Soleado
Temperatura:
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 15 de agosto de 2018 | Suscribite
CULTURA / novedad
sábado 26 mayo, 2018

El film noir como subversión

La epopeya del “noir” es relatada por Jean-Pierre Esquenazi a partir de una certidumbre: el género no es tanto el reflejo de una situación social como de un grupo específico determinado: los artistas de izquierda que trabajan en Hollywood en los años 30.

por Ruben H. Ríos

Esquenazi. Su especialización es la cultura audiovisual, la relación entre la producción cultural y su recepción. Foto: cedoc

Guía sobre los films noir realizados entre 1943 y 1950 y de la abundante bibliografía crítica que originaron, introducción social y política a un grupo hollywoodense de artistas e intelectuales neoyorquinos y europeos, teoría estética y sociológica del género, alegoría de un momento de Estados Unidos y de su industria cultural, El film noir. Historia y significaciones de un género popular subversivo (El Cuenco de Plata, 2018), de Jean-Pierre Esquenazi, es un documentado trabajo acerca de lo que considera uno de los grandes fenómenos de la cultura de masas y de la modernidad. Más todavía, para este sociólogo, el film noir, producido en el seno de la “fábrica de sueños” de Hollywood, configura una visión desencantada de la experiencia del mundo moderno centrada en la emergencia de las metrópolis y de sus formas de enajenación. Esto es, y así lo indica el subtítulo, paradójicamente la ciudad noir irrumpe en una cinematografía estandarizada que incita a volverse contra ese orden masificado y uniforme de las enormes urbes generadas por el capitalismo.

El arco de influencia. Como otros teóricos del cine, Esquenazi se apoya en el análisis de Siegfried Kracauer desarrollado en De Caligari a Hitler (1947), un modelo canónico de la relación entre el estado psicológico de una sociedad y sus productos cinematográficos, salvo que ya no considera a éstos como reflejo de una mentalidad social en general sino de un grupo específico: aquel que reúne a artistas e intelectuales de tendencia izquierdista que trabajan en Hollywood desde mediados de los años 30. El film noir, aislado metódicamente de su arco de influencias, para Esquenazi surge de una comunidad de cineastas europeos y escritores neoyorquinos que formulan su malestar con la gran ciudad y la modernidad a través de una serie de películas, y en dos períodos diferentes separados, en 1947, por el inicio de las actividades del Comité de Actividades Antiamericanas (HUAC).

El enfoque de Esquenazi para el primer film noir (nombrado así en 1946 por el crítico Nino Frank, que se inspira en la “serie noir” de novelas policiales de Gallimard), abarca un conjunto de películas estrenadas entre 1943 y 1946: Double Indemnity, Phantom Lady, The Woman in the Window, Laura, Mildred Pierce, The Postman Always Rings Twice,  Murder, My Sweet (que con Philip Marlowe introduce el detective noir), Gilda, entre otras. En la mayoría de ellas, y eso marcaría el modelo subversivo del film noir, participan varios directores europeos (Billy Wilder, Robert Siodmak, Fritz Lang, Otto Preminger, Michael Curtiz,  Edward Dmytryk) y escritores de la segunda generación de hardboiled (James M. Cain, Raymond Chandler, Cornell Woolrich, Vera Caspary), incluso guionistas y actores (como John Garfield), que durante la guerra simpatizan o forman parte de una alianza antifascista entre liberales y comunistas de Hollywood y que, luego, junto con otros, son objeto de persecución política por el HUAC.

Hipótesis.  Aparte de esta filiación sociopolítica en la génesis del film noir, Esquenazi se encarga de narrar el proceso de confrontación con la censura interna de las compañías cinematográficas (la Production Code Adminstration), ya fisurada por el realismo y la violencia de las películas bélicas, para rodar Double Indemmnity –dialogada por Chandler– al basarse en una novela de Cain, prohibido en Hollywood por la PCA desde 1935. Del mismo modo, de acuerdo con su hipótesis, subraya la observación que hace el historiador James Naremore acerca de Wilder (el director), Cain y Chandler, los cuales compartían “un sentimiento ambivalente de marginal o de intelectual modernista”. Esta es la modalidad de colaboración europeo-estadounidense que se encuentra en la raíz inconformista del género y que permea las películas posteriores, aun las estrenadas después de 1947.

El noir en su esencia.  Pero la esencia del film noir, para Esquenazi, se halla en Double Indemnity, en tanto establece una estética que mezcla cine gótico (Rebecca de Hitchock) e historia hardboiled, los escenarios impersonales y sombríos de la metrópolis (departamentos estrechos, bares solitarios, halls de hoteles, avenidas desiertas, callejones) y el encuentro entre un weak guy de vida gris y monótona,  deslumbrado ante una ambiciosa femme fatale en quien se simboliza la posibilidad de huir de esa existencia opresiva. Con mucho, como se sabe, la mujer fatal es la figura más subversiva del género. Esquenazi analiza su desaparición en el segundo film noir, donde arrecia la locura y la desesperación en la ciudad noir convertida en una máquina kafkiana. Según esto, en películas como Sorry, Wrong Number, Dark Passage, The Big Clock o Criss Cross, se expresa una comunidad de intelectuales de Hollywood en época del más crudo macartismo. La ausencia de la mujer fatal es su silencioso sello.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4357

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.