Despejado
Temperatura:
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 15 de agosto de 2018 | Suscribite
CULTURA / literatura y rebeldia
sábado 26 mayo, 2018

“Podemos, por lo tanto somos”

Dos libros infantiles de temática similar confrontados: “Yeguas” y “Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes”, dos modelos de lo que se debe y no se debe hacer.

María Eugenia Villalonga

Modelos. Elena Favilli y Francesca Cavallo, las autoras de los dos volúmenes de Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes. Foto: cedoc

Había una vez, dos mujeres italianas que, cansadas de los modelos femeninos que la industria cultural les ofrecía a las niñas –personajes débiles y poco interesantes–, decidieron escribir su propio manual con modelos de rebeldía para contrarrestar el de pasividad que, según su bienpensante criterio, la literatura, el cine y la TV reflejan. Y así nació Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes.

Fuera del hecho de que dos décadas antes Lisa Simpson ya había aparecido en las pantallas exhibiendo su superioridad intelectual frente a su hiperkinético hermano –en un claro homenaje a sus brillantes predecesoras, la Pequeña Lulú y Periquita–, la corriente proguerreras y antiprincesas viene decididamente ganando terreno en el campo editorial y refracta en el mundo publicitario, con heroínas superpoderosas capaces de limpiar y al mismo tiempo nutrir, trabajar y estudiar, que nada tienen que ver con el proceso de empoderamiento que el feminismo viene reclamando.

Con mirada occidental. Lo cierto es que Cuentos de buenas noches…, una iniciativa llevada adelante gracias a una plataforma de mecenazgo, logró convocar a 13.400 personas, quienes juntaron los dólares suficientes para un proyecto que creció hasta vender un millón de ejemplares y ser traducido a veinte idiomas, y emprender la publicación del segundo tomo con las historias de mujeres de todo el mundo que los primeros lectores les relataron a sus exitosas editoras. Historias inspiradoras, ejemplares, que incitan a no perder la confianza y a apostar por la sororidad, más cercanas al manual de autoayuda para mujeres adultas que al imaginario de las pequeñas lectoras al que alude el título.

Y el sintagma “había una vez” (que en la literatura maravillosa, a fuerza de ser repetido, funciona como llave para abrir las puertas de la fantasía) acá se parodia hasta resultar un latiguillo con el que empieza cada una de las cien historias de superación donde encontramos científicas a las que no se les reconoció el crédito de sus descubrimientos y se les robó, literalmente, el Nobel, junto con la canciller alemana, Angela Merkel, o a la emperatriz Catalina de Rusia junto a Rosa Parks, la mujer negra que se negó a darle el asiento en el colectivo a un blanco y que, con ese gesto, inauguró uno de los mayores movimientos sociales por la igualdad en el mundo, y en esa mescolanza olvidan lo que una precursora en estas lides, Simone de Beauvoir, nos señaló, que “no se nace mujer, se llega a serlo”.

Con una mirada occidental y europea, y con algunos datos históricos poco confiables, se suceden, sin un trabajo de edición riguroso, mujeres que transgredieron los límites, que pusieron en juego su creatividad y su cuerpo en un combate desigual –el verdadero significado de la palabra “rebeldía”– con otras que el azar convirtió en exitosas o millonarias. Una confusión que impide ver que ocupar los primeros puestos de decisión para ejercer el poder en la forma en que tradicionalmente la ejercen los hombres no debería confundirse con sostener una concepción ideológica que pone en cuestión los fundamentos de ese mismo patriarcado.

Una marea imparable . Desde otro lugar y con una mirada anclada en el contexto latinoamericano, llega otro de los productos surgidos al calor del Me Too y el Ni Una Menos, el bellísimo libro-objeto Yeguas, producido por Micaela Sánchez Malcolm y Tatiana Pollero. Un proyecto colaborativo que conjuga información biográfica con la voz de destacadas mujeres históricas y actuales, latinoamericanas y del resto del mundo, ilustrado por más de ochenta artistas plásticas.

“Podemos, por lo tanto somos” se anuncia desde la bajada, transformando el “pienso, luego existo”, fundador del racionalismo cartesiano (al que podríamos agregar, occidental, burgués, individual y patriarcal) en un plural atravesado por la cuestión del poder en relación con las mujeres convertidas en sujeto social.

Una marea imparable es el movimiento que explotó en las calles y que tiene a las mujeres (una vez más) conduciéndolo. Y es ese grito colectivo el que resuena y les cambia el sentido a los apelativos relacionados con la animalidad con los cuales históricamente se las descalifica: “Yeguas, lobas, zorras, gatas, potras, leonas, perras”, enumera en el prólogo Marta Dillon. Pero también arpías, mosquitas muertas, víboras o loros vienen a alertarnos sobre el peligro que las mujeres encarnan y que las han convertido en un blanco móvil.

La Historia lado B. Y este trabajo elige comenzar con una mujer e indígena, la Pachamama, en un homenaje a nuestra fuente de vida y condición de posibilidad, para continuar, en un recorrido cronológico, por todas aquellas mujeres que, a contramano del mundo que les tocó habitar, produjeron pensamiento, teoría, técnica, reemplazaron a los hombres ejerciendo oficios masculinos, intentaron votar, estudiar, investigar, cambiaron los salones por las trincheras, pusieron en cuestión una inferioridad naturalizada y una pasividad heredada, entendiendo, con Rosa Luxemburgo, que “quien no se mueve no siente las cadenas”.

“Un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”, le escuchó decir el mundo a Neil Amstrong cuando alunizó. Lo que nunca dijo, que ese gran salto fue posible gracias al trabajo de la matemática e ingeniera en sistemas Margaret Hamilton, quien diseñó el programa de navegación que permitió al Apolo 11 lograrlo.

Quizás un libro no cambie el estado del mundo, pero por ahí alcance para ponerle letra e imagen al lado B de la Historia, un lugar donde encontrar, no modelos de autosuperación, sino de lucha política y colectiva.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4357

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.