiar algo, modificaría el tamaño del diario para leerlo, lo haría un poco más chico para que sea más manejable.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Editorial Perfil
  • Diario PERFIL
  • 1000 ediciones
  • crítica de políticos e intelectuales
  • prensa escrita