DEPORTES NUEVO GASOMETRO

Lanús también pelea en los dos frentes: paliza a San Lorenzo

El equipo del Melli cacheteó al Ciclón: le ganó 4-1, lo bajó de la punta y se mantuvo a dos unidades del líder. Las figuras, los pibes: Astina y Valdez Chamorro.

Foto:Telam

El partido imaginable invitaba a retrasar la cena o suspender la salida al cine. San Lorenzo es vertical y arrastraba los aires épicos de la clasificación en la Copa que en algún momento pareció imposible. Setenta y dos horas después se jugaba su candidatura en el torneo local contra Lanús, un equipo eléctrico que tiene claro su horizonte: siempre el arco rival. Atrás, los descuidos los soluciona Maerchesín, un tipo común hasta que se pone el traje de superarquero; un héroe nac and pop que, también, le dio el pasaje adrenalíco a Lanús, a octavos de final de la Libertadores. El Granate ayer pretendía ratificar su protagonismo en los dos frentes. El partido de maqueta se replicó en la enorme cancha de San Lorenzo. Ahí donde el viento corre más rápido que Usain Bolt, los dos despegaron los pies del piso y volaron. A toda velocidad, se lo llevó Lanús. Aunque además ganaron los que anoche dejaron la película para el día que jueguen dos equipos aburridos.

Por la camiseta. AbuelaTitaTeAmo, decía. El mensaje del goleador era en clave de amor. Valdez Chamorro pateó desde afuera del área y, después, mostró ese vínculo ante las cámaras. Lanús era fiel a un estilo: salió disparado y terminó la jugada. El remate fue pegadito a un palo.

Un rato antes, Lanús había concretado lo que ya merecía por control de juego. El primer gol fue de Astina, pero el nombre no importa; vale el tanto anónimo, porque el equipo de los Barros Schelotto propuso una construcción colectiva. El mérito de la jugada fue el triunfo táctico: cuando cortaron y salieron, hubo tres hombres de Lanús contra dos de San Lorenzo.

Acción y reacción. El cambio de mando tuvo como grieta el entretiempo. A partir de entonces, el conjunto local se hizo cargo del partido y fue ancho y profundo: Villalba fue por la colectora de la cancha y la definición llegó por el centro. Ningún defensor cobró peaje y Kalinski definió sin resistencias. Lanús volvió a poner el cuerpo a partir de un cambio, con el ingreso de Diego González por Oscar Benítez. Pulpito apenas pisó el campo remató desde afuera y quebró a San Lorenzo. El bonus track fue el segundo gol de Valdez Chamorro, tras el pase exquisito de Astina.
Los últimos minutos fueron para que los apurados por llegar al cine antes de la función de la trasnoche desatendieran el partido. Antes, Lanús había hecho su show y San Lorenzo había mostrada actitud y coraje. Como en una buena película de acción.


Redacción de Perfil.com


Temas: