MEDIOS


Tiempo Argentino volvió a publicarse tras la "venta" a Mariano Martínez Rojas

El empresario se lo había comprado al Grupo 23, que adeudaba sueldos y lo sacó de circulación. Ahora lo reflotaron sus trabajadores.


Foto:Twitter: @tiempoarg

Tiempo Argentino es un diario de recorrido sinuoso: pasó de ser propiedad del Grupo 23, dirigido por Sergio Szpolski y Matías Garfunkel, y de ser uno de los principales beneficiarios de pauta oficial durante el kirchnerismo; a adeudar varios meses de sueldos y dejar de salir a la calle. Ahora, el matutino vuelve a publicarse autogestionado por sus trabajadores, que volvieron a imprimirlo a través de la cooperativa Por Más Tiempo.

El conflicto arrancó a fines del año pasado, cuando los antiguos dueños dejaron de pagar sueldos a los empleados de todo el Grupo 23. El diario se siguió publicando hasta en febrero, cuando Garfunkel y Szpolski interrumpieron los pagos a la imprenta.

En enero, se anunció que Tiempo Argentino había sido comprado por el empresario de eventos Mariano Martínez Rojas. Desconocido para los porteños, circulaban rumores de que el hombre de negocios correntino era testaferro del propio Szpolski, o de algún referente kirchnerista, algo que él siempre desmintió. Semanas después, Martínez Rojas desistió de la compra, alegando que los viejos dueños escondieron "pasivos de más de 1.000% mayores" a los que había acordado en un principio. Todo terminó con una carta documento a los antiguos dueños de Grupo 23.

En diálogo con Revista Noticias, el "nuevo dueño" del diario afirmó sobre Szpolski y Garfunkel: “Me tomaron de boludo”. Además sostuvo: "Se ocultó la mitad de la información, no me entregaron los libros ni la factura. La documentación que me entregaron está adulterada".

Poco después se destapó la disputa entre los antiguos dueños del Grupo 23. "El Grupo 23 fue una vaciadora y Szpolski un 'fronting'", afirmó Garfunkel, quien hoy vive un "exilio forzado", según sus propias palabras, en Estados Unidos.

Tiempo Argentino pudo volver a los kioscos este domingo con 30 mil ejemplares distribuidos en Capital Federal, Gran Buenos Aires y La Plata.

Julia Izumi, editora de la sección Política, declaró a la agencia Télam: "Tuvimos que reinventarnos para generar nuestra propia empresa y ocuparnos de la administración, el contacto con los anunciantes, los distribuidores y los canillitas". "Antes hacíamos sólo las notas, ahora somos empresarios y trabajadores", precisó.

"Somos 125 periodistas, el diario tenía una tirada nacional que vamos a reconstruir", agregó Javier Borelli, presidente de la cooperativa Por Más Tiempo y editor en la sección Sociedad a la misma agencia.



Redacción de Perfil.com