MEDIOS


Fontevecchia habló con Majul: "Toda crítica que nos hizo el kirchnerismo nos va a mejorar"

Explica por qué cuando comienza un gobierno, criticarlo hace que un medio pierda audiencia y por qué hay que hacerlo de todos modos. Audio. 

Luis Majul entrevistó a Jorge Fontevecchia en su programa
Luis Majul entrevistó a Jorge Fontevecchia en su programa "La Cornisa".
Foto:Cedoc

El periodista Luis Majul entrevistó en su programa ‘La Cornisa’ al CEO de la Editorial PERFIL, Jorge Fontevecchia, y autor de “Quiénes fuimos en la era K”. Durante su charla, analizaron las presiones sufridas por el periodismo desde el Gobierno y de cómo se paran los medios de comunicación y los periodistas en este momento de la actualidad, de transición, dado que el próximo presidente de la Nación dejará de ser Cristina Fernández de Kirchner. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

—¿Por qué decís que el periodismo en general y los periodistas tenemos que ser críticos desde el comienzo con el próximo gobierno, no va a contramano de la luna de miel que le otorga la sociedad a cualquier gobierno que asuma? 

—Es cierto y te hace bajar el rating también. La audiencia, muchas veces, cuando decís cosas que no le gusta, cambia de radio, de canal, de revista. Te lo voy a poner en términos médicos: se dice que cada hora de inversión en profilaxis es equivalente a cuatro horas de terapia. Agarrar los problemas a tiempo es fundamental en cualquier ámbito de la vida. Ahora, da más trabajo. Te tenés que independizar no sólo del poder sino también de la audiencia. Vos necesitás que tu mensaje llegue, me refiero a que hay que pagar algunos precios como perder algún punto de rating o algunos lectores pero también te tenés que independizar (los medios de comunicación, como empresa); de las ventajas que pueden obtener en esa luna de miel inicial. Yo lo que veo es que hay una lógica sistémica que se repite en los distintos gobiernos democráticos. Los primeros años hay una luna de miel, a mi juicio excesiva, y luego todo lo contrario, como si fuera un péndulo y se le critica todo. Me parece que ambas actitudes son equivocadas. Si vamos a un ejemplo de las personas llevado a la psicología social, es histérica. Creo que echarle la culpa sólo a los gobernantes de cómo nos va es una parte del problema. 

Yo escuchaba recién cuando estaba esperando para hablar con vos que decían que "estaban podridos". Bueno, si están podridos es porque algo está podrido no porque ellos están podridos de algo. Sería bueno reflexionar si cuando se vaya el kirchnerismo van a dejar de estar podridos. 

— Sí, yo creo que no va a ser nunca así. Ahora, ¿vos creés que el gobierno, desde 2003 hasta ahora, triunfó en su intento de combatir al periodismo crítico, dividir al periodismo en general y ganó con esa estrategia? 

—No, yo creo que va, a la larga nos hizo un favor. Yo tengo una mirada niestzcheana, que es esa frase tan repetida que aquello que me hiere y no me mata me hace más fuerte. Son los desafíos los que te hacen crecer. La satisfacción te lleva al reposo, el brazo de hielo de la necesidad nos hace actuar. Yo creo que toda crítica que el kirchnerismo nos hizo nos va a mejorar, a tomar parte de esas críticas como al Gobierno durante todos estos años seguramente le sirvió para crear cierto grado de mística interna pero desde el punto de vista de vencer al periodismo profesional, no. Me parece que esas son utopías porque vencer al periodismo profesional sería más o menos como discutir vencer a la necesidad de la gente de tener constructores de sentido. En toda la historia de la humanidad hubo constructores de sentido, no sólo los periodistas que lo somos desde hace 400 años, más o menos desde que Gutenberg permitió que hubiera prensa masiva, pero antes también había constructores de sentido, la sociedad necesita constructores de sentido. En una época fueron los poetas, después los filósofos, después los religiosos...

— Sabés que yo no comparto eso con vos. Porque planteado así como lo planteás parecería que el Gobierno le hizo un servicio a la sociedad descubriendo los defectos del periodismo. Yo creo que lo que hizo en general fue utilizar su enorme poder para agredir y descalificar, no siempre para discutir los errores del periodismo profesional y crítico, que los tenemos. Para mí, fue una batalla completamente sórdida de persecución. No me voy a poner como ejemplo a mí, te pongo como ejemplo a vos. A vos te dijeron de todo y no siempre vinculado con tus decisiones profesionales. 

— Sí, pero una cosa no quita la otra. Obviamente que este Gobierno, en el ataque al periodismo, ha pervertido buenas acciones para malos fines. Muchas veces el Gobierno se ha especializado en tomar reclamos existentes, demandas existentes que había en la sociedad, para sus fines, de alguna manera, tergiversándolas. El mejor tema es el de los Derechos Humanos. Evidentemente existía una crítica social respecto del periodismo pero no pertenece al kirchnerismo en lo más mínimo, es mundial. A veces somos un poco provincianos en eso, nos creemos el ombligo del mundo. La discusión sobre el periodismo y la subjetividad es algo que viene, yo te diría de mediados del siglo pasado, crecientemente, en la Argentina llega en los ´90. En la Facultad de La Plata ya tenés títulos publicados contra el periodismo en 1995.

El kirchnerismo no plantea el problema de la discusión de la legitimidad de la discusión de los medios, su representatividad y credibilidad, es un tema que plantea el kirchnerismo, no lo plantea. El kirchnerismo se sube a ese reclamo preexiste, lo convierte en una bandera propia. Y como todas las cosas, lo subvierte, lo mancha. Pero uno tiene conciencia...

- ¿Pensás que la grieta nos va a ayudar a ser mejores?

- Hay muchas grietas. Pero hay una que me preocupa más: la de la superficialidad y profundidad en el periodismo. Me parece que es más grave todavía. Yo tengo una mirada, siempre te hace mejor la lucha frente la adversidad y tener que superarla. Pero creo que nos va a hacer mejores.

Nosotros justificamos nuestra existencia como periodistas diciendo que somos críticos de los gobiernos porque los ayudamos a mejorar. Si sostenemos que le hacemos un bien a los gobernantes criticándolos para correrlos del error, no podemos creer que la crítica a nosotros no tiene que generar un efecto similar.

Lo que sí tenemos que marcar es que el kirchnerismo no lo hace con un ánimo de mejorar el periodismo. Lo hace con ánimo de perseguir, no cabe ninguna duda.

- ¿Qué es "Quiénes fuimos en la era K"?

- Es un trabajo de Planeta, extrayendo el núcleo de sentido de los textos que escribí en las contratapas del diario Perfil, y sacándole cualquier grado de connotación con la coyuntura del momento y que hoy estuviera desactualizado. Esto tiene que ver con los 10 años del Diario.

Es una obra que tiene como foco no el kirchnerismo sino la sociedad. Toma al kirchnerismo como un síntoma, donde nosotros, los periodistas, los jueces, distintos sectores de poder y el ciudadano de a pie pueden verse reflejados y, al mismo tiempo, mejorar en el próximo ciclo presidencial.

Lo vuelvo a leer y para mí es un texto nuevo. Hicieron una cosa realmente creativa. Ahí uno toma conciencia de que lo que uno escribe y dice lo trasciende, cobra vida independiente de uno y se resignifica continuamente.

 



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Luis Majul
  • Jorge Fontevecchia
  • entrevista
  • periodismo