martes 22 de mayo de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / #2AñosDeMacri
domingo 10 diciembre, 2017

Impulso emprendedor

.

Carolina Dams y Virginia Sarria Allende*

La Argentina se ha caracterizado por ser cuna de emprendedores con reconocimiento internacional. Hacia fines de la década de los 90, surgieron los primeros emprendedores tecnológicos, que lograron levantar rondas de inversión millonarias para financiar sus proyectos. Entre éstos se encuentran cuatro de los nueve unicornios de la región (empresas de valuación superior a mil millones de dólares) como Mercado Libre, Globant, Despegar y OLX. Otros proyectos también lograron financiarse; algunos obtuvieron buenos resultados, y muchos quedaron en el camino.

El boom de internet fue un puntapié inicial para una nueva etapa emprendedora en el país. Y la experiencia y el talento desarrollados en esa época continúan hoy dando sus frutos.

Los emprendimientos tecnológicos se caracterizan por tener un alto potencial de crecimiento, al tiempo que son sumamente riesgosos; esto los hace el target típico de fondos de capital emprendedor o Venture Capital. Estos tipos de proyectos quedaron sin acceso a financiamiento en los años que sucedieron a la explosión de la burbuja de internet. Recién entre 2007 y 2011, volvieron a surgir en Argentina los fondos de Venture Capital, atraídos por la oportunidad que el ecosistema emprendedor ofrecía. Se formaron dos nuevos fondos, con la participación del Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), del BID –que realiza este tipo de inversiones en distintos países de América Latina, con el objetivo de desarrollar la industria de capital emprendedor en la región.

Así, durante unos años, se reactivó la inversión de Venture Capital; sin embargo, el contexto político-económico desalentó la creación de nuevos fondos, con excepción de Kaszek, fondo regional creado en 2011 por cofundadores de Mercado Libre que, en tal contexto, enfocó su inversión más en Brasil que en Argentina.

En 2011 llega a la Argentina un nuevo actor dentro del ecosistema emprendedor, que tendrá un rol clave para el acceso a financiamiento de emprendimientos en etapas tempranas (capital semilla): las aceleradoras. Un emprendimiento que pasa por un proceso de aceleración, recibe una inversión que va entre US$ 25 mil y US$ 50 mil. Además, los emprendedores que participan en estos programas reciben capacitación y mentoreo por parte de expertos, y pasan a formar parte de la network de la aceleradora, obteniendo así acceso a la comunidad de inversores Angeles y de Venture Capital, para las etapas subsiguientes.

Durante los últimos seis años, 286 emprendimientos fueron acelerados. De éstos, más de la mitad recibió financiamiento de inversores Angeles y, en algunos casos, de fondos de Venture Capital. Sin embargo, debido a la escasez de estos fondos en el país, muchos proyectos no lograron maximizar su potencial.

La semana pasada, en el Foro Argentino de Inversiones, se anunciaron los ganadores del Fondo Fiduciario para el Desarrollo del Capital Emprendedor (Fondce), creado a partir de la ley de apoyo al capital emprendedor (Ley 27.349). A través del Fondce, el gobierno será coinversor en aceleradoras de negocios y fondos de Venture Capital. El Fondce es una iniciativa inspirada en políticas públicas de países como Israel y Nueva Zelanda, que han logrado desarrollar exitosamente la industria de financiamiento emprendedor.

En esta primera etapa de coinversión por parte del Estado, se han comprometido inversiones de por lo menos US$ 140 millones entre capital emprendedor y capital semilla, que se invertirán durante los próximos cuatro años. Esto equivale a aproximadamente cincuenta rondas de inversión de más de 1 millón de dólares de Venture Capital y cerca de cien inversiones de aceleradoras de negocios. Si comparamos el nivel de actividad que impulsará este programa con el promedio de actividad de los últimos seis años, estimamos un incremento de más del 50% en la cantidad de empresas aceleradas y de cerca del 200% en rondas de inversión de Venture Capital. Del total, el Estado invertirá aproximadamente el 40%, y el resto será invertido por capital privado. Esta participación de capital privado se verá impulsada a su vez por los incentivos fiscales establecidos por la misma Ley de Emprendedores.

Ciertamente, es un plan que logrará potenciar los emprendimentos argentinos existentes y generará las condiciones necesarias para que se cultiven y generen los nuevos unicornios del futuro.


*Directoras del Observatorio Latinoamericano de Financiamiento Emprendedor (OLFE) del IAE Business School y la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4272

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 5985-4606 | (5411) 5985-4603 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.