Soleado
Temperatura:
15º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 16 de agosto de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / Iglesia y Estado
viernes 13 julio, 2018

Pagadiós

.

por Carlos Ares

En nombre de. El autor recuerda los dichos del padre Pepe: “El FMI es aborto”. Foto: na

Sabrá ese Dios del que hablan las cosas que dicen y hacen en su nombre? Si está en todas partes, ¿en qué sombra de los cuartos se oculta mientras violan pibes? ¿Por qué no les arranca el corazón a los Grassi y a los más de sesenta curas denunciados por abuso? ¿Porqué no impide que los trasladen, los protejan, los oculten en el Vaticano? Cuando se confiesan, ¿perdona? Los ha visto antes, durante siglos, a muchos de esos perseguir, atormentar, condenar inocentes a la hoguera, bendecir a Franco, a Hitler, a Mussolini, a dictadores criminales, denigrar a las mujeres, celebrar y callar con reyes y poderosos, ¿Y? ¿Nada?
¿Ni un rayo de luz cegadora que les parta al medio la tenebrosa oscuridad en la que viven? ¿Ni un diluvio de razones y motivos para ser humanos? ¿Ni una pesadilla espantosa que les impida dormir de noche? ¿Ni un remolino de furia que les arranque las faldas y los desnude en público? ¿Ni un cachetazo del destino que les dé vuelta la cara y les deje marcados para siempre los dedos como señal de la infamia?¿Nada?
¿Qué hace ese Dios con las cuentas pendientes que le dejan? ¿Las carga al sistema de bienaventuranzas? A ver, vayan pasando, los pobres, los abusados, los perseguidos, los que tienen hambre y sed de justicia. No se apretujen. Formen una fila infinita. Los necesitamos a todos para mantener el equilibrio de poder. ¿Qué sería de nosotros sin ustedes, miserables? Aguanten. La recompensa será grande en los cielos. Los divorciados y las mujeres, atrás, salvo las que son monjas, secretarias o amigas. Las que abortaron y los homosexuales, salgan por esa puerta lateral que da al vacío.
 Las facturas de Giordano Bruno, de Galileo, de los torturados y asesinados por la inquisición, los nazis, los fascistas, ¿ya vencieron? Tanto que dicen defender la vida, ¿cómo sobrellevan sobre la conciencia tantos muertos? ¿Rezan? ¿Una oración por víctima? ¿Diez avemarías, seis millones de padrenuestros? ¿Niegan? Un pibe, uno no más, uno solo que ahora mismo agoniza, desnutrido, ¿cómo se registra en las biblias contables? ¿Qué es? ¿Un bienaventurado, una propina, un soborno, una coima, un vuelto, un exceso de amor?
¿Cómo les da ese Dios palabras y voz a sus intérpretes y voceros? ¿Les toca la frente cuando los consume la fiebre del deseo mientras les da latigazos de palabras en la espalda? ¿Se las dicta mientras se masturban o tienen una eyaculación nocturna? ¿Es por eso que acaban en mitad de la noche murmurando “el aborto es Fondo Monetario Internacional y Fondo Monetario Internacional es aborto”, como el cura Di Paola?
¿Por qué se meten en la vida de la gente? ¿En qué código democrático está escrito ese supuesto derecho divino? ¿Quién les concedió la autoridad para bajar línea, hacer lobby, abusar de sus privilegios y del dinero público con que se los mantiene? Los que se absuelven de sus pecados veniales y mortales y se conceden indulgencias por la complicidad con los responsables del secuestro, la tortura y la desaparición de miles de ciudadanos, ¿qué quieren ahora? ¿Que solo aborten las monjas o las fieles que compensan con diezmos, siempre que no se hable ni se note? ¿Que de las demás no se diga, ni se trate, ni se sepa nada? ¿Para eso necesitan amenazar, condenar, extorsionar, actuar como la mafia sindical o policial? Los sucesores de aquellos que comulgaron con los asesinos, Primatesta, Von Wernich, monseñor Plaza, ¿conspiran ahora otra vez contra la democracia?
Clama al cielo la indignación que provoca semejante hipocresía y cinismo. Pero, a la vez, cuando se clama al cielo, se grita y se pide justicia ya desesperados, con la garganta desgarrada, ¿hay alguien ahí que escuche? Ante la duda, como dice la “Canción de los vagabundos”, poema de Raúl González Tuñon, “prosigamos si dios quiere/ nuestro camino sin dios/ que siempre se dice adiós/ y una sola vez se muere”.
El siguiente paso de los desamparados debiera ser revisar la cuenta. Dejar en claro que una cosa son ellos y otra el Estado. Hay que terminar con los que nunca se hacen cargo de nada. Con el “pagadiós”.

*Periodista.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4358

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.