Despejado
Temperatura:
17º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 25 de septiembre de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / etica publica
domingo 5 agosto, 2018

Delincuentes morales

.

por Sergio Sinay

Argentina. Para el autor, los años K “fueron el más obsceno fenómeno de corrupción”. Foto: Cedoc Perfil

Hoy es común que los hospitales enfermen y no que curen, que las escuelas formen ignorantes y no que eduquen, que los juzgados apliquen leyes tardíamente, o sea que no hagan justicia, y así sucesivamente”. En 1993, un cuarto de siglo atrás, el argentino Jorge Etkin, doctor en Administración Pública, especialista en la materia y consultor en organismos internacionales, describía de esta manera, en una conferencia dictada en la Escuela Superior de Administración Pública de Bogotá, los efectos que produce la corrupción cuando se infiltra en los sistemas sociales y los pervierte. De eso son responsables, más allá de sus delitos específicos, los empresarios, funcionarios y gobernantes corruptos que quedaron esta semana con sus nalgas al aire gracias al posible TOC (trastorno obsesivo compulsivo) de un chofer que documentó durante diez años cada paso de sus servicios prestados en un proceso de putrefacción social e institucional de dimensiones monstruosas, pero no sorprendentes. Habría que haber estado hibernando o viviendo en otro planeta para ignorar que los 12 años de kirchnerismo explícito fueron el más obsceno fenómeno de corrupción que sufrió la Argentina en su historia. Lo cual es mucho decir en un país nacido y crecido “al margen de la ley”, como lo definió con exactitud demoledora el inapreciable constitucionalista Carlos Nino (1943-1993) en su libro del mismo nombre.
La responsabilidad moral, mucho más allá de la penal, de los Kirchner, los De Vido, los Ferreyra, los Baratta, los Sánchez Caballero, los Loson, los Mundin, los Wagner y todos los miembros de esta especie (de los que se sabía, de los que ahora se sabe y de los que todavía no, que no han de ser pocos) traspone toda posibilidad de redención. Su avaricia, su ambición, su mezquindad moral adquieren dimensiones transpersonales, porque todo lo que succionaron y todo con lo que transaron pertenece al bien común. Los muertos de Once y de otras catástrofes, los muertos en los hospitales, la destrucción de la educación, la pavorosa desnutrición infantil y la pobreza de un país que se pavoneó de poder alimentar al mundo no les son ajenos. No habrá tribunales que los juzguen por eso ni pena que alcance a compensar el daño causado. Si sienten vergüenza, no será por sus acciones sino por las fotos de sus detenciones, que los exhibieron como delincuentes comunes, aunque sean más que eso. Y si algo les dice su conciencia, acaso sea el simple susurro de una excusa, porque es posible que la tengan entrenada para eso desde hace muchos años y muchas tropelías.
Aun si devolvieran todo lo robado y lo transado, no habría reparación. Porque la corrupción no es un fenómeno económico. Se expresa en cifras, en billetes, en monedas, en bolsos, en chequeras, en cuentas off-shore (hay que decirlo también, porque existe corrupción de guante negro y de guante blanco) y puede encontrar atajos leguleyos, pero es ante todo un hecho moral. “El problema de la corrupción solo podrá afrontarse de manera sistémica, apoyándose en diversas disciplinas, una de ellas la ética”, afirma el mexicano Oscar Diego Bautista, doctor en Ciencias Sociales y Humanidades, en su libro Etica para corruptos, que bien podría ser de lectura obligatoria para quienes ingresen a la administración pública, desde la primera magistratura hasta el último cargo. Y para algún empresario interesado en estas cuestiones no remunerativas.
“Para contar con buenos gobiernos, se requiere contar primero con buenos individuos”, agrega Bautista. “Es aquí donde entra la ética, al formar o mejorar a las personas”. Por supuesto, hay que aclarar, siempre que la ética se ajuste a la moral (valores permanentes). La moral dice lo que se debe. La ética cuenta lo que se elige. Los ladrones, los asesinos, los abusadores, los corruptos eligen vivir al margen de la moral. Tienen su ética y es esa. Pero no deberían quedar al margen de la ley. A menos que también los jueces (con su propia ética) se coloquen al margen de la moral. Cosa que perfectamente puede ocurrir, y ocurre, en los que Etkin llama sistemas sociales perversos. Como el que habitamos.

*Escritor y periodista.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4398

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.