jueves 21 de junio de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / fuera del mercado
sábado 30 diciembre, 2017

Kiarostami y la idea del amor

.

por Miguel Roig

En sus films A través de los olivos (1994) y Copia certificada (2010), Kiarostami abordó el amor. En la primera, en una pequeña población del campo iraní, un equipo de filmación escoge a dos jóvenes para participar en el rodaje. El chico está perdidamente enamorado de la chica, pero el padre de ella no autoriza la boda porque el joven carece de una propiedad. Debido a que en la zona un terremoto ha devastado los poblados, el muchacho especula con el hecho de que como nadie conserva su casa todos están en su misma condición. El problema de clase que obstaculizaba su relación ha sido solventado gracias al apoyo espontáneo de la naturaleza. En una sociedad rural, aferrada a normas ancestrales, pero con una concepción del amor que llega de extramuros, los dos jóvenes son reclutados para actuar en la película como pareja, dándole al chico una posición de ventaja para alcanzar su fin sentimental. Durante un descanso en el rodaje, luego de filmar la escena en la que le recrimina a la chica, de malas formas y alzando la voz, su incapacidad para las labores de la casa, el chico le dice: “Quiero dejar claro que de casarnos esto no sería así. No soy yo quien reclama, éste es el personaje que debo interpretar. Pero quiero que estés segura, nunca sería tan irresponsable. Yo haría todo en casa y tú estudiarías”.

Kiarostami, que entiende la globalización no como un mero mercado único sino como un destino común donde convergen miradas distintas, múltiples interpretaciones del ejercicio de vivir, vuelve a revisar el amor en su Copia certificada, pero desde una perspectiva inesperada. Sus personajes son europeos y el escenario donde transcurre su historia es un pueblo de la Toscana. Durante una hora y media, la actriz Juliette Binoche y el barítono William Shimell dialogan a través de dos personajes, un escritor que pasa la mayor parte del tiempo en Londres y una galerista que vive con el hijo adolescente de ambos en uno de los pueblos donde transcurre la acción. La película cuenta la imposibilidad de compatibilizar los intereses afectivos y profesionales de ambos personajes después de más de tres lustros de matrimonio. Ella, en un acto de entrega, intenta deponer las diferencias y buscar una y otra vez intersecciones desde las que inyectar vida y pasión a la pareja, en tanto que él lucha entre el deseo aún latente y su pulsión por dar protagonismo a su individualidad, que anula todo acercamiento. Erich Fromm opina que en el amor individual no se encuentra satisfacción, pero que es muy difícil no ejercerlo porque una cultura en la que las cualidades son escasas, la conquista de la capacidad de amar se convierte necesariamente en un raro logro. En un momento de la película de Kiarostami, el personaje que interpreta Juliette Binoche cuenta la relación de profundo amor de su hermana con el marido tartamudo, que cuando se dirige a ella le dice “Ma-Ma-Marie”. A su hermana, según nos cuenta la protagonista, le fascina el modo en el que su marido la llama. Sutilmente, con esta anécdota ingenua y simple, Kiarostami nos marca la clave de un amor al que no pueden acceder sus personajes: la diferencia, incluso la de una patología, sirve para incorporar al otro a la vida propia y así concebir una relación posible, construir el amor. Hacer el amor y no su fantasma, el “producto” que circula en el mercado y desde el cual se pretende redimir todas las demás frustraciones. Un amor que linda con la perfección, con la idea que de él se construye. Se llama amor platónico a aquel que no se resuelve con los cuerpos porque solo queda en la idea del mismo, en un esbozo. Cuando éste pasa al acto, con esa misma intensidad, Stendhal no le asignaba más que un encuentro: “creemos amar a alguien toda la vida durante una noche”; Kiarostami no lo ve así y lo pone en duda cuando en el terreno se comprueba que lo que se busca, siguiendo solo la idea del amor, es que el otro condense la totalidad de nuestras aspiraciones. El amor de mercado, el amor como producto: el amor a sí mismo cuyo consumo es asumido como una suerte de terapia frente a la alienación.

*Escritor y periodista.

Temas

Comentarios

Lo más visto

 

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4302

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 5985-4606 | (5411) 5985-4603 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.