MEDIOS

Majul: "Gvirtz y Víctor Hugo van a terminar como Neustadt"

En un anticipo del regreso de "La Cornisa", habló de prensa y kirchnerismo. Video.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Cuando Luis Majul haga la apertura por decimoquinta vez de su clásico programa periodístico La Cornisa, por America TV, al mismo tiempo le estará enviando una "señal de resistencia" al oficialismo ya que "me consta que pidieron mi cabeza muchas veces". Así lo sentenció el periodista en un mano a mano con Perfil.com en el que analizó "la cooptación de periodistas" por parte del gobierno.

Los días previos a salir al aire, en La Cornisa Producciones se respiraba ansiedad. "El primer programa no vamos a poner humor porque necesitamos perfeccionar las máscaras", se sinceró Luis Majul ante este portal, tres días antes de dar comienzo al ciclo. "A Cristina le molesta más la imitación que los datos duros", susurró.

"Para este domingo vamos a tener una investigación periodística que, si se confirman los datos que tenemos, va a generar un escándalo político que va a llegar bien arriba", adelantó sobre su próxima emisión antes de responder las preguntas de Perfil.com en las que se refirió a Victor Hugo Morales, Diego Gvirtz y José Pablo Feinmann para hablar de la "cooptación" de comunicadores por parte del Gobierno nacional.

- Perfil.com: ¿Cómo se hace periodismo crítico en un canal que el año pasado recibió 22 millones de pesos de pauta oficial?

- Se puede. Yo creo que la mejor forma de darse cuenta que se puede es mirar el programa. Porque la gente ya me conoce. Sabe que yo me manejo con total libertad en cualquier lugar y te das cuenta en los contenidos que ponemos al aire. En América TV, en La Red, en donde me toque. Yo podría trabajar en cualquier canal donde lo pueda hacer como lo hago ahora; entrevistando, opinando, informando, tal como lo hago ahora.

- ¿Cómo es tu relación con (José Luis Manzano y Daniel Vila) las autoridades del canal?

- Yo hace muchos años que trabajo y lo hago con libertad. Tengo visiones y las discuto. Y agradezco ese lugar de poder discutir las visiones antagónicas. Tampoco es que me la paso discutiendo pero cuando se produce una diferencia, discuto. La gente sabe quién soy yo. Y te repito: la mejor forma de darse cuenta que esa libertad existe, es mirar el programa. Este domingo, si se confirman los datos que tenemos, vamos a salir con una investigación periodística que va a llegar bien arriba.

- ¿Por dónde viene?

- No, no te puedo decir nada porque lo tengo que poner al aire el domingo. Pero involucra a altos funcionarios de este gobierno.

- Se rumoreó que vas a poner una parte humorística...

- Sí, la idea está y tenemos a muy buenos humoristas. Pero las máscaras no están optimizadas y por más que tengas a grandes actores, si no se ve creíble, no sirve.

El periodista también expresó su relación con el Gobierno: "Me quisieron cagar, me quisieron sacar del medio quitandome la pauta oficial, me hicieron las mil y una pero yo estoy aca".

- ¿Lo decís por la denuncia de (Ricardo) Echegaray?

- Sí, lo digo por la denuncia de Echegaray que jamás pudo demostrar ni un solo dato frente a la justicia y por muchas otras cosas más. Pero yo sé que no es sólo conmigo. Es una política deliberada que también incluye un proceso de seducción tocando a grandes personajes en su faz más vulnerable. Gente como Victor Hugo Morales, José Pablo Feimann por nombrarte algunos. Kirchner o Cristina le tocaron su lado más vulnerable, su vanidad: "Prestigioso periodista, el Sartre argentino". Después vienen las invitaciones. Los invitan a dar una charla por la ley de medios, bien cobrada, obvio. Después le dan programas, uno en Radio Nacional, otro en Encuentro. Esa política la fueron mejorando.

- ¿Cómo la fueron mejorando?

- Compraron medios, se vincularon con empresarios que tienen una deuda de por vida con ellos, como es el caso de Cristóbal López. Como te dije recién, también este proceso fue tomando volumen porque con Victor Hugo cayeron muchos otros.

- Para vos, Víctor Hugo se dedica a hacer propaganda...

- ¿Para vos no? ¿Para alguien no? Creo que eso está muy claro. No tiene idea de fuentes, de datos, de investigación dura. Mirá, te voy a dar una primicia: mi editorial, Margen Izquierdo, va a publicar un libro de Pablo Sirvén que se llama Converso. Yo lo leí y ahí queda todo muy claro. Está claro que el llamado de Néstor le rompió la cabeza y ahora hace propaganda.

- ¿Pensás que es el caso de (el productor de 678, Diego) Gvirtz?

- En ese sentido yo pienso como (Jorge) Lanata. Gvirtz es un mercenario, lo hace por plata. Una vez me crucé con el padre en la calle y me dijo que su hijo estaba convencido, que lo hacía por militancia. Pero es brutal leer la nota que le hizo Noticias a Gvirtz criticando al gobierno o ver Duro de Domar durante la crisis con el campo. Compararlo con lo que hace ahora es brutal. Y me da mucha lástima porque siento que, igual que Victor Hugo, estos tipos rifaron su trayectoria. Gvirtz hasta que empezó a hacer esta porquería era un tipo muy creativo. Todos estos personajes que te nombré van a terminar como (Bernardo) Neustadt o José Gomez Fuentes. Esto va a ser recordado como algo vergonzoso. Cuando ellos se vean, se van a dar verguenza.

- ¿Para los periodistas críticos es una mala noticia que López haya comprado C5N y Radio 10?

- Por supuesto. Ahora tengo la cabeza metida en el programa y no le estoy prestando mucha atención a C5N. Pero justamente, este domingo va a venir un tipo que es un símbolo de que hoy lo está pasando como Marcelo Longobardi que lo trataron de silenciar. Es la señal de que se puede seguir laburando.

(*) De la redacción de Perfil.com.



Patricio Caruso (*)