DEPORTES CAYERON LOS SPURS

Una derrota previsible

Sin Stephen Curry en cancha, Golden State Warriors vapuleó 113-92 a los San Antonio Spurs en la primera ronda de los playoffs de la NBA.

Aceptable. Así fue el rendimiento de Manu. Jugó 16 minutos.
Aceptable. Así fue el rendimiento de Manu. Jugó 16 minutos. Foto:AFP

Sin Stephen Curry en cancha, Golden State Warriors vapuleó 113-92 a los San Antonio Spurs en la primera ronda de los playoffs de la NBA. Mañana vuelven a enfrentarse por el segundo partido de la serie pautada a siete encuentros. Ginóbili tuvo una jornada aceptable.

De muy poco sirvió la buena actuación de Manu en los 16 minutos que le tocó estar en cancha, y tampoco el talento de Tony Parker y del español Pau Gasol (marcó seis tantos), para contrarrestar la contundencia y la efectividad del actual campeón y gran favorito para quedarse con el bicampeonato de la NBA, que se dio el lujo de tener nada menos que a Stephen Curry sentado en la primera fila, vestido de civil, soñando con volver cuanto antes a las canchas tras su reciente lesión.

Hay un abismo entre los dos equipos que abrieron los playoffs 2018, y así quedó demostrado en un partido sin competencia, dominado por Kevin Durant primero y Klay Thompson después, a su gusto y antojo, ante el equipo de Popovich que está en el principio de su lógico ocaso, tras 21 temporadas siendo gran protagonista y luchando por el anillo.

Mientras, el mejor en el marcador por los “guerreros” fue Klay Thompson, con 27 puntos, incluidos 5 de 6 triples, seguido del también estelar Kevin Durant, con 24 tantos, 9 rebotes y 7 asistencias, y de Draymond Green, quien aportó al triunfo de los campeones 12 tantos y 11 asistencias; por el lado de la visita, en los 16 minutos que le tocó jugar, Manu Ginóbili contribuyó con 9 puntos, 3 rebotes, 3 robos y una asistencia.

Lo mejor del argentino tuvo lugar en el primer cuarto del partido, cuando acertó sus dos intentos de triple en todo el juego y a 4,3 segundos del final, se lució al coronar con un espectacular triple, una gran corrida que inició en campo propio tras robarle una gran pelota a Kevon Looney. Pero Warrior fue el claro dominador y justificó ampliamente el 113-92 final.

Mañana volverán a verse las caras en Oakland, California, por la segunda fecha de la serie, y todo indica que los Spurs deberán mejorar mucho para evitar que los Warriors se encaminen hacia su segundo anillo consecutivo.



Temas: