MEDIOS

Videla, la prensa y el golpe: "Los Timerman colaboraron, padre e hijo"

"Luego, pasan a ser enemigos", confesó.

PERFIL COMPLETO

Fue el golpe más planificado y más comentado de la historia nacional: los militares, con el general Jorge Rafael Videla a la cabeza, tomaron el poder el 24 de marzo de 1976 luego de una conspiración que duró nueve meses, fue alentada por diversos sectores civiles y provocó alivio o satisfacción en muchos argentinos, de acuerdo con las informaciones de la época.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Según me dijo Videla en la serie de entrevistas que culminaron en el libro Disposición Final, la conspiración golpista comenzó nueve meses antes, a principios de julio de 1975, cuando él fue nombrado jefe del Estado Mayor Conjunto y comenzó a recibir a los civiles que querían conversar con él como también lo hacían con el jefe de la Armada, Emilio Massera.

La prensa reflejó ese consenso social a favor del golpe. No sólo los diarios más conservadores sino también medios considerados de centroizquierda, como La Opinión, del notable periodista Jacobo Timerman, que hasta había creado un vespertino, La Tarde, dirigido por su hijo Héctor, actual canciller de la presidenta Cristina Kirchner.

“Jacobo Timerman era un amigo. Como dueño de La Opinión había colaborado con Lanusse y siguió colaborando con nosotros, ¡y de qué forma! Colaboraron padre e hijo: el hijo con La Tarde. ¡Hay que ver las tapas de La Opinión y de La Tarde cómo nos apoyaban!”, dijo Videla.

“Luego —agregó— pasan a ser enemigos, cuando descubrimos que Timerman padre era socio de los Graiver y que, por lo menos, conocía el origen malhabido de los fondos que David Graiver le aportaba para La Opinión. Entre otros fondos, parte importante del secuestro de los hermanos Born”.

Jacobo Timerman fue secuestrado el 15 de abril de 1977 a la madrugada. Su detención fue luego “blanqueada” por el gobierno, que lo acusó de haber recibido financiación de Graiver, a quien se consideraba el banquero de Montoneros. Esa acusación no pudo ser probada judicialmente y la dictadura tuvo que dejarlo salir del país.

En 1985, Timerman prestó testimonio durante el juicio a Videla y a otros comandantes militares y denunció torturas durante su cautiverio, que fueron confirmadas por otros testigos.

(*) Editor ejecutivo de revista Fortuna y autor del libro Disposición Final.



Ceferino Reato